Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
120 GENTESTILO SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es estilo ABC Natalia Butragueño, la hija bailarina de El Buitre La joven, de 20 años, forma parte del Ballet de la Ópera de Burdeos, al que llegó en septiembre del pasado año tras una audición JULIO BRAVO MADRID Como su padre, se gana la vida con los pies. Fundamentalmente. Se llama Natalia y se apellida Butragueño; es la mayor de los tres hijos del exfutbolista y Tamara Rojo actual director de Relaciones Institu- A Renato Paroni llegó gracias a Tamacionales del Real Madrid. Cumplirá pron- ra Rojo, a la que había conocido, y que to 21 años; nació el 29 de abril de 1994, le facilitó bailar junto al English Natiopoco antes de que su padre dejara el nal Theatre en las superproducciones equipo en el que fue el emblema de una de El lago de los cisnes y Romeo y de sus generaciones más brillantes: la Julieta que presentó la compañía en el Quinta del Buitre. Desde septiembre, Royal Albert Hall. Es una de mis refeNatalia Butragueño forma parte del rencias, naturalmente. Le estoy muy cuerpo de baile del Ballet de la Ópera de agradecida por su ayuda y su apoyo, y Burdeos, en el que está, como étoile la admiro porque es una artista extraor (estrella) Igor Yebra. Hice la audición dinaria; no solo tiene una técnica majustamente dice la joven bailarina el ravillosa, sino que también es una ac 24 de mayo del año pasado, el día de la triz estupenda. La expresividad es algo final de la Champions en la que el Real a lo que no se le da hoy demasiada imMadrid ganó la Décima. portancia en el mundo del ballet; ahoSu pasión por el baile comenzó ra todo son giros, saltos y piruemuy pronto. Vivíamos en Métas, pero en el ballet contamos APOYO xico recuerda Natalia; su pahistorias, y la expresión y los Cuando dre había dejado el Real Masentimientos son fundabailamos drid y jugaba entonces en el mentales dice Natalia. Cascanueces Atlético Celaya. Yo tenía tres De momento, y aunque vinieron a verme 27 personas entre años; una compañera de la sueña con llegar a ser priamigos y guardería iba a clases de bamera bailarina, no se planfamilia llet y yo quería hacer lo mismo. tea metas. Ahora solo tengo Así que me llevaron a una escueen la cabeza trabajar, aprender la de danza Tras volver la familia a Ma- y mejorar. En esta profesión, la consdrid, Natalia continuó sus clases de ba- tancia es importante No es algo de lo llet en la Escuela África Guzmán. En- que se haya dado cuenta ahora. Ya en tró aquí muy pequeña, con cuatro o cinco su época de estudiante en Madrid tenía años relata su profesora, María Euro- muy clara la importancia del trabajo. pa Guzmán al principio venía dos días Era una alumna excepcional dice Maa la semana, como todas las niñas de su ría Europa Guzmán y edad, pero a partir de los ocho años em- aún lo sigue siendo, pezó a trabajar con mayor asiduidad. porque cuando está en Siempre tuvo claro que quería bailar. Madrid viene a tomar Era muy discreta, muy calladita, pero clase a la escuela. Tietenía las ideas muy claras ne una dedicación pleAl llegar a los 14 años, sus padres qui- na a la danza, y es muy insieron que se marchara a Inglaterra para teligente; absorbía bien las estudiar inglés; aceptó, con la condición correcciones y era fáde poder seguir bailando. Por las ma- cil enseñarle. Es ñanas estudiaba el idioma y por las tar- constante. des bailaba; entró en Tring Park, una Tenemos una escuela integral de artes escénicas si- joven compatuado en el condado de Hertfordshire, ñía, y las actuacerca de Londres. Iba para un año, pero ciones son por las al final me quedé allí cinco mañanas; algunos Tenía 16 años cuando viajó a Sudá- alumnos faltan a frica para participar en un concurso, el ensayos o funcioGenée Internacional Ballet Competi- nes por no perder tion, y fue a su vuelta cuando lo tuvo cla- clases, pero ella no lo ro: Tomé la decisión de dedicarme pro- hizo nunca; no sé cómo fesionalmente al baile. Y tuve el apoyo convencería a sus padres, de mi familia al cien por cien Tampoco encontró la oposición de sus padres cuando comenzó a tomar clases particulares con Renato Paroni de Castro, un profesor brasileño de baile: Podrían haber tenido reticencias, porque al fin y al cabo no sabían nada de él, pero me dijeron que confiaban totalmente en mí Tenían razón al hacerlo. Aprendí mucho con él, tomé conciencia de mi cuerpo y aprendí a corregir mis errores y a sacar partido a mis condiciones. De tanto en tanto vuelvo a trabajar con él, e incluso mis padres le conocen PETER TEIGEN pero no faltaba. Le gustaba, además, conseguir las cosas por sí misma. Nunca se dio importancia por ser hija de quién era; al contrario, era extremadamente discreta Apoyo familiar Busca y siente el calor de la familia. Es lógico, llevo desde los catorce años fuera de casa, y los intento incorporar todo lo que puedo a mi vida. Cuando bailé Cascanueces en diciembre, vinieron a Burdeos veintisiete personas, entre amigos y familiares Tiene una relación muy especial, dice, con su abuela. De su padre ha aprendido que tiene que aspirar a lo máximo y el valor del esfuerzo y la perseverancia. Ha sido un deportista de élite y conoce bien la presión y la responsabilidad. Cuando estoy de bajón busco su apoyo. Mi madre me ayuda más emocionalmente La vida de Natalia Butragueño está marcada por el fútbol, naturalmente. Le gusta, dice, y, como no podía ser de otra manera, es del Real Madrid. Sigue los partidos a través de internet no encuentro una televisión aquí que los ponga y le gusta ir al Bernabéu cuando está en Madrid. El año pasado estaba en Alemania, en Essen, y me fui con mi profesor a ver el partido del Real Madrid con el Schalke, de la Champions Fútbol y familia Si estoy de bajón busco el apoyo de mi padre. Ha sido un deportista de élite y conoce bien la presión y la responsabilidad. Mi madre me ayuda emocionalmente DE SAN BERNARDO