Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 4 DE FEBRERO DE 2015 abc. es familia FAMILIA 53 dad son capaces de asumir grandes cargas de trabajo corrobora José Ramón Gamo, director técnico de la Fundación Educativa Activa y director del Centro de Atención a la Diversidad Educativa. Brugué incluso advierte de que un TDAH compensado puede considerarse un factor evolutivo positivo y hasta una gran ventaja Por este motivo, concluye el psiquiatra del Hospital Universitario Vall D Hebrón, cuanto antes lo tratemos y hagamos el abordaje completo para que no presente trastornos en el comportamiento, mejores resultados conseguiremos Entre un TDAH constructivo y uno destructivo en realidad solo hay un paso: el diagnóstico precoz y un tratamiento multidisciplinar que implique a profesionales de la medicina, la psicología, la educación y la familia GONZALO SÁNCHEZ 24 AÑOS Supe que no estaba loco cuando tuve el dictamen en la mano De niño Gonzalo hablaba mucho, era muy desorganizado, empezaba algo y nunca lo acababa... relata. Mis padres iban al colegio a hablar con los profesores, pero no acaban de dar con el problema. Yo pensaba: quiero escuchar pero no puedo. No sabía ni como decirlo A los trece años ya había desarrollado los primeros problemas de comportamiento. Para mi era imposible estudiar o concentrarme, ni en casa, ni en el colegio. Pero yo sabía que no era tonto Hasta que a los 15 años, él mismo se empezó a marginar, porque se sentía diferente del resto. Probé las drogas, y me sentía mejor. Eran como un medicamento para mí Seguía siendo compulsivo, obsesivo. Empecé a no ir a clase, a ir con gente que yo consideraba que me hacía bien, a robar... y mi TDAH se me empezó a hacer bola Hasta que a los 18 años ingresó en la Clínica López Ibor. Tras unas semanas allí, por fin llegó el diagnóstico: Tenía TDAH. Con el dictamen en la mano por fin supe que no estaba loco Aunque de los 16 a los 18 años su vida fue un infierno, Gonzalo concluye que siempre hay esperanza Con la tranquilidad de saber que no padecía una enfermedad mental, pero con la autoestima por los suelos, el primer paso para Gonzalo fue aceptar que tenía una enfermedad. Me gustaría decir que el proceso fue corto pero no lo fue. Llevo seis años de tratamiento En todo este tiempo he cambiado muchísimo, gracias a un gran esfuerzo pero también a mis amigos y a mi familia En la actualidad sólo acude a terapia una vez a la semana y está en la Universidad realizando estudios de Psicología para ayudar a personas como él. Muy pocos mayores de edad resistirían el test de la OMS El autor de Volviendo a la normalidad critica duramente el sistema de diagnóstico C. FOMINAYA MADRID Gonzalo cayó en las drogas porque se sentía mejor: Para mí eran como un medicamento Yo no era un problema, tenía un problema matiza Cuesta Estudios de Psicología Quiero ayudar a la gente que en algún momento piensa que no hay ninguna salida JOSÉ RAMÓN LADRA Después de su consolidación en la infancia, el TDAH se exporta ahora a la vida adulta. Esta es la denuncia que hace el catedrático en Psicopatología y Técnicas de la Intervención, Marino Pérez, en su libro Volviendo a la normalidad (Alianza Edito- La medicación rial) Para este especialista en Psico- Capítulo aparte le merece la medicalogía Clínica, el trastorno carece de ción, que para este catedrático conentidad clínica, pero la retórica uti- siste básicamente en estimulantes, lizada y propagada consiste en decir que pueden mejorar la atención y la que el TDAH es un trasconcentración, pero que no torno neurobiológico de quiere decir que corrijan origen genético, lo que las presuntas causas del ciertamente no está estrastorno. Los estimutablecido, porque no lantes producen el mishay pruebas clínicas mo efecto con o sin que lo confirmen TDAH, como saben los Pérez hace una críestudiantes que toman tica feroz al diagnóstianfetaminas para los co utilizado, que a su juiexámenes y quienes tocio no tiene otros criteman café y bebidas energérios que estimaciones ticas. Por tanto la medicaMarino Pérez subjetivas acerca de comción para el TDAH, tanto La medicación portamientos de desatenpara niños como adultos, para el TDAH, ción e inquietud de los nino es propiamente un tratanto para niños ños, cuyos comportamientamiento específico, sino como adultos, no tos, por cierto, pueden es propiamente un un dopaje que, da la casuatratamiento sino deberse a una variedad de lidad, se define como la adun dopaje circunstancias, sin neceministración de fármacos sidad de etiquetarlos, ni a o sustancias estimulantes los niños ni a sus comporpara potenciar artificialtamientos. Por lo demás, el supues- mente el rendimiento to TDAH tampoco tiene base neuroEspecialmente grave es el hecho biológica establecida, como hemos en niños, concluye. Aunque los pamostrado en nuestra última obra dres y profesores refieren maravillas Es más, denuncia, los propios ex- del niño TDAH bajo medicación y los pertos que sostienen que el TDAH es adultos se sientan también muy meuna entidad clínica o una enferme- jorados, quedan por ver dos cuestiodad, poco antes o después de decir nes. Una es si la mejora de la ateneso en sus libros no dejan de recono- ción y la concentración no será a coscer que no se dispone de ningún bio- ta de disminuir el interés, la marcador Hasta los fabricantes de curiosidad y la espontaneidad, en vez medicamentos reconocen en los pros- de una mejora de la personalidad pectos que se desconoce la supuesLa segunda cuestión, finaliza Mata etiología del TDAH y que no exis- rino Pérez, tiene que ver con los efecte ninguna prueba específica para su tos y consecuencias a largo plazo. diagnóstico De los efectos a largo plazo en adulEn Volviendo a la normalidad tos no se sabe, por estar prácticameneste especialista, junto a otros dos te empezando la campaña Pero a autores, particularmente pone en juzgar por lo que se sabe de los efecduda el sistema utlizado para diag- tos y consecuencias a largo plazo en nosticar el TDAH en personas mayo- niños, derivado de estudios de 6, de res: El test de la OMS, por ejemplo, 14 y hasta de 17 años de seguimiendiagnostica el trastorno en adultos to, se puede decir que la medicación por la frecuencia con la que se come- está asociada a un peor rendimienten errores por falta de atención en to escolar y a más trastornos emotareas aburridas o la dificultad para cionales y otros problemas conducconcentrarse en algo monótono o que tuales, no a menos acaso no interesa. Muy pocos resistiríamos el test. Por más que se remita a su médico para una evaluación final, éste no dispone de otras pruebas clínicas que el reporte y la estimación. Puede encargar pruebas de neuroimagen (TC, RM, PET, etc. o neurofisiológicas (EEG, ERP) pero carecen de utilidad para establecer un diagnóstico, al igual que cualquier batería de test psicológicos. No sería más que una acumulación de pruebas circunstanciales con el agravante del coste y de la parafernalia clínica que implican advierte.