Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Los límites del periodismo DOS SEÑORAS DE AGÁRRATE Todo lo que tiene Esperanza Aguirre de echá p adelante y chulapona, lo tiene Cristina Cifuentes de vecina ideal y de encajadora O sé quien ha dormido mal la noche pasada: toda la izquierda, desde el PSOE a Podemos, que creía tener Madrid en el bolsillo. Resulta que la cosa no es tan segura. Aparte de que su misoginia ha quedado una vez más de manifiesto con sus dos contendientes masculinos, para conseguir la alcaldía y la comunidad se encuentran de golpe y porrazo con dos señoras de padre y muy señor mío. Muy distintas entre sí, pero complementarias en la lucha política, que tiene mucho de lucha libre, y tan expertas como el que más en asuntos madrileños. Todo lo que tiene Esperanza Aguirre de echá p adelante y chulapona, lo tiene Cristina Cifuentes de vecina ideal y de encajadora. Juntas forman un dúo de cuidado, pues si la una tiene appeal para el voto del PP desafecto con Rajoy del que forma parte, habiéndole puesto zancadillas siempre que ha podido la otra es de las seguras, de las que nunca fallan, de las que obedecen las órdenes por desagradables que sean. Lo que quiere decir que esa forma de gobernar que a fin de cuentas no es otra cosa que tomar decisiones lenta, callada, solitaria, que tiene Rajoy y resulta exasperante incluso para los suyos, resulta a menudo más eficaz que las precipitaciones a las que somos tan aficionados los españoles. Esta vez le ha servido, por lo menos, para poder elegir candidatos madrileños cuando los rivales ya habían designado los suyos. Y a fe de Dios que ha dado con los apropiados, apropiadas mejor dicho. Antonio Miguel Carmona, con su labia, campechanía y colmillo retorcido, va a encontrarse con una Esperanza Aguirre que a desparpajo y zancadilleo, a más de enganche popular, no le gana nadie. En cuanto al profesor Ángel Gabilondo, sólo puedo decir lo que conozco de él, que no es mucho, pero me basta: en un desayuno donde era uno de los oradores, casi me dormí escuchándole y su librito de máximas, Por si acaso resulta ser de mínimas, como él mismo reconoce. Pretende ser un Wittgenstein, con su Tractatus logicophilosophicus, y le ha salido un manual de vacuidades: El viento no tiene dirección Hay pianos que saben tocar las manos Cuando un anciano llora, solloza a su vez el tiempo y cosas por el estilo, dignas de Zapatero. Aunque, ¿qué puede esperarse de un profesor de metafísica, pasado por el tomismo, devenido en político? Muy mal tiene que estar el PSOE de gente para haber tenido que recurrir a él. Si se le añade que nunca ha tenido cargo público, excepto el de Ministro de Educación así va ella uno se pregunta qué puede hacer ante una señora que se recorre Madrid en moto y ha tenido que lidiar con más de mil manifestaciones como delegada del Gobierno, muchas de ellas violentas. Es verdad que los madrileños han tenido siempre cierta debilidad por los profe Pero no tanto. Información de trinchera El papel de la prensa en una sociedad libre es el dar testimonio de la realidad, con precisión, pero tomando distancia. La elección de los candidatos del PSOE y del PP a la Comunidad de Madrid ha venido acompañada de esa trompetería mediática tan característica de algunos medios, obsesionados con desempeñar un papel que no les corresponde: el de influir mediante grandes titulares e informaciones recicladas en las decisiones políticas, bien por la vía de la presión o bien sirviendo a los intereses de una determinada estrategia. Las campañas en El País contra Tomás Gómez, y en El Mundo contra Ignacio González son todo un ejemplo de información de trinchera. Y Hugo Chávez ERNESTO AGUDO Barrio del Príncipe El negocio de Podemos Un viaje desde Ceuta a lo más profundo del infierno Pocos lugares como en el barrio ceutí del Príncipe ha hecho tanta mella la yihad. Hombres y mujeres, acompañadas incluso por sus hijos, han partido para combatir en Siria o Irak, destrozando familias y sin más futuro que una muerte casi segura en combate o el de la esclavitud sexual. Sin embargo, y desde hace algún tiempo, empiezan a recibirse mensajes de combatientes arrepentidos que alertan de la espantosa realidad que viven a diario y piden auxilio a sus familias y amigos para que les ayuden a salir del infierno. Cuando se pregunta por la calle las razones que les llevaron a emprender un viaje a menudo sin retorno, la contestación siempre es la misma: Sentían que no tenían ningún futuro y se han rebelado contra un sistema que solo les ofrecía marginalidad Otro aperitivo de cincuenta mil euros La fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales) a la que ha pertenecido el núcleo dirigente de Podemos, firmó un convenio el 1 de noviembre de 2010 con otra fundación venezolana, GIS XXI, dedicada a hacerle la ola al chavismo, sin más contemplaciones o realizando encuestas. El acuerdo se concretó en el pago de 5.400 euros durante nueve meses por la colaboración en sondeos sobre ideologías y deseos Un aperitivo que sumar al suculento menú de cuatro millones de euros que la fundación de los chicos de Podemos degustó en el plato rico, rico del chavismo. Se han puesto ciegos. CDC a la deriva Morir en el intento Convergencia languidece víctima de una estrategia suicida. Su apuesta por el soberanismo sin fisuras ha a una formación que hoy es presa de sí misma e incapaz de ampliar su campo de miras. Todo se lo juega a la carta del independentismo, una táctica descabellada que está condenada al fracaso y ha hecho añicos a un partido que no tiene más alternativa que lo imposible. Al oído LA GRAFOMANÍA DE GONZÁLEZ PONS Esteban González Pons insiste en su gusto por la escritura. A Camisa blanca título en el que el eurodiputado popular combinaba la reflexión política con el anecdotario acumulado en sus años de carrera pública, se le suma ahora Tarde de paseo libro en el que reúne los artículos que ha venido publicando en la prensa valenciana, centrados en el aspecto más ligero de un político incapaz de decir no a una propuesta editorial. Artur Mas EFE