Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 SOCIEDAD DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es sociedad ABC JOSÉ FRANCISCO SERRANO OCEJA UNA ASIGNATURA NO PACÍFICA Negar que existe un galopante analfabetismo religioso es un mal punto de partida C ada vez que aparece en escena la asignatura de religión católica se dispara el mecanismo de los tristes tópicos y resucitan los viejos fantasmas. La polémica con ocasión del nuevo currículo de religión en la Lomce confirma, una vez más, que estamos ante una cuestión no pacífica. ¿Acaso porque no se ha encontrado la fórmula adecuada? ¿Acaso porque el sistema educativo es un terreno minado de impagos intelectuales? Sea lo que sea, negar que existe un galopante analfabetismo religioso es un mal punto de partida. Vayamos a los primeros principios como petición de principio. Por más que pueda parecer lo contrario, la Iglesia hace mucho tiempo que tiene clara cuál es la diferencia entre la clase de religión en la escuela y la catequesis. El profesor Ángel Cordovilla acaba de publicar En defensa de la teología con capítulos tan interesantes como el dedicado a la teología y la sociedad, o a la teología y la universidad, que bien pudieran servir para clarificar las ideas de no pocos. También se puede leer el documento episcopal de 1979, Orientaciones pastorales sobre la Enseñanza religiosa escolar La confusión a este respecto es interesada, o por ignorancia culpable o por intencionalidad política e ideológica. Paradójicamente nos encontramos ante una cuestión que a nadie deja satisfecho. No lo están los obispos, entre otras razones porque la nueva legislación sigue sin atenerse a lo recogido en los sentenciados políticamente Acuerdos Iglesia y Estado. Añadamos una histórica incapacidad de pedagogía social al respecto y el fatalismo de afrontar frecuentes litigios con quienes deben impartir estas materias. Da la impresión de que la Conferencia Episcopal son las siglas del sindicato mayoritario de profesores de estas asignaturas. Y tampoco parecen estar satisfechos los responsables del ministerio, que defienden este currículum sin excesivo entusiasmo. Vamos, como si estuvieran pagando a regañadientes lo que deben. Nos quedan los padres, que en un plebiscito anual ratifican la necesidad de que sus hijos sepan que la relación fe y razón, fe e historia, es siempre fecunda y que el aprendizaje del hecho religioso confesional no es una curiosa reliquia historiográfica. El Papa Francisco se trasladó ayer a la parroquia romana donde Pablo VI celebró la primera misa en italiano REUTERS El Papa celebra el 50 aniversario de la primera misa en el idioma de la gente En la misma parroquia donde celebró Pablo VI invitó a los fieles a purificar la Iglesia JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO En la misma iglesia romana en que Pablo VI celebró la primera misa en italiano hace exactamente 50 años, el Papa Francisco invitó el sábado a dar un nuevo paso de autenticidad. Si el cambio del latín que casi nadie entendía al idioma local de cada país permitió unificar liturgia y cultura, el Papa Francisco propone ahora unificar liturgia y vida. En la iglesia romana de Todos los Santos, situada en la Vía Apia Nueva, Francisco recordó el gesto de su antecesor, Pablo VI, que inauguró la reforma litúrgica precisamente aquí, con la celebración de la misa en el idioma que hablaba la gente El entonces párroco de Todos los Santos, Gianni Todescato, que todavía vive, recuerda perfectamente aquella eucaristía con Pablo VI que puso fin el 7 de marzo de 1965 a una anomalía prolongada durante siglos, pues con la misa en latín, el 99 por ciento de la gente no entendía nada La reforma litúrgica aprobada por el concilio Vaticano II permitió a los fieles entender la lectura de la epístola y del Evangelio, así como los textos del canon, que antes el sacerdote leía en latín y en voz baja. Los fieles más piadosos aprovechaban para rezar el rosario pero la mayor parte estaban, sencillamente, distraídos. El Papa Pablo de 1965 VI preside la primera mis la parroquia a en italiano romana de To cele dos los Santo s en la Vía Api brada en a Nueva El Papa Francisco, que celebra la misa en italiano en sus encuentros con fieles de Roma, quiso hacerlo el sábado en el templo en que se produjo el cambio a los idiomas locales siguiendo una reforma litúrgica que ha definido como una renovación que viene del Evangelio En su homilía, el Papa invitó a los fieles a pensar y actuar según el Evangelio Según el Santo Padre, los cristianos no pueden entrar en la casa del Señor para cubrir con plegarias y devociones comportamientos contrarios a la justicia, la honradez o la caridad respecto al prójimo El Papa les exhortó a vivir el Evangelio en la vida diaria, con todas sus consecuencias prácticas respecto a los demás, pues no podemos sustituir con ofrendas religiosas lo que debemos al prójimo Después de referirse a la conversión personal, el Papa terminó su homilía invitando a todos los fieles a sentirse responsables de la limpieza y la purificación de la Iglesia ABC 7 de marzo