Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE FEBRERO DE 2015 abc. es deportes DEPORTES 63 El Barça, en el banquillo Dos presidentes imputados en un año El juez cita a declarar a Bartomeu el 13 de febrero por fraude en el fichaje de Neymar LUIS P. ARECHEDERRA MADRID l fichaje de Neymar, además de traer goles, ha obligado al Barcelona a jugar en los tribunales. El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz imputó ayer al actual presidente del club, Josep María Bartomeu, por no tributar los pagos realizados en 2014- -con él al frente del Barça- -ligados a la contratación del brasileño. Su predecesor Sandro Rosell, y el club, como persona jurídica, ya estaban imputados por irregularidades fiscales similares cometidas en los años 2011 y 2013. El magistrado, que tomó esta decisión después de que la Fiscalía pidiese investigar un supuesto fraude fiscal de 2,84 millones en el ejercicio 2014, citó a declarar a Bartomeu el próximo 13 de febrero, dos días después de que el equipo juegue la ida de las semifinales de Copa contra el Villarreal. Ruz atribuye al actual presidente un supuesto delito contra la Hacienda Pública, del que también responsabiliza al Barça, que tendrá que acudir a declarar a través de un representante el mismo 13 de febrero. El club conocía, según el fiscal, que tenía que realizar las retenciones oportunas. Las irregularidades en las que está implicado Bartomeu consistieron en que el Barcelona dejó de pagar a Hacienda 2,84 millones por las retenciones de IRPF correspondientes a 2014 de diversos pagos relacionados con algunos de los contratos firmados para fichar al jugador brasileño, según se recoge en un informe de la Agencia Tributaria que aporta el fiscal. El club no abonó 2,6 millones por un pago de 5 millones derivado de un contrato por el que el Barça reconocía su obligación de abonar a Neymar 40 millones si incumplía el pacto inicial. Y dejó de pagar al Fisco 245.700 euros por pagar al delantero brasileño sus derechos de imagen correspondientes a 2014 y por retribuir al padre por ser el representante del futbolista. Aún así, el juez rechazó la petición del fiscal José Perals de abrir una pieza separada para investigar a Bartomeu. Ruz argumenta en el auto que las nueva diligencias pueden ser practicadas sin demora y que hay elementos que conectan esta investigación con la principal. Al final, las irregularidades tienen que ver con los mismos hechos: las operaciones y contratos E INÉS BAUCELLS 3 de junio de 2014, Rosell El expresidente, a quien el fiscal acusa de idear la forma fraudulenta por la que se fichó a Neymar, fue imputado cinco meses después de dimitir 3 de febrero de 2015, Bartomeu El juez imputó ayer por irregularidades fiscales a Josep Maria Bartomeu, al mando del Barça desde que dimitió Rosell el 23 de enero de 2014 ideados para atar al jugador- -que lleva 15 goles en Liga- -y los impuestos que se dejaron de pagar. Esta decisión del juez, quien pidió al Barça que aporte los certificados de retenciones del pago del fichaje y un nuevo informe a la Agencia Tributaria, significa que el proceso de Bartomeu irá de la mano del de Rosell y retrasa la apertura de juicio. El fiscal pidió a Ruz que lleve a juicio a Rosell y al Barca por dos delitos fiscales y un delito societario en el caso del expre- Pagos ocultos a Hacienda El fiscal acusa al Barça, a Bartomeu y a Rosell de delitos fiscales en la contratación de Neymar Enjuiciamiento conjunto El juez rechaza abrir una investigación separada para Bartomeu por la conexión de los hechos sidente. Según el fiscal, Rosell, que dimitió el 23 de enero de 2014, ideó esconder el pago del fichaje en múltiples contratos para ocultar las cifras reales y formuló la operación de manera que el club esquivara a Hacienda. Esos impuestos que el club dejó de abonar suman 12,14 millones: Rosell responderá por los 9,3 millones defraudados en 2011 y 2013; y Bartomeu, por los 2,8 millones de 2014. El club, que deberá pagar en total 94,89 millones por Neymar, responderá por todo. Rosell dimitió por menos de lo que resiste Bartomeu X. HERNÁNDEZ BARCELONA La imputación de Josep Maria Bartomeu por el caso Neymar puso en evidencia que en ocasiones la justicia ordinaria puede ser mucho más rápida de lo que la tradición indica. Fue un visto y no visto. No habían pasado dos horas de la reacción pública del Barcelona ante la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional cuando el juez Pablo Ruz llamó a declarar al presidente azulgrana por un presunto fraude fiscal de 2,8 millones de euros. De poco sirvió que el club se descol- gara con un comunicado para poner de manifiesto su sorpresa, indignación y total desacuerdo con el último giro de un proceso que empezó hace más de un año a partir de una querella del socio (crítico con Sandro Rosell) Jordi Cases. Precisamente, el expresidente dimitió por menos (se fue después de que el juez admitiera a trámite la demanda) de lo que ahora tiene encima Bartomeu, cuya intención, pese a verse imputado, es seguir en el cargo y no abandonar la carrera electoral que él mismo puso en marcha el pasado 7 de enero. De hecho, para muestra de su pauta de comportamiento, merece la pena rescatar esta reflexión de hace solo unos meses: Una imputación no significa nada más que ir a declarar el día que te toque Otra cosa no, pero a Barto resistencia no le falta. Por lo visto, tampoco va mal de serenidad y prudencia que según lo que se escucha en el Camp Nou serán dos máximas muy presentes en la estrategia que el Barça llevará a cabo para defender sus intereses. De momento, la postura sigue firme: El proceso del fichaje de Neymar fue realizado sin ánimo de vulnerar la ley en ninguno de sus preceptos