Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2015 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Proyectos La crisis en el PSOE JOSÉ MARÍA CARRASCAL SENCILLAMENTE, ASESINOS Los yihadistas nos han declarado la guerra sólo por lo que somos y nos matarán por la sencilla razón de existir La logística, teoría y práctica Cinco años después de abrir sus puertas, el Área Logística de Córdoba- -antes Parque Logístico- -presenta una muy pobre ocupación que no llega a un tercio del espacio disponible. Resulta paradójico que uno de los potenciales de la ciudad, al decir de todos los expertos, tenga unos resultados tan escuálidos tras invertirse 22 millones de euros en el proyecto. La Junta apela a la ausencia de inversiones aunque lo cierto es que nunca se ha producido una apuesta, política y global, por sacarle todo el partido posible a Córdoba como cruce de caminos. Sánchez presume de escoba mientras crecen los herejes Ya estamos cambiando y limpiando el PSOE La frase fue ayer el mensaje principal de Pedro Sánchez, que no deja pasar ocasión para exihibir la operación de saneamiento de la estructura del partido que ha comenzado con la laminación de Tomás Gómez. Pasan los días y el secretario general sigue sin obtener un solo apoyo referencial dentro de los barones del partido. Muy al contrario, no cesan de abrirse herejías al sanchismo Ayer fue Amparo Valcarce, a quien habíamos perdido la pista desde los tiempos del zapaterismo quien plantó cara a Ferraz y se movilizó (de parte U N terrorista es un asesino, un criminal, un homicida vesánico. No un defensor del pueblo Ni un soldado de Alá ni de cualquier otra causa política o religiosa. Ninguna religión o política que merezcan ese nombre justifica asesinar a inocentes, como ocurre en este caso. Justo al contrario: se trata de individuos que aprovechan la religión o la política para dar rienda suelta a sus instintos asesinos, como otros se escudan en la patología, los genes o la injusticia social para justificar la violencia machista o la pederastia y, ya en un plano general, algunos aprovechan las manifestaciones para el pillaje. Se les descubre por su incapacidad de arrepentimiento ante el daño causado, por su indiferencia ante las víctimas, por su mirada dura y altanera. En España tenemos amplia experiencia con este tipo de asesinos, no voy a decir profesionales para no frivolizar sus delitos, sino asesinos por naturaleza. Han nacido lobos para con sus semejantes y lobos morirán. Últimamente han dejado de matar, pero no por haber dejado de ser asesinos ni por el acoso policial, sino por algo mucho más triste, aunque hay que reconocerlo para no engañarnos: porque ya han cumplido el papel que les habían asignado las cerebros de la organización criminal a la que pertenecían, que ahora ocupan altos cargos en las instituciones vascas. En este sentido, la tan proclamada derrota de ETA ha sido una victoria pírrica, que significa, contra lo que se empeñan los cronistas deportivos, no victoria mínima, sino derrota máxima. ETA no estará derrotada hasta que el nacionalismo vasco reconozca en voz alta los crímenes cometidos en su nombre y repudie a quienes los ampararon y consintieron. Algo para lo que falta aún mucho, si es que llega. Ahora es la entera sociedad occidental la que está amenazada por un terrorismo a escala planetaria. Los yihadistas nos han declarado la guerra sólo por lo que somos y nos matarán por la sencilla razón de existir. Quiero decir con ello que todos estamos amenazados y ninguno fuera de peligro. Basta que se encuentre en el lugar inoportuno en el momento inadecuado para que pierda la vida. El asesino puede ser el que se sienta a nuestro lado en el metro o la que espera detrás en la cola del supermercado. En Madrid o Copenhague. Todas las precauciones para evitarlo serán, pues, pocas, al ser imposible poner un policía al lado de cada ciudadano, y ni siquiera así. Aunque lo más triste de esta triste historia es que haya habido quienes, por razones no ya políticas, sino partidistas, no apoyaron en el Congreso medidas más estrictas contra esta amenaza global. Una confesión implícita de culpa, aparte de una solemne estupidez, pues el terrorismo islamista puede también alcanzarlos. Pero no por nada eran los mismos que