Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ANDALUCÍA DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es andalucia ABC 22 M Elecciones andaluzas Tres ministras contra Susana Díaz para luchar por el voto femenino El Día Internacional de la Mujer Trabajadora marca la agenda del segundo día de campaña de los populares y socialistas L. M. R. SEVILLA E ran las vísperas del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una jornada tan políticamente correcta que fue inevitable que ayer los actos de campaña se conjugaran en femenino. Los partidos sacaron del cajón de las promesas la apertura de más guarderías públicas para poder conciliar la vida laboral con la familiar; o la reducción de la brecha salarial. Y por supuesto, hubo piropos en cascada para el género más tenaz y generoso Juanma Moreno, el candidato del PP- A, estuvo acompañado en Sevilla de cientos de mujeres de su partido, con un protagonismo especial para el cuarteto formado por las ministras Ana Pastor (Fomento) Isabel García Tejerina (Agricultura) y Fátima Báñez (Empleo) además de la secretaria general del partido y presidenta de Castilla La Mancha, María Dolores de Cospedal. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría se cayó del cartel a última hora. El objetivo: demostrar con IU pide una Consejería de la Mujer De todas las propuestas feministas la más atrevida fue la de Izquierda Unida (IU) que ayer se comprometió a crear una Consejería de Mujer a la que se le asigne el cinco por ciento del total del presupuesto andaluz de forma que tanto la Consejería como dicho presupuesto funcionen de manera transversal, asegurando que la igualdad real entre hombres y mujeres Tras hacer esta propuesta, la responsable del área de Mujer, María Martín Romero, atacó a la Iglesia católica al decir que en pleno siglo XXI es intolerable que tengamos que lidiar todavía en la vida pública con una institución antidemocrática Susana Díaz entregó ayer en Córdoba los premios Clara Campoamor, mientras una simple foto que tanto en el PP como en el Gobierno las mujeres son las que mandan. Susana Díaz, candidata del PSOEA, siguió sin ceder a nadie el protagonismo en esta campaña. Ayer se envolvió en la bandera feminista en Córdoba ante un millar de militantes en el acto de entrega de premios Clara Campoamor (que el PSOE- A concede a aquellas asociaciones o profesionales que han luchado por la igualdad) A partir de ahí, llegaron los mensajes. El Partido Popular vendió la gestión del Gobierno y la recuperación económica- -su gran baza del año electoral- -como el mejor antídoto contra la discriminación. O formulado de otra manera: más empleo es sinónimo de más igualdad, algo que no ocurre en Andalucía, la región con más paro de España. Que no nos engañen, las po- TIENDA DE CAMPAÑA JUAN J. BORRERO UN PROBLEMA DE EMPATÍA Los andaluces no consideran al PP el camino más corto para el cambio. ¿Cómo se explica? muy peligrosos en forma de exceso de confianza o desmovilización. El PP está en este segundo escenario. A la vista del sondeo del CIS, que les deja sin primavera andaluza, los populares van camino de volver a entonar el himno arenga de Les Luthiers: Ya el sol asomaba en el poniente que termina con el mítico Perdimos, perdimos, perdimos otra vez Invocar al voto oculto puede alimen- E s recomendable abstraerse de las encuestas. El uso abusivo puede producir euforia o depresión, según sean optimistas o adversas, y desatar efectos secundarios electorales tar el optimismo de los líderes populares, pero mejor sería desechar las hojas de la encuesta sobre intención de voto y centrarse en las que revelan dónde está el verdadero problema de sus siglas en Andalucía. No hay duda de que los andaluces quieren cambiar el color del gobierno tras tres décadas de socialismo, de que la gente -como llama ahora Susana Díaz al pueblo andaluz- es consciente del fracaso de esos gobiernos en la lucha contra el paro y la corrupción. Pero no consideran al PP el camino más corto para el cambio. Todo lo contrario a lo ocurrido en las ocho capitales. ¿Cómo se explica? No hay más que buscar las verdaderas claves de la encuesta, las preguntas sobre qué partido cae mejor a la gente Ahí es donde el PP pierde estrepitosamente. Eso explica que, pase lo que pase, es imposible. El PP tiene un serio problema de empatía en Andalucía. No parece tener capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que los andaluces puedan sentir. Y para colmo siempre tiene dentro a voluntarios para restar votos, llámese Monago con su video, o Hernando en su servicio como community manager de Ciudadanos. Como la empatía es una habilidad que se desarrolla paulatinamente a lo largo de la vida, todavía les queda tiempo (la vida media del mosquito, unos trece días) para enmendarlo. Ya lo dijo Juanma Moreno (que ha venido para quedarse) Si no es en esta ocasión, será en la próxima