Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es cultura CULTURA 77 el que anduvo durante cinco días sin agua ni comida, lo que ocupó las primeras planas de todos los periódicos durante los primeros días del año 1936. En otros casos, sus colaboraciones fueron fruto de los encargos que el escritor recibió de los diarios ParisSoir y L Intransigeant los dos vespertinos franceses más vendidos de la época, que le enviaron a la Unión Soviética de Stalin o a la Guerra Civil española, en la que estuvo en dos ocasiones. La primera de ellas en Barcelona y el frente de Lérida al poco de estallar la contienda, en el verano de 1936, y la segunda en Madrid, donde, en abril de 1937, convivió con los milicianos en las trincheras de Carabanchel. De aquellas experiencias salieron unos reportajes que dan una visión única de la guerra, ya que se trata de una visión humanista y alejada de la cuestión ideológica, explica Montse Morata. Como el resto de su escritura, nacen de sus propias experiencias, a partir de las que reflexiona sobre las motivaciones profundas del hombre. De ahí su vigencia Además añade esta investigadora introduce la poesía en realidades tan áridas como la guerra y lo hizo con tal belleza que en una ocasión la curtida secretaria de Paris- Soir se echó a llorar al transcribir uno de sus textos Pero los reportajes sobre la Guerra Civil española a Saint- Exupéry no le salieron gratis, ya que después el régimen franquista le negó el visado para cruzar por España hacia Portugal, rumbo a su exilio en Nueva York durante la Segunda Guerra Mundial. Además, nuestra guerra dejó una huella reconocible tanto en su obra como en su pensamiento, ya que vio en la contienda española un preludio del cataclismo mundial que se avecinaba, y en el que se dejó la vida participando. Saint- Exupéry desapareció en la mañana del 31 de julio de 1944 durante un vuelo aliado de reconocimiento sobre Francia del que nunca regresó. Se debe escribir, pero con el propio cuerpo recuerda Montse Morata que decía un autor cuya escritura está trazada con su propia vida. Hasta sus últimas consecuencias. Curiosidades al vuelo de un piloto Tuvo una infancia de cuento en un castillo del siglo XVIII, en Lyon De niño trató de fabricar una bicicleta- aeroplano y voló por primera vez con sólo 12 años Tocaba el violín y adoraba el Bolero de Ravel Bueno al ajedrez, era un mago con las cartas y la adivinación Insomne, escribía por las noches tomando tanto té o café como decía que le pedía el texto Llamaba a sus amigos a cualquier hora para leerles lo último que había escrito Entraba en los elegantes salones de París con las manos manchadas de aceite de los aviones En el Sáhara rescató un avión con una caravana de camellos Tuvo una foca a la que alimentaba con 3 kilos diarios de pescado Cantaba canciones medievales, recitaba a Baudelaire e inventaba juegos aritméticos Su libro Piloto de guerra fue prohibido en la Francia ocupada y leído clandestinamente entre la Resistencia Consiguió reincorporarse a las fuerzas aéreas de la Francia libre en África del Norte pese al veto de Charles de Gaulle El hallazgo de los inéditos, una gran sorpresa Supongo que fue por curiosidad confiesa Montse Morata al relatar cómo encontró los nuevos textos de Saint- Exupéry que ha reunido en su trabajo y de los que, en algunos casos, ni siquiera tenía referencia. Es cierto que yo buscaba reunir por primera vez toda su obra periodística, pero lo último que me esperaba era encontrar nuevos textos del que es el autor de uno de los libros más vendidos y traducidos de todos los tiempos. Fue una gran sorpresa Llevaba ya algún tiempo buceando entre los viejos rollos de microfilmes de la hemeroteca de la Bibliothèque Nationale de France cuando, de repente, se topó una tarde con un artículo desconocido de Saint- Exupéry. No me lo podía creer recuerda. Y entonces pensó que quizá no sería el único, hasta reunir un total de cinco textos aparecidos entre 1934 y 1937. Además, lo llamativo de estos textos, según destaca esta investigadora, que ahora busca editorial para su trabajo, no sólo es que hayan permanecido olvidados durante ochenta años sino también su propio contenido, ya que aborda cuestiones no presentes en el resto de su obra, como las reflexiones sobre el hombre de ciudad que se ahoga en su propio progreso, alejado del contacto con la Tierra, o de la nueva idea del viaje que empezaba a gestarse con la llegada de la aviación comercial, anticipando el turismo masivo de hoy. A partir de cuestiones de actualidad de su tiempo Saint- Exupéry fue un visionario del nuestro