Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE LUNES, 16 DE FEBRERO DE 2015 abc. es ABC Susana Díaz preside en el palacio de San Telmo el primer consejo de Gobierno sin los consejeros de IUCA, el pasado día 27 EFE JULIO MUÑOZ ÁLVARO YBARRA PACHECO Director de ABC de Sevilla INESTABILIDAD PERMANENTE Los problemas estructurales de esta comunidad son de tal magnitud que pasarán décadas hasta emprender de nuevo la senda de la convergencia S i la gran volatibilidad con la que los sociólogos describen el panorama político no se decanta de forma contundente en las próximas semanas, algo que parece bastante improbable, Andalucía tendrá en abril su octavo gobierno en seis años. Aunque el pretexto para adelantar la convocatoria de las elecciones haya sido la inestabilidad del bipartito integrado por PSOE e IU, algo que a estas alturas ya nadie cree, será la incertidumbre la principal característica de la próxima legislatura. Este clima incierto, volátil e inestable vendrá determinado por la falta de mayorías absolutas, los escándalos de corrupción y la crisis sin precedentes del PSOE, que puede obligar a Susana Díaz a abandonar la política andaluza para ocuparse de los asuntos de enjundia nacional, aunque ahora lo niegue por activa y por pasiva. Y todo esto con Podemos de tercera fuerza parlamentaria. Con ocho gobiernos en seis años no se puede gobernar nada. A cada crisis del ejecutivo salpimentada por los escándalos de corrupción, a cada cambio presidencial a dedo le ha sucedido su correspondiente paralización de la Junta, la principal empresa de Andalucía, con todo lo que ello trae consigo. Pese a que hasta ahora las comunidades menos desarrolladas, como es el caso de Andalucía, acusaban más las crisis económicas y se recuperaban antes y a mayor ritmo en las etapas de bonanza ésta vez sólo se ha cumplido la primera parte del aserto. Aumentaron nuestras diferencias económicas con respecto a las comunidades más ricas desde 2007 pero crecemos por debajo de la media nacional en 2014, según los últimos datos de PIB publicados la anterior semana por el Servicio de Estudios del BBVA. Lamento ser pesimista pero uno diría que aquí lo único que permanece inalterable es el paro. Entre los andaluces, ya acostumbrados a que nos cambien el presidente sin consultarnos, empieza a cundir el desaliento y la fatalidad, por mucho que los nuevos profetas del populismo auguren la implantación del paraíso terrenal. Los problemas estructurales de esta comunidad son de tal magnitud y tanta es la inconsciencia sobre los mismos que pasarán décadas hasta emprender de nuevo la senda de la convergencia, aunque esta vez sin el dinero de los alemanes. Como dice Francisco Robles: Per secula psoeculorum. Amén aybarrapacheco