Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 TELEVISIÓN Y RADIO SHARE O NO SHARE LUNES, 9 DE FEBRERO DE 2015 abc. es tv ABC BEATRIZ MANJÓN Ahora es difícil ver al humano más allá del monstruo Entrevista LARGOYAS Rovira tenía el cogote rojo, como de haber ensayado también para la colleja a vida es corta; el arte, largo dijo Hipócrates. ¡Y sin ver los Goya! Casi a las dos de la madrugada terminó una gala que empezó a perder ritmo con el discurso de González Macho y se suicidó con Horrorgherty, con el dúo morenesco de chistosos que llegó cuando parecía que Andalucía se salvaba del tópico y un mini concierto de Poveda, doliente Katy Perry de nuestro Súper Bolo, para cuyo indudable talento no eran horas. No ayudaron los tediosos discursos, pese a demostrar Rovira que se podía contar mucho en un minuto. Con todo, la gala cosechó un 24,7 de cuota. Hubo elegante reivindicación en el Resistiré inicial, aun con cierta puesta en escena de función de fin de curso, y Banderas despolitizó de manera brillante premios pasados y venideros: La crisis es nuestro estado natural Solo Almodóvar, que colocó el Goya de Honor del malagueño mirando para él, como si le correspondiera, quebró el tono afable, aunque, esta vez, no se dio plano de reacción de Wert. Mejor lo hizo El Langui: Las escaleras son como el IVA, una jodienda Rovira, que tenía el cogote rojo, como de haber ensayado también para la colleja, tiró de habitual simpatía, un andalucismo gamberro con excesiva palabrota, interpelando a los actores, con mucha loa. No es Gervais, capaz de soltar: No quiero decir cosas que habéis hecho para llegar hasta aquí, no quiero ni mirar a Katie Holmes Pero no faltó autocrítica con sorna: Ya hemos hecho el número de claqué de la gala Menos mal que no hemos importado la Mani Cam, sin más consigna que exhibir manicura. El arte es largo y, a veces, remataría Machado, no importa. Andrew Lincoln Actor, protagonista de la serie The Walking Dead HELENA CORTÉS L D espués de abandonar el terrorífico (y caníbal) Terminus con alguna baja notable en el equipo, Rick y los suyos vuelven a su particular lucha por la supervivencia en un mundo tomado por los zombis en los nuevos capítulos de la quinta temporada de The Walking Dead que Fox estrena a partir de esta noche, a las 22.20 horas. La muerte de Beth dejó a la familia apenada y en uno de sus momentos más bajos explica Andrew Lincoln, Rick Grimes en la ficción, en conversación telefónica con ABC. Rick intentará dejar atrás el pasado y volverá al camino manteniendo su idea sobre cómo hay que vivir en este nuevo mundo. Además, muchos de los personajes se reinventarán a sí mismos. Será uno de los episodios más emocionantes desde la primera temporada, porque es casi un nuevo principio para la historia añade. Su personaje lleva cinco temporadas al mando de un grupo de supervivientes que ha sufrido numerosas bajas pero también incorporaciones como la del sargento Abraham Ford (Michael Cudlitz) el Dr. Porter (Josh McDermitt) Rosita (Christian Serratos) Tara (Alanna Masterson) y el padre Gabriel (Seth Gilliam) Rick es alguien en el que los demás buscan reflejarse. El grupo confía en él, es muy democrático y sabe escuchar. Se deja aconsejar por personajes con experiencia, como Glenn y Michonne continúa Lincoln, que confiesa que su personaje ha tenido tal evolución que siente que lleva muy poco interpretándolo. De hecho, le cuesta elegir las escenas más impactantes. Quizás la aparición de todos esos zombis a caballo en Atlanta, la muerte de Sophia, de Lori... Básicamente todas las muertes recuerda. La búsqueda de un lugar seguro ha llevado al límite a los supervivientes Lincoln, en una imagen de la quinta temporada FOX Una serie para adultos La violencia no busca impactar, sino mostrar la desesperación de los personajes a lo largo de estas cinco temporadas (y los llevará al menos durante una sexta) de tal forma que en la serie en muchas ocasiones los seres humanos son más monstruosos que los propios zombis. Al principio los personajes veían algo de humano en el monstruo. Ahora el entorno ha cambiado y es difícil ver si hay un humano más allá del monstruo aclara el actor. De hecho, el piloto de esta temporada incluía no solo asesinatos zombis, sino también decapitaciones y canibalismo, situaciones que causaron un gran impacto en el público. Aunque es una serie para adultos, nos tomamos la violencia muy en serio. No buscamos impactar a la audiencia, sino mostrar las situaciones límite y desesperadas de los personajes que les llevan a comportarse así. Cuando leí que Rick tenía que morder a Joe me horroricé, pero vi lo que había pasado para llegar a ese punto. Era un hombre intentando proteger a sus hijos y haría cualquier cosa por ellos. En estos episodios habrá más ataques porque es una serie de zombis, pero también violencia psicológica confiesa Lincoln. Fenómeno fan El primer episodio de la quinta temporada obtuvo 17,3 millones de espectadores en EE. UU. Fue el estreno más visto de la televisión por cable, un éxito repetido en todo el mundo. Intento desconectar y no fijarme en la repercusión de la serie. En cierto modo, lo bueno de trabajar en Atlanta es que nos podemos alejar del ruido y centrarnos en desarrollar la historia sostiene Lincoln. La clave del éxito, además de la acción y los zombis, es hablar de gente ordinaria que se enfrenta a situaciones extraordinarias, unidos por un objetivo común: sobrevivir