Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE DOMINGO, 8 DE MARZO DE 2015 abc. es ABC Don Felipe, en Baqueira Los pasos del Rey JUAN PABLO COLMENAREJO Los que no nos hemos calzado nunca unos esquíes sentimos admiración por aquellos que son capaces de ponerse en los pies semejantes prolongaciones y mantener la vertical durante más de un segundo sin posarse en el suelo de manera imprevista y en postura comprometida. Sin duda, el aprendizaje debe de ser una cuestión de paciencia y constancia, ya que hay tener afición además de pericia para subir hasta lo alto de una montaña para luego descender haciendo eses y frenar en el momento oportuno para evitar una catástrofe. Por supuesto que merece toda la admiración y respeto tener esta afición, porque incluso hay quien disfruta viendo los saltos de trampolín o un eslalon gigante en unos Juegos Olímpicos. Hacer deporte con frío debe de tener sus compensaciones y, por lo tanto, juzgar desde la inexperiencia es un ejercicio inútil. Tal vez sea el esquí de fondo el más parecido a la tarea que tiene el Rey. No es una carrera de segundos, y premia la constancia y la resistencia. Desde que asumió la Jefatura del Estado, ha demostrado que sabe de dónde viene, dónde está y a dónde va. Desde los primeros pasos del camino ha sabido entender el mensaje de una sociedad agotada y crispada por una crisis sazonada con la corrupción. El caminar regenerador de Felipe VI ha sido una bálsamo porque ha demostrado que no todo estaba perdido. Los esquís sobre el hombro son una carga ligera comparada con la responsabilidad de ser la referencia ética de un país que se enfrenta a un año electoral que puede traer paisajes desconocidos hasta ahora. La etapa que se abre a partir de los procesos de este año mostrará el hartazgo en unos casos o la cautela en otros por parte de los electores, pero en el fondo no será más que la manifestación de cómo han dejado los siete años de la crisis del ladrillo y de la deuda a la sociedad española. El Rey camina por la senda adecuada y conviene que respire hondo y profundo para seguir demostrando el carácter ejemplar con el que ha impregnado todas y cada una de sus palabras y actuaciones. Dicen los profesionales del deporte que los descansos activos son los más regeneradores. Seguro que es verdad. EFE