Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
114 GENTESTILO SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es estilo ABC Nueva situación La nueva residencia andorrana obliga a Borja a pasar 183 días al año fuera de España para no tributar Motivos Los desencuentros con Hacienda y un posible cambio de escenario político han pesado andorrana, pero hay discrepancias sobre su manera de tributar. Hace más de un año ya tuvo que pagar dos millones de euros debido a otra inspección. La salida de España de los Thyssen es consecuencia de una serie de investigaciones, en las que también ha estado metido Borja. Todos los que conocen a Borja y Blanca Thyssen saben que en su casa de la urbanización La Finca, en Pozuelo de Alarcón, son felices y que sus hijos mayores están bien adaptados en el Colegio Americano. Por eso expresan sus dudas sobre este cambio. Lo mismo opinan de la baronesa. La próxima semana Carmen estará organizando su nueva casa andorrana. Pero a ella lo que realmente le gusta es estar en San Feliú de Guíxols (Gerona) y más ahora, cuando tiene que desmantelar la mansión de Lugano que heredó de su marido, Villa Favorita, y que ha vendido por cerca de 60 millones de euros. El hijo de la baronesa Thyssen y su mujer el pasado 23 de febrero, en Ávila FOTOS: EFE Y GTRES Borja Thyssen se muda a Andorra, pero Blanca se queda en Madrid Será una separación temporal. Él prepara la nueva casa y ella espera al final del curso escolar BEATRIZ CORTÁZAR MADRID Decisiones difíciles Durante las últimas semanas los Thyssen han tenido que tomar decisiones difíciles pero prácticas, con objeto de salvaguardar un patrimonio sobre el que quieren tributar fuera de nuestras fronteras. Al menos, a Blanca Cuesta vivir en Andorra le supone estar cerca de su familia, que reside en Barcelona. Es probable que sus hijos acaben estudiando en un colegio catalán, en caso de que no se adapten al Principado. De momento, y a tenor de lo que me cuentan, durante los próximos meses Blanca estará en Madrid, por lo menos hasta que sus dos hijos mayores acaben este curso escolar. Las vacaciones de Semana Santa se aprovecharán para redecorar la nueva casa. Borja, por su parte, siempre ha reconocido sentirse muy cómodo en Andorra. Muchos de sus amigos residen allí, así que podrá crear su círculo social. Parece claro que estas decisiones se han tomado debido a los desencuentros con Hacienda. También hay quien opina que la mudanza de los Thyssen podría deberse a los movimientos políticos que se avecinan y que pueden afectar a los grandes patrimonios. A esto hay que sumar el hecho de que siguen sin llegar a un acuerdo con el Gobierno español respecto al futuro de la colección Carmen Cervera. De La Finca a Can Diumenge hay un mundo. Son dos lugares selectos, seguros y tranquilos, pero poco tienen que ver. Más claro: en Andorra los Thyssen pagarán menos, pero se aburrirán más. Borja Thyssen y Blanca Cuesta emprenden una nueva mudanza. Tras residir en Suiza, Barcelona, Ibiza y Madrid, ahora ponen rumbo a Andorra, donde Carmen Thyssen acaba de comprar dos casas. Madre e hijo estarán juntos, pero no revueltos. Por eso las dos viviendas en la urbanización Can Diumenge, en Escaldes, están próximas, aunque a suficiente distancia como para no verse si no quieren. Hoy mismo Borja viaja al Principado para organizar su nueva vida. Recuperará su residencia andorrana, lo que le obliga a pasar fuera de España un total de 183 días al año, tal y como marca la ley. De no ser así, tendrá que tributar como un español más. Y eso precisamente es lo que Hacienda exige a su madre. Los abogados de la baronesa ya han mantenido varias reuniones con los inspectores, con objeto de justificar que la presencia de Carmen en España se debe a motivos relacionados con sus museos. Pero el argumento parece que no convence. Desde 1992 Tita tiene residencia Casas de estreno Arriba, vista desde una de las viviendas de la urbanización Can Diumenge, lugar en el que vivirá toda la familia. Junto a estas líneas, la baronesa con sus nietos mayores; detrás, Borja, Blanca y unos amigos, en una imagen tomada en Ibiza el pasado verano