Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 INTERNACIONAL SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es internacional ABC HERMANN PRISAS DE CUBA Y OBAMA La isla sigue siendo centro de operaciones del narcoterrorismo de las FARC y santuario de terroristas uncionarios y diplomáticos de Estados Unidos y Cuba han celebrado su segunda reunión para estudiar los primeros pasos administrativos tras la decisión del presidente Barack Obama de restablecer relaciones con Cuba. Y surgen, por supuesto, las primeras contradicciones en este proceso que se abre con un claro desequilibrio. Porque el presidente en Washington ha decidido otorgar a la dictadura cubana el reconocimiento de dichas relaciones diplomáticas y expectativas, más o menos cercanas, de un levantamiento de ese embargo que condiciona los intercambios bilaterales. Y lo ha hecho sin recibir nada a cambio. Más allá de la liberación de un empresario norteamericano y el gesto de dejar salir de la cárcel a unas decenas de opositores, gesto vacuo porque después han sido detenidos otros. Que las parálisis total en las relaciones entre Washington y La Habana era una situación que no servía de nada es cierto. Pero se notaron demasiado las ganas de Obama de hacer este gesto por el hecho de hacerlo él y hacerlo ahora. Y no como resultado de un acuerdo inicial que comprometiera a la dictadura cubana por lo menos a ciertas concesiones y a una agenda. Como siempre pasa con el régimen cubano, si no se le ponen condiciones ni agenda, se puede tener la seguridad de que las imponen los Castro. Así, esta reunión para estudiar asuntos técnicos sobre las embajadas, se convirtió por imposición de la dictadura, en una sesión sobre la urgente necesidad de quitar a Cuba de la lista de Estados Unidos de países colaboradores con el terrorismo. Llegará, porque Obama también quiere avances. Aunque se sepa que Cuba sigue siendo centro de operaciones del narcoterrorismo de las FARC y que otros terroristas sigan con santuario en la isla. Obama quiere relaciones con Cuba, como quiere un acuerdo con Irán. La dictadura cubana lo sabe. Solo el Congreso republicano en Washington puede evitar que esto sea el más suculento negocio que fortalezca a los peores de la dictadura. F La delegación de EE. UU. (i) y la de Cuba, reunidas ayer en Washington AFP Cuba pide a EE. UU. que le retire de su lista de países terroristas Washington acogió la segunda reunión de las negociaciones para restablecer relaciones EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Una de las mayores redadas contra la disidencia La reunión de ayer en Washington estuvo precedida por una las mayores redadas represivas de los últimos tiempos contra la disidencia cubana. El pasado fin de semana, más de 200 opositores fueron detenidos, aunque liberados horas después, según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn) Este hecho no pasó inadvertido a la jefa de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson, que escribió en Twitter: Preocupada por el uso de violencia contra voces pacíficas pidiendo cambio en Cuba Los derechos humanos son una cuestión espinosa que ha marcado las relaciones bilaterales. Cuba cómplice de esa organización. La urgencia de la petición no se debe solo al deseo cubano de comprobar la buena disposición de EE. UU. sino a que estar en la lista, en la que además de Cuba figuran Siria, Irán y Sudán, bloquea el acceso bancos internacionales. Compromiso de Obama El compromiso a ese cambio ya fue expresado públicamente por Barack Obama en diciembre, cuando hizo el sorprendente anuncio de que Washington y La Habana habían decidido abrir el proceso para el restablecimiento de relaciones diplomáticas. Lo estamos moviendo tan rápido como podemos, pero no creo que eso esté vinculado a la reapertura de las embajadas indicaron fuentes del Departamento de Estado. Después del primer encuentro celebrado el 21 y 22 de enero en La Habana, las delegaciones se reunieron en Washington para avanzar en los aspectos más funcionales de la reapertura de las embajadas (en las últimas décadas el rango de las respectivas legaciones era de sección de intereses El objetivo es llegar a un acuerdo antes del 10 y 11 de abril, cuando se celebra en Panamá la Cumbre de las Américas y se espera el primer contacto directo de Obama con el presidente cubano, Raúl Castro. Estados Unidos y Cuba mantuvieron ayer en Washington su segundo encuentro en el marco de las negociaciones formales abiertas para el restablecimiento de relaciones diplomáticas. Aunque la discusión se centraba en asuntos técnicos sobre la reapertura de las respectivas embajadas, Cuba insistió en la urgencia de que la isla sea retirada de la lista que tiene EE. UU. de países que apoyan el terrorismo. Washington sostiene que el proceso para retirar a Cuba de esa lista, en la que fue incluida en 1982 por dar cobijo a ETA y a las FARC colombianas, requiere su tiempo. En concreto, el Departamento de Estado está siguiendo los pasos requeridos para revisar esa inclusión y, una vez se apruebe, sacar a Cuba, habrá un plazo de 45 días para que lo ratifique el Congreso. ¿Cómo podemos explicar al pueblo cubano, al estadounidense y al resto del mundo que los dos países han restaurado relaciones mientras Cuba sigue en esa lista? preguntó Gustavo Machín, vicedirector para las relaciones con EE. UU. en el Ministerio de Exteriores cubano. Entre los argumentos esgrimidos está que ni siquiera España, víctima del terrorismo de ETA, considera a Acceso a los bancos Estar en la lista con países como Siria, Irán o Sudán bloquea el acceso a bancos internacionales Para entonces, en cualquier caso, no habrá aún intercambio de embajadores, pues el nombramiento por parte de EE. UU. puede demorarse en su trámite en el Senado, dadas las reticencias mostradas por algunos dirigentes republicanos. Para la reapertura de las embajadas, Washington reclama que sus diplomáticos puedan viajar libremente por la isla. Hoy tienen restringido sus movimientos a la capital, como en correspondencia ocurre con los diplomáticos cubanos en Washington. EE. UU. también pide que los ciudadanos de la isla puedan acceder sin problemas a su embajada. La reanudación de las relaciones diplomáticas no significa el levantamiento del embargo económico impuesto por EE. UU. a Cuba, aunque Obama ya ha aprobado varias medidas para aliviarlo. Para eliminar el embargo se requiere la aprobación del Congreso.