Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es españa ESPAÑA 51 Mensajes en las redes Las nuevas candidatas recurrieron a las redes sociales para enviar su primer mensaje. Cifuentes (en la imagen, ayer) fue un paso más allá. Al agradecimiento sumó una promesa: trabajo, honestidad e ilusión CHISPAS CURRI VALENZUELA EL PP DE MADRID ES DE RAJOY Ni un popular madrileño ha rechistado en público por un golpe muy meditado y ejecutado sin contemplaciones E ISABEL PERMUY objetivo es recuperar el modelo que la propia Aguirre cambió cuando sustituyó a Pío García- Escudero y que siempre estuvo engrasado: un presidente del partido vinculado a la dirección nacional y ajeno a la persona que gobierne la Comunidad. Eso sí, un diputado madrileño matiza que lo importante para Rajoy ahora no es la gestión orgánica, sino ganar. Sin la victoria, no habrá nada que controlar recalca. Rajoy no llamó ni ayer ni hoy a González. Sí lo hizo a las dos elegidas, con las que se comunicó desde el avión de camino a Guatemala para agradecerles su disposición a batallar en un territorio que las encuestas auguran difícil. Los sondeos de febrero, sin conocerse todavía que Cifuentes y Aguirre concurrirán, marcaban una caída de 34 puntos en la Comunidad, alejando la mayoría absoluta de la que ha disfrutado el partido desde 1995. Sin olvidar el auge de Ciudadanos, una formación que intenta pescar en los caladeros madrileños del PP. Quizá por ello, explica un miembro de la ejecutiva de Génova, se ha elegido a la delegada del Gobierno para retener esos votos, con una impecable imagen en el sector moderado del partido Sin embargo, otra fuente apunta a que la elección de Cifuentes no va solo dirigida a ese electorado, sino también al de pata negra como se considera a los seguidores de Aguirre, no en vano la que fuera vicepresidenta de la Asamblea con Gallardón y la presidenta madrileña, milita desde 1979 en AP y tiene un conocimiento muy profundo del partido y grandes amigos en la planta primera de Génova En los próximos días, la delegada tendrá que dejar su cargo pues la ley establece que mientras ostente este puesto es inelegible en unos comicios. No obstante, los plazos legales para ser proclamada candidata, junto a Aguirre, terminan a mediados de abril. speranza Aguirre se creía que ella mandaba en el PP de Madrid; pero el PP de Madrid es de Mariano Rajoy. Y desde ahora, más todavía. Aunque haya hecho falta llevarse por delante a Ignacio González de malas maneras, mantener en vilo a militantes del partido y público en general durante muchas semanas, a pesar del desgaste que tanta polémica haya causado dentro y fuera de la formación. Ni un popular madrileño ha rechistado en público por el golpe muy meditado y ejecutado sin contemplaciones con el que Rajoy desde la Moncloa y María Dolores de Cospedal desde la séptima planta de la sede de Génova se han hecho con el control total de la unica organización regional que se les había resistido. La resistencia ha durado once años, los que Rajoy lleva de presidente nacional porque por entonces ya Aguirre se había hecho con la organización regional y, según uno llegaba a la sede de Génova notaba inmediatamente que allí habitaban dos cuerpos distintos: una entrada, a la derecha, que da paso a las plantas 2 a 7 de la sede central del partido y otra, a la izquierda, totalmente independiente, por la que se accede a la planta primera, sinónimo con el que todos se refieren al dominio de la presidenta. Una separación explicada desde los dos puntos de vista, como todos los divorcios. En el PP madrileño se consideran los guardianes de las auténticas esencias del partido: el ultraliberalismo económico, el amor a las víctimas del terrorismo, la oposición al aborto. Desde los pisos de arri- ba les veían, sin embargo, como una fuente perpetua de zancadillas y un nido de corrupción. Allí prendió la Gürtel antes de subir hacia arriba y allí campó por sus respetos varios años como número dos Francisco Granados mientras organizaba su Operación Púnica con alcaldes de la Comunidad. Solo una vez y únicamente por un día Esperanza Aguirre dejó de ser presidenta del PP madrileño en todo este tiempo. Aquel lunes de septiembre de 2012, cuando fue a ver a Rajoy a La Moncloa para contarle que quería dimitir como presidenta de la Comunidad y le anunció que también dejaría vacante el liderazgo del partido. Tan convencido se quedó el presidente de su despedida que solo le deseó, como al colaborador que se marcha para siempre, que seas muy feliz Pero a la mañana siguiente se había arrepentido y en una tensa conversación con Cospedal abjuró de su intención inicial. Un episodio que sirve para ilustrar dos años y medio después por qué Mariano Rajoy aprovechó la siguiente oportunidad que se le sirvió en bandeja para conseguir que la lideresa madrileña deje vacío al fin su despacho de la planta primera y también la causa de las malas relaciones que la secretaria general mantiene con ella desde entonces. Arrepentida de haberse marchado de la primera fila política, se ofreció para culminar su carrera como siempre había deseado, de alcaldesa de Madrid, y cambió su sueño por la presidencia del PP, que abandonará en breve. Dejó atrás a un Ignacio González que se siente, con razón, abandonado por la jefa que le dejó el marrón de gobernar la Comunidad cuando la crisis la dejó sin recursos para luego responde al envite de la dirección nacional los dos no, solo uno levantando el dedo para llevarse el premio. Cospedal, dicen en el PP, hubiera preferido a él que a ella. Pero Rajoy se ha quedado tan contento: ya controla al PP madrileño y tiene a la mejor candidata a la alcaldía de Madrid. Si gana, todos le alabarán por haber accedido a presentarla; si pierde, la culpa será de lla por haberse promocionado. Viene a ser algo así como el dilema de Luis Enrique por si pone a jugar a Messi o le deja en el banquillo. Y Rajoy sabe mucho de futbol y mucho de política. (y (y (y