Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 9 DE FEBRERO DE 2015 abc. es cultura CULTURA 79 Javier Gutiérrez Tendré que empezar a creérmelo, aunque no voy a ser tan cool de colocar el Goya en el cuarto de baño Nerea Barros La isla mínima se merece un reconocimiento especial. Alberto ha hecho una película maravillosa Me siento como una principiante, creo que todo está por venir Bárbara Lennie, mejor actriz por Magical girl dice que ahora necesita centrarse J. S. C. MADRID OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE A LA HORA DEL OSCAR a ser tan cool de colocarlo en el cuarto de baño Pero, al contrario de lo que se suele decir en este tipo de ceremonias, Gutiérrez sí ha soñado en alguna ocasión con una noche de estas características. Alguna vez nos tenía que tocar algo así. Yo siempre que lo veía desde casa y me encontraba películas triunfadoras y actores con grandes personajes, muy bien dirigidos y en guiones excepcionales, me decía: ¿Cuándo me tocará a mí? Pues mira, ha sido este año Las buenas cifras del sector permitieron que la gala tuviera un tono menos reivindicativo que otras veces. Se aludió al IVA pero no hubo la tensión de ediciones pasadas, por lo menos de puertas para dentro. Este año no se podrán quejar los gobernantes de que hemos sido pedigüeños, de que nos han tenido que salvar, etcétera reclamaba Gutiérrez Montoro decía que nuestro cine era de pésima calidad y que por eso los espectadores no acudían a las salas. Ahora ya no puede decir nada de eso. De hecho, ya no habla del cine español. Podría felicitarnos por lo menos El arte no descansa La alegría de la celebración dio paso ayer a una jornada de trabajo. Como el arte no descansa, el intérprete dedicó parte del domingo a memorizar nuevas secuencias de Águila Roja Hoy a primera hora continuaba con el rodaje de la exitosa serie. Nerea Barros (La Coruña, 1981) estrenó una noche gloriosa para Las isla mínima con su premio a la mejor actriz revelación. Es una cosa muy seria esto reconocía después de recoger su galardón. Ser premiada en el año de Magical girl Relatos salvajes Ocho apellidos vascos El Niño y Loreak es increíble. Son películas maravillosas, aunque para mí La isla mínima se merece un reconocimiento especial. Sobre todo por Alberto Rodríguez porque después de 20 años ha hecho una película maravillosa, luchando cada año por mejorar Al igual que Javier Gutiérrez, ella también vuelve hoy al trabajo. Conversará por videoconferencia con el director de la serie que va a hacer en la televisión gallega para ultimar detalles de su personaje. Su Goya ya descansa junto a los premios Ondas de su novio, Juan Ibáñez. Bárbara Lennie (Madrid, 1984) era clara favorita a llevarse el Goya y fue de las últimas en aparecer por la alfombra rosa. Se hizo esperar y fue de blanco, como la novia de esta inmensa boda gitana en la que se han convertido los premios de la Academia. Ensayos, entrevistas, fotos y más fotos, con todo pareció divertirse la mejor actriz protagonista de 2014 por su papel en Magical girl de Carlos Vermut. Muchos esperaban que hiciera doblete con el Goya a mejor actriz de reparto por su aparición en El Niño pero ella no contaba con ello: Habría sido extraño En las últimas semanas, Lennie ha escuchado su nombre como ganadora en los premios Feroz y en los Gaudí. Se había acostumbrado a subir escaleras y pronunciar discursos, pero lo del sábado le superó. Menos mal que había pensado previamente en algo, porque si no, no habría dicho ni hola, ¿qué tal? buenas noches Uno cree que lo tiene controlado pero es falso. Uno tiene que estar ahí arriba, porque impone y te pones nervioso Para muchos, esta madrileña ha sido todo un descubrimiento, poco menos que una aparición. Todavía no ha asimilado el año que lleva. Ahora mismo no he tenido tiempo de pensar en nada. Ni siquiera soy capaz de recordar bien lo que he dicho, imagínate reconocía a su llegada a la zona de prensa. Solo pensaba en lo que había pasado minutos antes, me he estrellado contra un cristal, tenía la boca seca... He intentado recuperarme del shock Después de su doble nominación muchos apuntarán en su agenda el nombre de Bárbara Lennie. De momento, tiene trabajo para lo que queda de 2015. El mejor año del cine español en mucho tiempo ha coincidido con su consagración para el gran público. Que todo haya salido así este año tiene que ver con que las películas han gustado, con que a la gente le han interesado, han tenido más dinero para ir, ha habido ofertas de cine a cuatro euros durante más días... Ha sido un cúmulo de cosas Me siento como una principiante asegura creo que todo está por venir, que todo está por delante Después de varias semanas dedicadas a viajes, entregas de premios y compromisos con la prensa, espera recuperarse bien de todas las emociones vividas. En general, después de un momento muy pleno, siempre me da un bajón tremendo. Y seguramente el lunes por hoy esté diciendo ¿qué ha pasado? Pero bueno, quiero poder concentrarme, leer tranquilamente y ver películas. Necesito centrarme y espero empezar a estudiar un poco E ISABEL PERMUY Bárbara Lennie besa el Goya a la mejor actriz protagonista l mejor año del cine español se merecía ese plus de paciencia (el tiempo es paciencia) para regalarse la mejor celebración. Tan buena fue la ceremonia de los premios Goya que se emparentó más que nunca con la del Oscar, por la hora más que nada: se conoció el Goya a la mejor película en su mismo huso horario, ése en el que se tejen las legañas. Y con la excepción de un par de impertinencias de Pedro Almodóvar, que cada vez le cuesta más trabajo ponerse en sintonía con su alrededor, la gala fue un modelo de gracia, emoción, respeto a sí misma y a los demás (si a uno no le incomodan la batería de tacos blancos de Dani Rovira) y de justicia cinematográfica. Sobre esto último hay que aclarar que sabemos que era un año excepcional de cine español porque, sin sobrarle ni un solo Goya a la gran triunfadora, La isla mínima a uno le queda la impresión de que le faltaron algunos a otras películas inmensas, como Magical Girl El niño Loreak Relatos salvajes y, por supuesto, Ocho apellidos vascos ese mirlo blanco que ya nunca debería faltar nunca en la cosecha anual de cine español. Ni un solo reparo a la lista de ganadores elegida por la Academia, pero si nos fijamos en los que se quedaron en la antesala de la victoria, veremos que ha sido un año excepcional y que, en cualquier otro, hubieran conseguido el Goya sin rechistar. Un Goya clarísimo que no ganó José Sacristán porque clarísima y justamente lo ganó Karra Elejalde; como clarísimo es el que no ganó a mejor actriz novel Ingrid García Jonsson por Hermosa juventud o Natalia Tena por 10.000 Km. porque se lo dieron justamente a Nerea Barros La isla mínima En cada apartado había otros justos ganadores que la excelencia del cine del año los relegó. Una aparición al cine de un director novel como Curro Sánchez Varela Paco de Lucía, la búsqueda sólo podía ser despremiada por la de otro tan sobresaliente como él, Carlos Marques- Marcet, y su sorprendente entrada en campo con 10.000 Km. En fin, que hemos vivido un año de cine en el que había menos goyas que goyescos. Y la gracia y comodidad de Dani Rovira en el escenario (y del escenario con Dani Rovira) hizo tan divertido y llevadero el tiempo bruto que nadie cayó en que nos lo había metido con IVA.