Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 28.2.2015 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.220 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Aguinaldo electrónico Modernizando la tradición, cien millones de personas enviaron con sus móviles 1.240 millones de sobres rojos con dinero por el año nuevo lunar IGNACIO RUIZ- QUINTANO BONAFOUX Renacimiento rescata Los españoles en París de Luis Bonafoux. Eran unos 35.000 aventureros, gorrones y mendigos n Sevilla los locos de Renacimiento ¡Biblioteca de rescate! nos regalan una reedición de Los españoles en París de Luis Bonafoux (poco que ver con las Españolas en París de Ana Belén y Máximo Valverde, que mañana, por cierto, actúa en el pueblo de Cervantes) Prologa el regalo Alfredo Valenzuela, maestro del periodismo de agencia cuyo magisterio consiste en lucir a Bonafoux como César (Rincón) al toro. ¡A lo negro, maestro, a lo negro! gritaba el peón a un maestro que remoloneaba al sacar al toro del caballo antes de la democracia y los petos. A lo negro va Valenzuela con Bonafoux, periodista de pata alante en las cosas de España y el oficio. Tuvo dos hijas, a las que llamó Lágrima y Clemencia. Los españoles de Bonafoux que viven en París (unos 35.000) viven en París y en Madrid al mismo tiempo y se les tiene en concepto de aventureros, gorrones y mendigos Ce sont des espagnols! gruñe el transeúnte a su paso. Y dice Bonafoux, dreyfusista, comunero, anarquista y antiyanqui la sonora trompera de Bonafoux dijo Rubén) que una de las cosas más tristes que tiene esta tristísima colonia es el tipo del obrero el perfecto sinvergüenza Y todos republicanos. La democracia para ellos consiste en llamar la Cristina a la reina, Benito al señor Pérez Galdós, y de tú a todo el mundo. ¡Y vaya usted a decirles que contribuyan con una peseta a la fundación de un Círculo republicano! En cuanto al periodismo... Los periodistas, por lo general, no son ricos, dice Bonafoux, que detesta la bohemia física: la única bohemia que aplaude ¡qué pocas veces! es la bohemia de la independencia. El periodismo según su amigo Escobar es un oficio como los demás. El bodeguero da su ginebra a quien se la paga. El periodista debe poner su pluma al servicio de quien se la compra. Sería ridículo que los periodistas, que no tenemos qué comer, tuviéramos convicciones. Hay que ver lo que ha cambiado la cosa en cien años. E Un joven utiliza el móvil para enviar su sobre rojo PABLO M. DÍEZ REUTERS CORRESPONSAL EN PEKÍN C movió más de 4.000 millones de yuanes (500 millones de euros) lo que resume a la perfección la potencia del descomunal mercado chino, donde 557 millones de personas navegan en inon motivo del recién inau- ternet a través de sus móviles. Buena gurado año de la cabra, en prueba de ello es que WeChat tenía reChina es tradición rega- gistrados 468 millones a finales de seplar sobres rojos con dine- tiembre y Alipay otros 190 millones, ro para desear buena pero no todos ellos han vinculado sus suerte. Como se denomi- cuentas con sus tarjetas bancarias para nan en mandarín, son los populares hacer compras online hongbao con que los padres obseQuien sí lo ha hecho es Ru Yi, una quian a los hijos, los abuelos a los nie- adolescente pequinesa de 15 años que tos y los jefes a sus empleados. Una estudia en Estados Unidos y había reespecie de aguinaldo que este año se gresado a China para pasar las vacaha modernizado gracias a las nuevas ciones con su familia, y que forma partecnologías. te de la nueva clase alta que ha surgiMás de cien millones do en el país al calor de El pasado año, su crecimiento económide personas enviaron dinero con las aplicaciones solo 20 millones co. Absorbida todo el de sus teléfonos móviles tiempo por la pantalla de de chinos durante las vacaciones su iPhone 6, Ru Yi reciutilizaron el del año nuevo chino, sebió en su cuenta de Weteléfono para gún informa la agencia Chat alrededor de 2.500 sus regalos de Xinhua. Mientras que los yuanes (355 euros) y reAño Nuevo usuarios del popular Wegaló otros 1.800 yuanes Chat, una copia del cen (255 euros) en su primer surado What s APP, mandaron mil mi- año utilizando este sistema. El año pallones de sobres rojos, los de Alipay, sado, solo 20 millones de usuarios de perteneciente a la gigantesca empre- esta aplicación recurrieron a dicho sa de comercio electrónico Alibaba, servicio, que se ha disparado con la enviaron 240 millones. Con pequeñas llegada de la cabra. Al igual que Ru Yi, cantidades que apenas sumaban unos la mayoría de los internautas que se céntimos, solo esta última aplicación entregaron al aguinaldo electrónico eran jóvenes de las grandes ciudades, pero muchos mayores, como su abuela, también se atrevieron a mandar sus sobres rojos de dinero por sus teléfonos. Aunque Alipay, la aplicación rival de Alibaba, copa el 83 por ciento de los pagos con móviles en China, WeChat la batió gracias a su promoción en la gala de año nuevo de la televisión estatal CCTV. En este programa, uno de los más vistos del mundo, con 800 millones de espectadores, se repartieron entre la audiencia hasta 500 millones de yuanes (70 millones de euros) según el portal TechInAsia. Pagado por los patrocinadores, que optaron por no emitir anuncios, dicho dinero se envió directamente al WeChat de los espectadores que agitaran sus móviles en momentos determinados del programa, en partidas que iban desde los 4.999 yuanes (700 euros) hasta unos pocos céntimos, las más habituales. Para compensar, Jack Ma, el dueño de Alipay y magnate más rico de China desde que Alibaba salió a la Bolsa de Wall Street el año pasado, distribuyó 999.999 sobres rojos entre sus clientes, pero no entre sus empleados, que este año se quedaron sin la paga extraordinaria de Año Nuevo. Con sus aplicaciones cargadas, tendrán que esperar a ver si el próximo, que es el año del mono, se muestra más generoso.