Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es PRIMER PLANO 35 Cántame cómo pasó Reportaje 28- F fecha: 28- F. La presión era tan agobiante que Escuredo comprendió que el punto de ebullición política era el idóneo, el adecuado para pedirle a Suárez que lo recibiera en La Moncloa. Fotos quedan en las hemerotecas del regreso del presidente andaluz bajando del avión con el trofeo en su mano: había arrancado a Madrid una fecha para el referéndum, el 28 F. Rafael Escudero, presidente de la Junta de Andalucía, vota el 28- F No seas saboría... Carlos Cano fue una de las voces de la banda sonora de aquella época. Imposible acercarse a aquel tiempo sin encontrarse, a la vuelta de la esquina, con un balcón abierto desde el que se escapa de una radio la murga de los Currelantes, la Verdiblanca, la Sevilla que dijo adiós a Al Mutamid. Pero hay una que encierra y resume lo que fue aquella larga jornada del 28 F de 1980 en el Casino de la Exposición. El lugar donde se registraban los resultados por provincias del referéndum. Y quizás uno de los escenarios más agridulces de todo aquel proceso. Esa canción se llama Política no seas saboría y aquel granaino soñador y bohemio decía cosas como estas: Política no seas saboría y arrímate un poco al querer que no se escape la vida por la herida que abre el poder... El poder de Madrid había abierto una herida en Andalucía de agravio y desdén en la que, algunos sociólogos, han querido ver una de las causas de la innegociable tendencia durante todos estos años que el pueblo andaluz ha tenido por la opción del centro izquierda del PSOE, por encima incluso del desgaste del poder y los churretes de la corrupción. Se zancadilleó el proceso por lo civil y casi por lo militar. Sacaron a escena a Lauren Postigo para que proclama- El himno incansable líder jornalero, uno de los fundadores del Sindicato Obrero del Campo, que junto con un grupo de afines recorrieron más de trescientos kilómetros de nuestro suelo con una bandera de Andalucía en la mano y un mensaje claro para los que les escuchaban: sí al referéndum. Recuerda aquella epidemia emocional como un fenómeno desbordante, como una marea empujando en una misma dirección. Por Motril o cerca de Motril, un guardia civil me dijo dónde estaban las mejores paredes del pueblo para hacer las pintadas del si al referéndum recuerda Casero. Hoy, tanto tiempo después, se lamenta de que el campo andaluz vanguardia mundial en aceite y vino, no tenga más hijos predilectos de Andalucía. Miguel Camacho era un estudiante de Historia en la Hispalense y un simple militante de a pie en el PSA. Se encargaba de llevar libros sobre el andalucismo y de Andalucía de la librería El toro suelto por los pueblos. Era especialista en cartelería y vocerío. Conocía las mejores tapias de la ciudad. Y sabía cómo sacarles ventaja a sus adversarios políticos para quedarse con la mejor parte del muro y colocar los carteles. No se me borra de la cabeza el fervor de la gente. Era como si creyeran que agarrándose a la bandera se les solucionaría todos sus problemas. Por ahí están aún las fotos de aquellos días, cuando barrios como Los Pajaritos, El Cerro y Su Eminencia estaban repletos de banderas andaluzas. No te encontrabas un balcón sin la blanca y verde. Yo creo que aquel movimiento a favor del referéndum nació de abajo, del pueblo y empujó a los políticos. Y no al revés Camacho, pasado el tiempo, llegó a ser secretario provincial del PA y miembro de la ejecutiva. Otro anLa partitura del himno de Andalucía estaba en poder de una de las hijas de Blas Infante, María Luisa, que en 1976 se la cede al escritor e investigador del círculo de los narraluces José Luís Ortiz de Lanzagorta. Fue el pianista flamenco Pepe Romero quien leyó la partitura y la interpretó al piano la primera vez después de tantos años en silencio en una sesión privada. Un año después, tras haberlo grabado en 45 revoluciones por minuto el PSA de Alejandro Rojas Marcos, el periodista Enrique García, jefe de los servicios informativos de la Ser, lo emite por radio por vez primera en uno de sus espacios informativos. García abrió el informativo diciendo: Hoy tengo una gran noticia que daros. Y en control se pinchó el disco y sonó el Himno de Andalucía. Luego le expliqué a la audiencia lo que significaba para todos los andaluces aquella partitura que llevaba censurada y silenciada tanto tiempo. Oírlo fue para mi como el despertar del largo coma que el franquismo había inducido a Andalucía No se descartan algunas lágrimas de emoción. El himno emitido por Enrique García ya llevaba los arreglos oportunos para actualizar su acento musical que le había hecho Carlos Cano. Curiosamente, aquel disco, llevaba por la cara B un tanguillo del cantautor granadino que tenía un estribillo que decía así: aquí están los socialistas, los de la manita abierta, los que defienden su tierra del paro y de la emigración Los tiempos cambiaban, aunque el himno siguiera siendo el mismo. dalucista, José Luís Villar, entonces militante de base, se hizo durante aquellos días de campaña por el referéndum con la Derby de un amigo, a la que le colocó la bandera de Andalucía en el trasportín para llevar, entre sus piernas, una caja de octavillas por el sí, inundando toda la ronda de panfletos. El PSOE había fichado a María Jiménez para que le hiciera la versión cañí del reclamo de la campaña. Y dio con una imagen potentísima para el referéndum: un balcón con una maceta de geranios sobre la bandera andaluza y una El cantautor granadino Carlos Cano ABC