Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 PRIMER PLANO DOMINGO, 11 DE ENERO DE 2015 abc. es ABC La amenaza yihadista La política La determinación de Hollande acaba con su imagen de flojo Su firmeza ante el terrorismo puede ayudarle a remontar su baja popularidad J. P. QUIÑONERO PARÍS François Hollande ha conducido con gran firmeza y pericia política y policial las operaciones de búsqueda, captura y ejecución de los yihadistas que han sembrado de sangre y terror el país. Esa pericia y gran estilo personal, ante un desafío sin precedentes, quizá no modifique el abismo de incomprensión y dudas de fondo de la opinión pública. Pero modifica sustancialmente la imagen de un presidente fofo blando atizada por sus adversarios de izquierda y derecha. Su más temible rival por a la izquierda, Martine Aubry, dijo de Hollande que era un picha floja Dos años y medio de presidencia han confirmado a Hollande como un vigoroso un jefe supremo de los ejércitos. Decidió con rapidez la intervención de Francia en Malí. Con una solitaria determinación militar, que solo tienen los jefes de Estado enérgicos, prestos a defender los intereses nacionales recurriendo a la fuerza armada. A los pocos minutos de conocerse la matanza en la redacción de Charlie Hebdo Hollande se instaló en la posición de jefe supremo de todas las operaciones en curso, policiales, militares y judiciales. Setenta y dos horas más tarde, Hollande reunió en el Elíseo a su jefe de gobierno y a los ministros de Interior, Defensa, Exteriores y Cultura. Dos horas después, las unidades especiales de las fuerzas del or- Jean Marie Le Pen: Yo no soy Charlie El ultraderechista Jean Marie Le Pen se niega a sumarse a las manifestaciones de repulsa contra la matanza en la revista Charlie Hebdo aunadas bajo el lema Yo soy Charlie Hoy todo el mundo está diciendo: Todos somos Charlie. Bueno, pues lo siento pero yo no soy Charlie comenta. Me conmueven las muertes de 12 compatriotas cuya identidad política no querría siquiera conocer... aunque ya lo conozco bien: eran enemigos del Frente Nacional declara. den recibieron el ok del Elíseo. La ejecución de los dos asaltos simultáneos podía comenzar. Hollande había dirigido con resolución del principio al fin unas operaciones sin precedentes en la historia de la seguridad de Francia. Su firmeza frente al terrorismo puede ayudarle a remontar su baja popularidad. Aunque esta sea una cuestión que todavía hay que colocar entre interrogantes. Según los últimos sondeos publicados antes de la crisis, la cota de popularidad de Hollande había subido ligeramente, al pasar de un 80 de opiniones negativas a un 75 de opiniones negativas. Hollande espera que la recuperación económica, si termina llegando, le permita reconquistar una parte de su electorado perdido. El presidente será juzgado en las urnas dentro de poco más de dos años. Si el paro decreciese ligeramente, si se percibieran síntomas de una posible salida de la crisis, sus posibilidades mejorarían sensiblemente. Los franceses esperan salir del hoyo de la crisis económica y social. Y, en ese terreno, Hollande todavía tiene mucho por demostrar. Hollande (centro) con su primer ministro (a la izquierda) y los ministros de Defensa y Justicia, ayer tras la reunión de crisis en el Elíseo REUTERS CON LA ASISTENCIA DE LÍDERES DE TODO EL MUNDO Máxima seguridad para la marcha antiyihadista en París L. DE VEGA PARÍS Francia quiere escenificar hoy con una gran manifestación la unidad del país, de Europa y de la comunidad internacional frente al terrorismo tras los ataques de esta semana, que mantienen al país en máxima alerta. La plaza de la República de París será el escenario en el que el presidente, François Hollande, y su Gobierno, asociaciones y organismos civiles y religiosos se unirán al pueblo francés en compañía de numerosos jefes de Estado y Gobierno llegados de todo el mundo. El objetivo es defender la libertad y la tolerancia como dijo ayer el primer minis- tro, Manuel Valls. La amenaza terrorista obliga a un despliegue de fuerzas de seguridad espectacular de más de 5.000 policías y militares en la capital y alrededores, que incluye tiradores de elite en lugares estratégicos. Del extranjero llegarán, entre muchos otros, el presidente Mariano Rajoy, el primer ministro británico, David Cameron; la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro italiano Matteo Renzi; el presidente de la Comisión Europea, Jean- Claude Juncker; o los reyes de Jordania. La que todo apunta que no asistirá es la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marinne Le Pen, que no ha sido invitada. En respuesta, Le Pen llamó a sus seguidores a manifestarse en todo el país menos en la capital, según una declaración oficial. Francia empezó a echarse a la calle ayer- aunque ya lo había hecho desde el ataque contra Charlie Hebdo el miércoles- con decenas de miles de personas en otras ciudades del país como Toulusse, Niza o Lille. Se han convocado también manifestaciones a lo largo del fin de semana en otras ciudades a lo largo del mundo.