Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es españa ESPAÑA 57 mentira de la yihad Un fiel en la mezquita Muley El Mehdi Mezquita de Colmenar, a la que se impidió el paso a ABC tud, para ser más precisos no madruga, porque siempre trasnocha. A las diez de la mañana su laberinto de calles se percibe tranquilo y son los de más edad quienes dibujan su paisaje. El recién llegado, no obstante, siente rápido un clima de desconfianza, en ocasiones claustrofóbica. Uno se sabe o se siente vigilado, y en esas condiciones no es fácil romper el hielo. Hay una sensación subjetiva de inseguridad, quizá provocada por los prejuicios, pero inquietante en cualquier caso. El coche avanza como puede por calles estrechas donde la única norma de circulación es no respetar ninguna. Cada poco, el guía, nacido allí y muy conocido de sus vecinos, da explicaciones de quiénes son sus acompañantes, en especial uno al que se imaginan, por su aspecto, brigadilla (policía, en el argot de la zona) ni estudian ni trabajan, muchas veces con pocas luces y por tanto vulnerables a los embustes de los captadores añade esta psicóloga, que durante años ha llevado adelante programas sociales en la barriada. Como prueba, relata una anécdota de un imán de la mezquita Caracola, en los bajos de un patio de vecinos donde el extraño es observado discretamente tras los cristales de las ventanas. En uno de los momentos más delicados en cuanto a la captación de combatientes dedicó el sermón del viernes a pedir que nadie viajara a Siria e Irak para hacer la yihad, porque esa gente no representaba el verdadero islam... En realidad no lo pidió; lo exigió, con lágrimas en los ojos Recorrer la barriada es hacer también un mapa del yihadismo. El guía marca un callejón por el que apenas cabe un coche donde está la casa del ta- Imagen del rezo de la una y media xista que se inmoló en el ataque contra un cuartel del Ejército iraquí; a pocos metros de allí, en otra casa baja y humilde, reside la familia de una de las menores que viajó a Siria; a las puertas de una tetería del Zoco, el punto más caliente del Príncipe, se ve, en medio de un grupo de jóvenes desocupados, a uno moreno, de ojos negros e inquietantes y vestido con chándal que ha salido no hace mucho de prisión acusado de actividades terroristas... ¡Esa cámara abajo! ¡rápido, al suelo, que no la vean! ordena el guía, por primera vez inquieto. La advertencia no es gratuita; sabe quiénes están allí y que las calles estrechas y llenas de gente haría imposible la huida en caso necesario. A pocos metros está la calle San Daniel, donde se encuentra la modesta mezquita Tawba, de puertas de madera. En su entorno, que no dentro, REPORTAJE GRÁFICO: ÁNGEL DE ANTONIO se mueven los más radicales de la barriada, según los testimonios de vecinos recogidos por ABC. No nos representan Es ya mediodía y a las puertas de la mezquita Colmenar un hombre desdentado, amable y sonriente, no tiene problemas en hablar con el forastero. No somos violentos, esa gente que mata no nos representa. Pero aquí solo les espera la miseria y muchos jóvenes deciden marcharse a luchar porque les ofrecen dinero. Yo sé que han llegado a pagar hasta 20.000 euros Mohamed Chaib, responsable de la mezquita Muley El Mehdi, la más antigua de la ciudad y construida sobre unos terrenos cedidos por el general Franco en homenaje a los combatientes musulmanes de la Guerra Civil, lo corrobora. Les engañan porque no tienen nada. Les ofrecen dinero, casa y mujeres. Por eso se van. ¿Mezquitas? No, el foco debe ponerse en gente que viene de Castillejos e internet; es ahí donde terminan de engañarlos Chaib explica que los templos musulmanes no son problemáticos, tampoco en El Príncipe. Los imanes vienen de Marrucecos y sus sermones son conocidos por las autoridades antes de pronunciarse. Los servicios de inteligencia e información también los Pocas luces A esas horas, las mezquitas están cerradas, desiertas, esperando el rezo de la una y media de la tarde. Aquí no hay ya imanes radicales aclara a ABC una de las mujeres que mejor conocen la zona, musulmana pero muy culta enfatiza, como si pensara que desde fuera se asocia el pañuelo en la cabeza y su vestimenta clásica musulmana con la ignorancia. Otra cosa es que en el entorno de algunas se muevan individuos muy radicalizados, o jóvenes que Nuevas realidades Las mezquitas no son ya centro de radicalización; he visto a uno llorar mientras exigía en su sermón del viernes que nadie se uniera al Estado Islámico Ley y Estado La Policía ya entra en el barrio y mantiene contactos con las asociaciones. Eso sí, cuando se patrulla de noche el dispositivo es de media docena de agentes