Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 INTERNACIONAL SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es internacional ABC Alemania concede el préstamo a Grecia a regañadientes Schäuble advierte de que vigilará muy de cerca que Atenas cumpla lo pactado LEANDRO URÍA BERLÍN. SERVICIO ESPECIAL Tal como se esperaba y quería el Gobierno de la canciller Angela Merkel, el Parlamento alemán dio ayer su visto bueno con amplia mayoría a la prórroga por cuatro meses del préstamo a Grecia. Sin embargo, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, prometió que seguirá muy de cerca el cumplimiento de los compromisos que contrajo Atenas, en una muestra evidente de que Berlín no tiene previsto aliviar la fuerte presión sobre el Ejecutivo del izquierdista radical Alexis Tsipras. De los 587 diputados que integran la Cámara, 542 dieron su aprobación a la prórroga del programa de estabilidad para Grecia; 32 votaron en contra y 13 se abstuvieron. Pero la medida que despierta fuertes reticencias en la sociedad alemana dejó en evidencia, como nunca antes, las diferencias que existen en el seno de la coalición del Gobierno alemán. En un fenómeno inédito hasta ahora, 29 legisladores del centro- derecha dijeron no a la prórroga a la ayuda reclamada por el Ejecutivo de Merkel. Paradójicamente, la iniciativa sí contó con el apoyo masivo de diputados opositores de Los Verdes y La Izquierda que, sin embargo, consideraron que la política de Merkel sobre el euro ha fracasado. Grecia tiene que hacer sus deberes. Obviamente, la solidaridad también tiene que ver con la confianza afirmó Schäuble antes de la votación. Grecia se comprometió con Europa a no tomar medidas unilaterales y a cumplir con sus obligaciones agregó, en un claro rechazo a las declaraciones de su homólogo griego, Yanis Varufakis, quien aseguró el pasado jueves que Atenas no tenía dinero para pagar los intereses de la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. Declaraciones hechas poco después de entregar la lista de reformas que le reclamaba Bruselas. junio para completar el programa del rescate. Recibirá 7.200 millones de euros, pero solo accederá a esos fondos si pasa una revisión que puede llevar semanas de negociación. De todos modos, con el sí del Bundestag se superó el obstáculo principal para evitar que Grecia se declarara en bancarrota, cuando expira el segundo rescate concedido por sus socios europeos. Hasta ahora, el Gobierno alemán ha sido el mayor crítico con el Ejecutivo de Tsipras. Lo curioso fue que la tarea de convencer a los legisladores alemanes de que votaran a favor de la prórroga recayó en el propio Schäuble, que, sin embargo, es el miembro del Ejecuti- vo germano que se opuso más contundentemente a las políticas seguidas por el nuevo Gobierno griego. Si bien esta vez se mostró algo más conciliador, el dirigente cristiano- demócrata no abandonó del todo su característico tono implacable durante su comparecencia en el Parlamento e insistió en que la prórroga no es una decisión fácil. El sentimiento alemán Según las últimas encuestas, casi la mitad de los alemanes quieren que Grecia salga del euro En vista de lo que todos sentimos en Alemania, la verdad es que hoy no estoy para bromas admitió. Sin embargo, reconoció que, de no prorrogarse las ayudas, podrían surgir grandes daños para su país. Según las encuestas, casi la mitad de los alemanes se muestran partidarios de que Grecia salga de la eurozona. Y la votación está lejos de despejar esa posibilidad. De hecho, ya se especula con que será necesario un tercer rescate para mantener a flote a Grecia. Lo que exacerbaría la resistencia social a dar más dinero al Gobierno heleno. El diario Rheinische Post citó el miércoles fuentes de la coalición de gobierno que dan por descontado que será necesario un rescate que cifran en al menos 20.000 millones de euros. Consultado hace unos días al respecto, el propio Schäuble respondió, enigmático, con el título de un filme del Agente 007: Nunca digas nunca jamás Tsipras, no obstante, lo descarta. Coches quemados en la madrugada del viernes en el centro de Atenas AFP Violentos choques en Atenas marcan el fin del apoyo de los radicales a Syriza En la madrugada del viernes alrededor de setecientas personas de la ultraizquierda, simpatizantes del partido Andarsía (que en griego significa motín y que no consiguió entrar en el Parlamento) se manifestaron en Atenas contra el nuevo acuerdo para prorrogar el rescate. La manifestación, de carácter anticapitalista que según sus convocantes tenía un carácter pacífico, degeneró en violencia cuando un grupo de manifestantes encapuchados comenzó a lanzar cócteles molotov contra coches y contenedores de basura en el barrio universitario de Exarjia. Destrozaron también las cristaleras de un banco, muchas tiendas incluidas dos joyerías de lujo una parada de autobús y una cafetería, todo ello en las céntricas calles cercanas al Parlamento. Avanzada la noche, muchos de los participantes encapuchados Tiempo para reformar El ministro de Finanzas germano insistió en este punto al recalcar que el Parlamento alemán no debe conceder más dinero ni hacer nuevas cesiones a Atenas: No se trata de dar otra vez miles de millones a Grecia ni de permitir ciertos cambios Según Schäuble, lo principal es que Atenas tenga cuatro meses más para concluir con éxito las reformas pactadas. En otras palabras, Grecia tendrá hasta fines de acabaron enfrentándose con las fuerzas antidisturbios MAT, que contestaron lanzando gases lacrimógenos, aunque no se registraron detenciones. Estos incidentes violentos provocaron cortes de circulación en el centro durante varias horas y marcan el final de la tregua tácita que los votantes de ultraizquierda concedieron al Gobierno de Syriza. Fotogalería de las manifestaciones en Atenas