Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4.2.2015 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.196 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. 15063 8 424499 000020 EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Buda entra en los fogones La cocina sana y armónica de los templos budistas cobra nuevos bríos en Corea del Sur, un país donde más de la mitad de los jóvenes sufre estrés IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL BAR Se hunde el bar de Periodismo, en cuyos estudios la orquesta de Carrillo sigue tocando su Poltergeist evantado sobre el arroyo Cantarranas, se hunde el bar de Periodismo, que era como el Titanic de la Complutense, en cuyos estudios Hammer la orquesta de Carrillo sigue tocando su Poltergeist ...y don Manuel Alvar dijo la presentadora de TV. ¡Eso, todos al bar! refitoleó Bryce Echenique, el otro invitado. Uno hizo periodismo en ese bar, donde bebíamos porque las estrellas eran crueles, y el mundo, tan ocioso como una peonza. El dinosaurio de Podemos ya estaba allí: eran igual de turras, sólo que en vez de por Chávez rezaban por Ceaucescu, que les pagaba el veraneo en Constanza. Entonces no se hablaba de lucha antifranquista: estaba la cosa tan reciente que nadie tenía el morro de inventarse un pasado. De antifranquismo se habla ahora, cuando, gracias a dos damas de acrisoladas virtudes, se cumplen los dos sueños de Franco: acabar con los comunistas, obra de Tania Sánchez, señora de Iglesias, y ni un trabajador sin bicicleta obra de Ana Botella, señora de Aznar. ¡Quién nos lo iba a decir en aquel bar! En el Apocalipsis se nos recuerda que tras la venida del Mesías hasta el mar se secará. Si, como nos vende la TV, el nuevo mesías fuera Pablemos, embolicado, como Ramiro Ledesma, con la conquista del Estado porque, como José Antonio, no es ni de derechas ni de izquierdas y está a nada de gritar, como Petón, ¡Arriba España! (en Sol ya gritó el sábado ¡Viva Grecia! hasta el arroyo Cantarranas se secará, y, bien asentado, el bar de Periodismo podrá seguir acogiendo en su barra a los estudiantes. El costumbrismo sostiene que las palabras gastan su brillo como las monedas y que éste es el secreto de que las tabernas se llamen bares, y los bares, universidades. Los estudiantes se aburren de ir un año y otro año al bar, pero si de pronto el mismo local y las mismas bebidas pasan a denominarse universidad se sigue yendo más alegremente, con la ilusión de que se ha cambiado de costumbre. L La monja budista Wookwan ha popularizado la cocina de templo en Corea del Sur llers con sus mejores recetas y viaja por el mundo divulgando sus secretos para vivir más y mejor. orea del Sur echa mano de Wookwan ha aterrizado esta semauna tradición culinaria de na en España de la mano de Korean dos mil años de historia Food Foundation para participar en para paliar una enferme- Madrid Fusión, la gran feria gastronódad del siglo XXI. La co- mica que hoy cierra sus puertas en el cina de templo como se Palacio Municipal de Congreso. En el conoce popularmente, ha salido de los templo no se tira ni el agua que fluye fogones de los monasterios budistas de los ríos. La filosofía de esta cocina para adentrarse en el circuito gastro- es aprovechar cualquier ingrediente nómico comercial, ganando miles de explica la monja a ABC. Solo está seguidores que buscan una alimenta- prohibido comer productos animales ción más simple y más sana en la era e ingredientes picantes como la cebodel fast food El resurgimiento de lleta, el ajo, el cebollino o la barnardia este arte culinario, que prohíbe todos japónica. Estas especies son muy fuerlos alimentos vinculados al deseo, la tes para el cuerpo. Si las comes crudas angustia o el odio tiene generan odio y si las inEl jang o sentido en un país dongieres cocidas despierde más de la mitad de los fermentación de tan la ambición añade jóvenes sufre estrés en su la gurú. la soja es el vida diaria. ingrediente Receta antiestrés Entre los más ardienclave y la base tes defensores de esta del movimiento El recetario templario ha nueva ola se encuentra pasado de generación en slow food la monja budista Woogeneración desde los kwan, una de las chefs estiempos de Buda. Todo trella de la cocina de templo La ere- esto data de hace dos mil años. Pero mita, que es monja mayor del claustro cuando el confucianismo irrumpió en de Gameun, en Gyeongju, dirige el ins- Corea del Sur, el budismo quedó reletituto de gastronomía templaria de gado a los templos. Los monjes huyeMahayeon, imparte clases en el insti- ron a las montañas y estas recetas a tuto de investigación de cocina surco- base de plantas y hojas permaneciereana tradicional de la Universidad de ron resguardadas allí durante todos Dongguk, ha publicado dos best- se- estos siglos dice. MARTÍN BIANCHI MADRID ÓSCAR DEL POZO C En Corea, un país donde la población estudiantil es la más insatisfecha y deprimida de la OCDE, el mensaje de armonía alimenticia de los templos está ganando adeptos. Desde hace poco más de medio siglo la sociedad surcoreana ha comenzado a comer mucha carne. Ahora los jóvenes ingieren comida en exceso y eso rompe el equilibrio entre el cuerpo y la mente y genera enfermedades de todo tipo. Por eso está en auge la slow food la comida ligera y simple. Y no solo en Corea. Vemos muchos países de Occidente que se están sumando al movimiento slow food reconoce la cocinera. El jang o fermentación de la soja coreana, ingrediente clave de la cocina templaria, es precisamente una de las bases del slow food La cocina de templo rescata los ingredientes de la montaña y del campo, lo que ofrece la naturaleza en cada temporada del año. El jang limpia la sangre contaminada por el exceso de carne y la comida rápida. La soja fermentada aclara la mente, ayuda a la digestión y purifica el organismo revela. Aunque no hay un plato estrella, Wookwan explica que la base de esta dieta es la verdura de temporada encurtida que se puede comer durante todo el año. El problema ahora es que la gente vive para comer, en vez de comer para vivir. Hay que comer muy poco, ese el secreto de la felicidad Palabra de Buda.