Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE LUNES, 9 DE FEBRERO DE 2015 abc. es ABC El cine español cambia el guión de los Goya Demandas económicas Empresa, no política JESÚS LILLO No hay sector de la industria, por poderosa que sea y sobrada de contratos que vaya, de la Anfac a Seopan, pasando por Unesa, que desaproveche la oportunidad de barrer para casa y cantarle las cuarenta al ministro del ramo, sea de izquierdas o derechas, cuando se le pone a tiro. El gremio del cine no puede ni debe ser la excepción en una España en la que cada cual pelea por lo suyo y demanda mejoras que, en el fondo y la superficie, son exclusivamente económicas. El discurso institucional de González Macho en la gala de los Goya no muy distinto en las formas al de cualquier patrón del Ibex es el modelo a seguir por unos intérpretes y realizadores que, por lo visto el sábado, van camino de asumir su condición de profesionales de un sector industrial y de superar la de miembros de una secta mesiánica y generalista. La irrupción de una extrema izquierda que vive en una permanente y televisiva gala de los Goya actores revelación ha contribuido a poner al gremio del cine ante el espejo de su propia irrealidad y a alejarse de un discurso cuya demagogia se aprecia mejor desde la distancia. El populismo de granel y batalla que ha ensombrecido la reciente historia de los Goya tiene ahora sus propios productores ejecutivos y se proyecta fuera de las salas de cine. Superados por el negativo de su particular peliculón, y en un año en el que no les ha ido mal en taquilla, los actores se han planteado un cambio de escena para ceñirse a un papel que los haga creíbles y fuertes. Como defensores de su industria, y frente a Wert o quien le suceda, tienen todas las de ganar. Como salvapatrias, en cambio, están perdidos. En ese terreno, que fue suyo, hay gente que ahora actúa mejor que ellos. CULTURA