Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA SÁBADO, 28 DE FEBRERO DE 2015 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO REBAJAS CGPJ Que un magistrado se declare contrario a la ley no es motivo para que deje de ser juez N ARCO hay maravillas y también morralla, recreaciones sin gracia ni imaginación de viejísimas bromas dadaístas. En la tertulia de Ángel Exposito en Cope, Bieito Rubido comentaba ayer que en el futuro los profesores de arte mostrarán a sus alumnos algunas de nuestras admiradas performances e instalaciones como ejemplo perfecto del cuento del rey desnudo. En ARCO, un pícaro artista cubano tiene a la venta un vaso con agua por 20.000 euros. Todo ser humano, desde los tres años a los 103, es capaz de hacer eso: llenar un vaso con agua hasta la mitad y colocarlo sobre una tabla. Ante este tipo de gilipolleces (y disculpen la expresión, pero es imprescindible en aras del rigor) comisarios y galeristas se encargan de aportar el empaque intelectual a la obra, con una palabrería tan alambicada como huera. En este caso se alega que estamos ante una pieza única Buen argumento, que incluso sirve para convertir también en arte los pañales ya utilizados de un bebé. Pero en el futuro no solo se carcajearán y apenarán por nuestros vasos de agua de 20.000 euros. También arquearán las cejas con ironía al estudiar un gran avance de nuestro Derecho: España, la única democracia occidental donde puedes ser juez y decir que estás en contra de la legalidad vigente y trabajar activamente contra ella. Eso, y no otra cosa, ha venido haciendo en el último par de años Santiago Vidal, magistrado de la Audiencia de Barcelona desde hace dos décadas. Al calor del planazo de Mas y Junqueras para convertir a los prósperos ciudadanos catalanes en albaneses, el juez Vidal, de 60 años, se ha venido arriba y hace alarde público de su ideario independentista. Que un funcionario abogue por la destrucción del Estado que le paga y al que sirve es algo singular, chocante. Pero Vidal no se queda ahí, es además uno de los redactores de la llamada Constitución Catalana Es decir, trabaja activamente contra la primera de nuestras normas de convivencia, la Carta Magna de 1978, sobre la que reposan nuestras libertades, derechos y deberes y a la que prometió fidelidad. Tras la ritual y deprimente peleíta de conservadores y progresistas, Vidal no ha sido expulsado de la carrera judicial por el consejo del gremio. Solo se le suspende por tres años. Es a las claras una decisión absurda y corporativista. Vidal tiene todo el derecho a pensar como quiera, pero lo que no se sostiene es que pueda volver a ser juez cuando actúa públicamente contra las leyes que lo obligan. Tan desdichada decisión guarda también relación con un problema específico de España: su izquierda actual vive de manera vergonzante la defensa de la nación; prefiere quedar bien con el nacionalismo, no me vayan a tildar de facha, que defender con energía las leyes que nos hacen libres e iguales. Vidal puede hacer con su vida lo que quiera, enrolarse en ERC, poner un stand en ARCO, ir al espacio en la nave de Richard Branson o luchar contra la expansión del cangrejo americano en el Delta del Ebro. Solo hay una cosa que no puede seguir siendo: un juez pagado por los impuestos de todos los españoles. E DESDE SIMBLIA JOSÉ CALVO POYATO 28 DE FEBRERO El Día de Andalucía surgió como cita reivindicativa que con el paso del tiempo ha perdido su origen por otro de carácter festivo L Día de Andalucía quedó institucionalizado el día 28 de febrero, tras una breve pugna con el 4 de diciembre- -en esa fecha del año 1977 tuvieron lugar grandes manifestaciones en las más importantes ciudades andaluzas, reclamando autonomía para Andalucía- al considerar el PSOE de Alfonso Guerra- -por aquellas fechas estaba empecinado en el exterminio del Partido Andalucista- -que era más adecuada para tal efemérides la fecha de celebración del referéndum del año 1980. Fue aquel un referéndum, plenamente constitucional, cuestión que parece necesario aclarar en los tiempos que corren. Lo convocó el gobierno de España, entonces presidido por Adolfo Suárez, aunque fuera a regañadientes. Tanto es así que el gobierno convocante, curiosamente, pedía a los andaluces que no acudieran a votar porque aquel no era su referéndum Algún día alguien tendrá que escribir una historia de los referéndums en la España contemporánea. Han sido utilizados con los más variados propósitos, incluidos los que no han llegado a celebrarse. El Día de Andalucía surgió como una fecha reivindicativa. Pero con el paso de los años ese origen reivindicativo ha desaparecido, sustituido por el carácter festivo que hoy tiene la celebración. Desde el gobierno andaluz se han ador- E mecido las reivindicaciones- -tiene su mérito- como ha ocurrido con tantas otras cosas en un sistema que ha convertido la subvención en la adormidera de iniciativas. Si queda alguna reivindicación está dirigida, caso de que el gobierno de España tenga un color diferente al que impera en Andalucía, a culparle de los males que aquejan a Andalucía. Han trascurrido treinta y cinco años desde que se celebró aquel referéndum, cuyo resultado dio vía libre a las autonomías, no sólo a la andaluza, para desarrollarse por el artículo 151 de la Constitución en lugar de hacerlo por la vía del 143. El artículo 151 estaba reservado en exclusiva, así lo pactaron Abril Martorell y Alfonso Guerra, para las llamadas comunidades históricas. Aquella generalización de la vía autonómica por el artículo 151, irritó sobremanera al catalanismo de Jordi Pujol, que vio como se esfumaba lo que entonces se denominaba el hecho diferencial catalán. Ese tercio de siglo largo, que contamos desde aquel 1980 nos ofrece la imagen de una Andalucía, que más allá de la propaganda del PSOE, presenta ribetes lamentables. Nuestro PIB sigue siendo muy inferior al de la media nacional e incluso ha agrandado dicha diferencia en este tiempo. Lo mismo ocurre con la renta per cápita de los andaluces. El fracaso escolar es en Andalucía muy superior a la media nacional y los porcentajes de paro- -una lacra endémica- -está diez puntos por encima de la media española, situándose en los niveles más altos de Europa. Los escándalos de corrupción, y de mal empleo del dinero público sacuden al gobierno, que en este momento tiene imputados a dos ex presidentes y a una larga lista de altos cargos de la administración autonómica. Hay, pues, poco que celebrar y mucho que reivindicar en materias muy importante, principalmente a quienes gobiernan Andalucía porque son ellos quienes tienen las competencias. Este día de Andalucía llega en vísperas electorales. Los andaluces están llamados a las urnas, por decisión muy personal de la presidenta, Susana Díaz, el Domingo de Pasión. Sin más comentarios.