Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 PRIMER PLANO 28- F Entrevista Hijo Predilecto El director y guionista de La Isla Mínima, gran triunfadora de los Goya de este año con diez estatuillas, revela claves de la película y del cine SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es ABC Alberto Rodríguez Somos un pueblo que mira mucho atrás y poco adelante ROMUALDO MAESTRE SEVILLA Alberto Rodríguez Librero, 46 años, sevillano, estudió imagen y sonido en la Facultad de Ciencias de la Información en Sevilla. Seis películas y ninguna ha pasado desapercibida. La última, La Isla Mínima, con diez cabezones de Goya, ha encandilado a todos. Sorprende su agilidad de mente a la hora de responder. No duda. Va al grano. Pareciera como si antes de saber la pregunta ya hubiera meditado cuál era la respuesta más adecuada. Medalla de Andalucía 2013. Hijo predilecto de Andalucía 2015. ¿Le marcan esas distinciones? No solamente me marcan sino que tengo la sensación de que son un poco inmerecidas. Miro el camino recorrido y no creo que los logros hasta ahora hayan sido muchos. Si, por otra parte, esto sirve para que una generación se haga visible y, sobre todo, se avance para que se confíe en la gente que trabaja en el cine andaluz, fantástico. ¿Qué significa hoy en día ser andaluz? No lo sé, yo no soy muy partidario de los nacionalismos. Entiendo que comprende una forma de entender la vida y el mundo con la que a veces estoy muy de acuerdo y otras no. Probablemente esté muy alejada de los tópicos que se tienen fuera de lo que somos en realidad. ¿Cuál cree que son los males que más nos perjudican? Quizás somos un pueblo que mira mucho atrás y poco adelante. Eso es lo peor. Necesitamos abrirnos más hacia el futuro. ¿No cree que el espíritu andaluz de la Transición, cuando muchos veían la autonomía como una forma de desarrollo colectivo, ha muerto? No exactamente. El que uno se sienta orgulloso del sitio donde ha nacido o de una comunidad concreta no me parece mal, siempre que no se llegue al extremo. Ese espíritu sobre todo lo que trataba era de igualar un país que política y económicamente estaba muy descompensado, así lo entendía yo. Y creo que deberíamos seguir con el mismo espíritu crítico que en un momento dado hizo nacer ese movimiento. Uno de cada tres jóvenes andaluces quiere ser de mayor funcionario. Sonríe No conocía esta estadística. Es lógico, influye la situación económica actual, porque se entiende que un funcionario tiene un puesto fijo. Además, vuelve a sonreír tener un horario de ocho a tres es maravilloso. Ser funcionario del Estado no significa nada malo. Es cumplir un servicio público, me parece estupendo. Mis padres fueron funcionarios de una manera o de otra. Mi madre en la educación y mi padre en un ente público que era RTVE y yo los he visto levantarse muy animados todos los días y trabajar a destajo para salir adelante. Los jóvenes andaluces emigran al extranjero porque aquí hay poco futuro, ¿volvemos a una España en blanco y negro como la de los años 50 o no es comparable? Yo creo que una parte del problema es que una generación ha vivido en otro país distinto. Y ahora no hemos pasado al blanco o negro, pero sí a un sepia un tanto descolorido. Somos como un reflejo amarilleado por el tiempo si lo comparamos con lo que fuimos hace doce años. Mira, diría más, lo peor es la sensación que tenemos todos de empobrecimiento. En determinadas cuestiones en las que deberíamos ser ricos, como la de la Cultura o la Educación, desgraciadamente en España no se invirtió suficiente. Isla Mínima, triunfos máximos. ¿Qué se siente cuando se toca con los dedos el éxito y el reconocimiento? Si te soy sincero hace ya tres semanas o así de los Goya y yo no me he enterado muy bien de lo que ha ocurrido aho- La gente estaba tensa En el Kursaal me dí cuenta por primera vez que Isla Mínima iba a funcionar cuando entré en la sala y vi a la gente tensa Boyhood me hizo llorar Las películas me hacen llorar, no a moco tendido, pero sí una lagrimita; la última fue Boyhood ra al que se le escapa unas sonrisas es al entrevistador Siento que los demás están muy felices y eso me hace a mí muy feliz, pero no me ha dado tiempo todavía a digerirlo. Así que a lo mejor dentro de un par de meses diga ¡ay qué bien! No lo estoy viviendo con especial euforia, quizás sea por mi especial temple, como uno que no asimila muy rápido una noticia muy buena o todo lo contrario, muy mala. ¿Quedan aún muchos platós naturales para rodar no solo en Sevilla sino en Andalucía? Sí, sin duda. Andalucía es un territorio vastísimo, enorme, que por suerte conozco bastante bien. Durante seis años trabajé en la carretera haciendo reportajes. ¿No es casualidad que en los peores años de subvenciones del cine español, este deje más dinero en las taquillas? ¿La escasez de dinero agudiza el ingenio? No. Eso es una tontería y el que lo vea así se equivoca. Decirlo es una estrategia muy cicatera, de momento no se lo he escuchado a nadie. Habían dicho que con los pies fríos se pintaban mejores cuadros y yo creo que eso no es verdad. La crisis no es ninguna oportunidad ni agudiza el ingenio. Este año hemos tenido películas muy buenas, pero éstas son como el vino, hay años buenos y malos. El año pasado quizás tuvimos en conjunto filmes más flojos. Depende de los años y también del número de películas que se produzcan. ¿Qué se siente en una profesión donde el trabajo es tan desigual, tan discontinuo? Yo he sido afortunado porque más o menos he tenido continuidad a la hora de trabajar. Solamente sentí una vez en mi vida esos momentos donde el teléfono no suena. Pero sí, es muy injusto. Ahora, como las cosas van bien, mi teléfono no para de sonar y tengo que renunciar a un montón de trabajo porque realmente no puedo más, estoy agotado con todo lo que está ocurriendo. ¿Qué piensa del formato serie para televisión, con dos o tres temporadas y veinte o treinta capítulos? ¿Alguna de sus películas sería traducible a este género? Bueno, depende de que series estemos hablando. Si son las norteamericanas yo muchas veces veo un episodio y digo: se acaban de gastar más dinero que yo en dos películas. Una serie bien producida, bien escrita, bien pagada y con cierto sistema de riesgo me parece maravillosa. Para jugar en esta liga todavía nos queda, pero... bueno, tiempo al tiempo. Creo que la serie que nos ha encargado Movistar puede ser una buena oportunidad para empezar. Es un thriller ambientado en la ciudad de Sevilla del siglo XVI, un lugar asolado por una epidemia de peste bubónica ¿Cine en los cines, en dvd o internet? En los cines, nosotros hacemos películas para que se vean en las salas y creo que es como hay que verlas. Hace poco me comentaba Emilio Martínez Lázaro que una de las cosas por las que ha funcionado Ocho apellidos vascos es porque ha sido una experiencia colectiva. La gente la ha visto en una sala y se ha reído a la vez. El cine hay que verlo en una sala, es un sueño colectivo desde que la luz se apaga. No des-