Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 ECONOMÍA DOMINGO, 11 DE ENERO DE 2015 abc. es economia ABC Impacto en el tejido empresarial Petroleras El abaratamiento merma el beneficio de las petroleras. Como prueba, Repsol ha caído en Bolsa desde junio un 24 También perjudica a auxiliares como Tubacex y Tubos Reunidos. Aerolíneas Las compañías aéreas se benefician por la reducción del precio del combustible, que supone en torno al 30 de sus costes fijos. Desde junio, IAG se ha disparado en Bolsa un 29 Transporte El transporte por carretera gastará menos en combustible. Eso permitirá a las empresas, en función de la rebaja que hagan en el precio de sus servicios, incrementar sus márgenes. Turismo El transporte más barato permite a los operadores bajar precios a la vez que ganan más. El de lujo se resiente porque ciudadanos de Rusia y Arabia Saudí tendrán menos renta. Distribución El sector de la distribución se beneficia en teoría de que baja sus costes de transporte. En el caso del textil, además, derivados del crudo se usan en prendas sintéticas. Transporte y distribución, los sectores más beneficiados por la caída del crudo Evolución del precio del petróleo Dólares por barril de Brent 140 130 120 110 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 Las constructoras españolas temen que los países productores de petróleo reduzcan su inversión en infraestructuras MARÍA CUESTA MONCHO VELOSO MADRID 9 01 2015 50,11 1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2008 2010 2012 2014 2016 Impacto del precio del petróleo en... Puntos porcentuales 2015 2016 El PIB EE. UU. Eurozona España China Argentina Brasil Chile Colombia- 1,2 Perú México Turquía- 0,4 0 0,7 0,1 -1,2- 1,0- 0,8- 0,6- 0,4- 0,2 0,0 0,2 0,4 0,6 0,8 FUENTE: BBVA Research La inflación 0,2 0,4 0,2 0,6 1,0 0,3 0 0 0,3 0,5- 0,2- 0,3 0,6 0,4- 0,7- 0,4- 0,4- 0,4- 0,4- 0,1 0,2- 0,1 0,7 0,5- 0,6- 0,5 0 0- 1,0- 0,2 -1,5- 1,2- 0,9- 0,6- 0,3 0,0 0,3 ABC -1,3- 0,6- 0,6- 0,6- 0,7- 0,3- 0,2- 0,1 -0,9 Tradicionalmente el mundo ha vivido más preocupado por su carestía, pero el último capítulo de esta crisis ha demostrado una vez más que ya nada volverá a ser como antes. El petróleo se vende ahora por la mitad que hace un año y esta semana ha llegado a situarse por debajo de los 50 dólares el barril. Los analistas no se ponen de acuerdo en cuál será su evolución y, mientras algunos países respiran aliviados al ver disminuir los ceros de su factura energética, otros hacen cábalas para estabilizar sus finanzas mientras su principal fuente de ingresos cotiza a precio de saldo. En medio de la incertidumbre, solo parece haber una premisa clara: de mantenerse los actuales niveles del precio del oro negro, la dinámica de la economía mundial deberá encontrar un nuevo equilibrio. La balanza de sectores beneficiados y perjudicados por este escenario parece inclinarse por ahora hacia el lado más positivo. El transporte, la distribución, la agricultura y el turismo son algunas de las actividades que más inmediatamente van a notar el abaratamiento del petróleo en sus costes. Pero también las empresas químicas y farmacéuticas, que utilizan derivados del crudo en su producción, deberían ver aumentar sus beneficios, en función de qué parte de esa reducción del coste de la materia prima trasladan al precio final de sus productos. Con unos combustibles más baratos, las aerolíneas y el resto de medios de transporte abaratan uno de sus principales costes fijos. Esto les permite, además de elevar márgenes, trasladar una parte de esa reducción al precio de sus servicios. Los operadores pueden así lanzar más ofertas, lo que se cruza con consumidores con más renta disponible. Esto supone un impulso por tanto para el turismo, uno de los motores de economías como la española. Ahora bien, el que puede resentirse es el turismo de compras de lujo. Y es que parte de los visitantes a los que se dirige ese sector proceden de países productores, como Rusia y Arabía Saudí, y en los que la caída del precio del crudo provoca una reducción de la renta disponible. Eso, además, puede provocar una caída de la inversión de esos ciudadanos en vivienda. Del mismo modo, las grandes constructoras, que habían encontrado su alternativa a la crisis inmobiliaria española en algunos de los países exportadores como Arabia Saudí o los Emiratos Árabes Unidos, podrían verse afectadas si estos se vieran obligados a modificar su hoja de ruta de inversiones. Un crudo en niveles medios más bajos trae consigo una interesante redistribución de la riqueza: desde los productores a los consumidores señalan los analistas de Andbank. De hecho, en el lado de los perjudicados por esta tendencia están en primer lugar las petroleras, que ven lastrados sus beneficios, pero también las ingenierías energéticas, que necesitan fuertes inversiones para las actividades de exploración que podrían no ser rentables con un precio del petróleo bajo.