Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE ENERO DE 2015 abc. es PRIMER PLANO 27 Rivales La amenaza yihadista Bagdadi puede decir: Mirad lo que hemos conseguido, mientras vosotros estáis en algún lugar, no sabemos donde, hablando por internet advertía Ranstorp. Por ello, muchos analistas venían señalando que Al Qaida estaba desesperada por conseguir atentar de nuevo en algún país occidental para mantener su prestigio. Tampoco sorprende el tipo de acción perpetrada: un grupo reducido de militantes atacan un objetivo de gran valor simbólico, conforme a las nuevas líneas de actuación que la organización de Al Zawahiri lleva promoviendo los últimos años. trol en un estado funcional, según indica un reciente informe del Instituto para el Estudio de la Guerra, con base en Washington. Las operaciones militares del Frente Al Nusra son solo un componente de una campaña más amplia para establecer las condiciones para la transformación de Siria en un estado islámico para Al Qaida. El Frente Al Nusra potencia estas operaciones con un esfuerzo igualmente importante de bienestar social asegura Jennifer Cafarella, analista de este think tank con base en Washington. El Frente Al Nusra ha adoptado un papel de benefactor y guardian de una población sacudida por la guerra, complementando y acentuando su papel como la fuerza militar predominante contra el régimen escribe Cafarella, permitiendo de esta forma el establecimiento gradual de la sharia (ley islámica) en los territorios bajo su control. Lo mismo que intenta hacer el Estado Islámico. Estado Islámico, la yihad con fronteras Al Qaida, la guerra internacional Cambio de tendencia Hay un cambio de tendencia explica a ABC Javier Jordán, profesor de la Universidad de Granada y experto en terrorismo. Detrás de los atentados complejos suelen estar organizaciones con recursos, cuadros cualificados y capacidad para coordinar. En ese sentido la principal amenaza para Estados Unidos y Europa ha sido Al Qaida Central. Pero conforme esta organización se ha visto debilitada por la acción norteamericana, han recogido el testigo otros actores colectivos o individuales, pero en su mayoría no vinculados a organizaciones superiores, que han optado por complots más sencillos técnicamente señala. De hecho, el antiguo líder de Al Qaida en la Península Arábiga, el estadounidense de origen yemení Anuar Al Awlaki, ha sido uno de los principales impulsores de esta estrategia, favoreciendo, por ejemplo, la acción de los llamados lobos solitarios individuos que deciden atentar por su cuenta. Su mayor éxito fue la matanza de Fort Hood, en Texas, cuando el mayor y psiquiatra del ejército estadounidense Nidal Malik Hassan mató a 13 de sus compañeros e hirió a otros treinta. Hassan se había radicalizado en internet, y posteriormente se descubrió que había intercambiado correspondencia con Al Awlaki. También Koua- Al Bagdadi, líder de EI Al Zawahiri, líder de Al Qaida Califato El EI ha hecho de la eliminación de las fronteras coloniales nacidas del acuerdo de Sykes- Picot (1917) uno de sus caballos de batalla, y ya lo ha logrado en Siria e Irak. Nadie sabe con certeza a qué territorios aspira Yihad local Casi desde el principio, Al Qaida ha optado por favorecer la creación de ramas locales de la organización en diferentes latitudes. Sus secciones en la Península Arábiga y en el Magreb han probado su eficacia Bases antioccidentales En ambos casos, se teme que tanto las zonas dominadas por el EI como las del Frente Al Nusra acaben convirtiéndose en bases desde las que lanzar atentados contra países occidentales. Y la gran pregunta que se hacen los servicios de seguridad es: ¿cuántos individuos de este tipo, musulmanes con pasaporte occidental y una estancia como yihadistas en el extranjero, han vuelto a sus países y están dispuestos a atentar? Según informó ABC en octubre, la CIA calcula que alrededor de dos mil militantes de organizaciones yihadistas en Siria e Irak disponen de nacionalidad occidental. Los parlamentos de países como el Reino Unido y Holanda han comenzado en los últimos meses a adoptar medidas legales para impedir el regreso de aquellos ciudadanos que viajen para hacer la yihad en otros países. El mayor peligro, no obstante, no lo representan aquellos que siguen fuera, sino los que ya han regresado. Bajo la Sharía Nada más asentar su control, los líderes del EI han decretado una serie de normas de obligado cumplimiento para la población, basadas en un estricto seguimiento de la ley islámica Occidente en la diana Desde el anuncio del Frente Mundial contra los Judíos y los Cruzados, la organización de Bin Laden ha demostrado su obsesión por atacar en el territorio del enemigo Asentar la conquista A diferencia de Al Qaida, el Estado Islámico ha mostrado poco interés por atentar en países occidentales, y se centra en consolidar el Califato De Al Andalus a Oriente Uno de los objetivos tradicionales de Al Qaida es el regreso a un Califato mítico que incluya todos los territorios históricos del islam, incluyendo España chi, en su entrevista con BFMTV, aseguró haber estado en contacto con este líder yihadista durante un viaje a Yemen, antes de que este fuese abatido por un dron estadounidense en 2011. Pero la competición con el Estado Islámico no se limita a lo militar. El Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaida, trabaja asimismo para establecer un emirato islámico en Siria como parte de un futuro califato global, uno de los objetivos históricos de la organización. Y al igual que el EI, trata de convertir los territorios bajo su con- pPLGQI NYM XQ ZMNMZTPTXNHM