daban cobertura a ETA durante los años del plomo. El nacionalismo mostraba así su verdadera faz: la de hipócrita justificador del crimen. Le guste o no. Amparo Valcarce, ayer EFE de Gómez) para frenar la llegada de Ángel Gabilondo. La casa de los líos. CARTAS AL DIRECTOR Para petanca, sí, para libros, no No hace mucho leía en ABC que a Susana Díaz en una visita a Madrid se le escapó que había que controlar las subvenciones que recibía hasta el más modesto club de petanca del último pueblo o sea, no se controlan. Una de las muchas del Gobierno socialista para mantener su red clientelar, una modalidad más de corrupción que bajo el paraguas de la atención social se dilapida el dinero público y se dejan de atender verdaderos casos de necesidad, paro, salud o enseñanza. Respecto a ésta última le oí decir a la presidenta que era gratuita para todos, alardeando en una televisión que Andalucía estaba a la cabeza y que no escatimaba en Educación; mentira por lo que sigue y que he contrastado. Es lamentable ver có- mo alumnos de tercero de primaria en adelante, 8 y 9 años, comparten libros de segunda o tercera mano, de tal forma que para desarrollar y estudiar ciertas tareas se ven obligados a usar libros nuevos y viejos al mismo tiempo, tarea no siempre fácil para alumnos de tan corta edad. Conocimiento del Medio se ha desdoblado en dos asignaturas, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, en teoría un libro por trimestre, pero los libros siguen siendo los mismos y al no estar diferenciados los temas hay que usar los tres simultáneamente. Así que menos alardear de no Contra el separatismo, iberismo Hartos de la retahíla de noticias que a diario nos bombardean los distintos medios de comunicación con las novedades que ingenian los dirigentes separatistas vascos y catalanes, propongo que algún partido político abandere la idea integrista del iberismo, es decir, la unión entre España y Portugal. Los movimientos iberistas tuvieron su máximo esplendor a finales del siglo XIX y principios del XX de la mano de los regeneracionistas, intelectuales agitados por el resurgimiento de una España en plena decadencia. No fueron corrientes aisladas. Planteamientos similares se dieron en otros países europeos como Italia o Alemania. Por ello no es descabellado pensar que estas iniciativas constituyeron los cimientos de la Comunidad Económica Europea y por consiguiente, del Euro y la UE. Aquel partido político que recoja en su programa electoral este planteamiento podrá rebatir que, ante plebiscitos secesionistas que puedan provocar la disminución de territorio, reducción del PIB o de población, el iberismo convertiría al nuevo país en el de mayor territorio de la UE y el quinto en población con 60 millones de habitantes, una potencia lingüística de 600 millones de personas o el control total de las relaciones con Latinoamérica. Las razones geográficas, culturales, lingüísticas y en buena parte históricas, se caen por su propio peso. El movimiento parece en marcha. Una serie de estudios de la Universidad de Salamanca han demostrado que el porcentaje de habitantes de ambos países a favor de una unión hispano- lusa crece año a año. Además, se están llevando a cabo proyectos de red de ferrocarriles de alta velocidad y otras infraestructuras de transporte; así como planes de cooperación en materia de I+ D. Se trabaja en la creación del Mercado Ibérico de la Electricidad y del Gas, y en una Plataforma Logística en el suroeste en la península. Ante el manido derecho a decidir reduccionista en regiones puntuales, planteo debates constructivos y consultas beneficiosas para todos los ciudadanos. ¿Qué partido político recoge el guante? RAFAEL GÓMEZ AGUILAR CÓRDOBA escatimar recursos públicos en la enseñanza mientras se obliga a los niños a ingeniárselas. Los recursos se distraen en la petanca que no es ninguna necesidad que haya que subvencionar, mientras que para libros, tan necesarios, no hay dinero. Así compra y se asegura los votos. El dinero público es sagrado y como tal hay custodiarlo, administrarlo y dar buena cuenta de él. El dinero que se distrae hace falta también para atender la sanidad, y no incentivar a médicos para que envíen menos pacientes a los especialistas. Las subvenciones, de haberlas, se