Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE ENERO DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 15 EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA ANTONIO BURGOS PIROPO AL PIROPO ¿Y los piropos de ¡tío cachas! en las despedidas de soltera? ENOS mal que la señora doña Ángeles Carmona, cuya mano beso, es presidenta de un organismo tan absurdo como prescindible cual el Observatorio contra la Violencia de Género del Consejero General del Poder Judicial, donde no sé qué observarán. ¿Observan por ejemplo que hay muchas denuncias falsas por inconfesables razones, que motivan que a muchos padres la Policía, sin la menor comprobación, les ponga los grilletes en presencia de sus hijos y se los lleve del tirón detenidos al calabozo, en aplicación del protocolo de malos tratos, sin comprobar si lo que dice su mujer sobre ese pobre hombre maltratado es verdadero o falso? Menos mal que doña Ángeles Carmona se dedica a esas cuestiones, como antes fue en Andalucía jefa de la Unidad de Coordinación Territorial de Violencia de Género, qué chiringuitos nos inventamos para tirar el dinero... Menos mal que lo suyo es eso y no la enseñanza de la Literatura. Porque es que la estaba viendo. Está en clase esta señora y un alumno lee en voz alta un texto que viene en el manual: Ojos claros, serenos, si de un dulce mirar sois alabados, ¿por qué, si me miráis, miráis airados? ¡Pare, pare, eso no se puede consentir, decirle eso a una mujer! Eso es invasión en su intimidad. ¡Este Gutierre de Cetina era un machista! Y nada digo si oyese el poema de Neruda: Bella, no te caben los ojos en la cara, no te caben los ojos en la tierra. Hay países, hay ríos en tus ojos, mi patria está en tus ojos ¡Hay que erradicar esta forma de violencia contra la mujer! ¡A la cárcel este Pablo Neruda! ¡Cuidado que M decir a la mujer que tiene ríos en sus ojos! Como no cortemos esto a tiempo, el próximo es capaz de decirle a una señora que tiene en sus ojos la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y hasta ahí podíamos llegar... Y la que puede liar si este año doña Ángeles va al Carnaval de Cádiz y oye a un coro que canta: Gaditana, mi rosita temprana, la flor más bella de Andalucía, asómate a la ventana, paloma del alma mía... De momento, los cuarenta tíos del coro a la cárcel, por machistas e invasores de la intimidad femenina. ¡Cuidado que llamar a una mujer rosita temprana y paloma del alma mía Nada, que doña Ángeles Carmona está contra el piropo, y quiera Dios que no le haga el menor caso el Consejo del Poder Judicial y mucho menos los legisladores de la Patria, porque estoy viendo que me ponen fuera de la ley a medio Bécquer y los sonetos del amor oscuro de García Lorca. Y no sé qué va a ser de Madrid sin el chotis de igual título que le dedicó el mexicano Agustín Lara, pues a esta señora lo que le pide el cuerpo es prohibir tajantemente, bajo penas serenísimas, la gracia de un piropo retrechero, más castizo que la calle de Alcalá Si se imponen las tesis de la señora Carmona, el piropo pasará del madrigal de urgencia que definió Eugenio d Ors al modo más efectivo para que lo acusen a usted de violencia verbal de género. ¿Y los piropos de ¡tío cachas! que las mujeres perpetran en las despedidas de soltera contra todo chaval que se cruza en el camino cuando están ya perjudicadas por el agua con misterio? ¿Esos no cuentan? Veo que se cumple en España la observación que hacía la otra tarde un querido compañero en la junta de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras: En España, cuanto más absurda sea la estupidez que propones, más éxito social tiene Me imagino que los sindicatos de la Construcción protestarán. ¿Qué va a ser del Gremio de la Construcción sin los tan groseros como tradicionales piropos de albañil desde el andamio? Ahora que la construcción se ha reactivado, creo que la señora Carmona debe de pasar mucho cerca de las obras. Esa es la causa de todo. Lo que le dicen los albañiles a doña Ángeles Carmona. Porque los hay tan salidos que son capaces de decirle desde el andamio una grosería no sólo a una gaditana rosita temprana, sino incluso a una tía pelorrata de Bildu teñida color panocha. IGNACIO CAMACHO EL FRACASO MULTICULTURALISTA La sociedad multicultural ha fracasado porque no ha sido capaz de organizarse en torno a la jerarquía de la libertad O se trata tanto de un problema de fronteras como de integración. Sin fronteras no hay estados pero sin integración no hay sociedades sino tribus. El reto de la nueva sociedad abierta consiste en ordenar la convivencia en libertad de las comunidades que la forman sin atomizarla en grupos estancos que tarde o temprano acaban chocando en un conflicto de identidades. El multiculturalismo ha fracasado; primero porque no es recíproco ¿dónde está el respeto a los cristianos, incluso a los ateos, en los países islámicos? y segundo y sobre todo porque no ha sido capaz de organizarse en torno a la jerarquía de la libertad. La fórmula multiculturalista renuncia a la supremacía ética, política e ideológica del modelo democrático para aceptar un vago plano igualitario que en la práctica ha conducido a los inmigrantes a extensos guetos sociales en los que crece la semilla del odio. El terrorismo yihadista se incuba ahí, en el cerrado ambiente de una inmigración segregada a la que las naciones occidentales han permitido conservar sus reglas por un erróneo concepto buenista de la diversidad. Los asesinos de París eran franceses, pero vivían en un limbo de extraterritorialidad mental. Ninguna nación como Francia cinco millones de musulmanes ejemplifica en Europa ese fracaso del mestizaje. Barrios enteros de muchas ciudades constituyen territorios al margen de un Estado que no ha logrado imponer sus leyes de republicanismo laico. Tampoco en Gran Bretaña ha funcionado el modelo de permisividad multicultural, que no cuaja en un melting pot armonizado. La mala conciencia relativista cede cada vez más espacios: consiente excepciones educativas, transige con la invisibilización indumentaria de la mujer, disimula tradiciones religiosas para favorecer una falsa neutralidad o permite que mezquitas financiadas por regímenes integristas se conviertan en ámbitos de prédica incendiaria contra los valores del sistema que les da acogida. Al declinar nuestra convicción de hegemonía moral hemos fracturado la sociedad en pliegues yuxtapuestos de los que surge el odio, el miedo y la intolerancia. España aún no ha hecho crisis porque su población musulmana, 1,2 millones, es en su mayoría de primera generación, pero el conflicto anda en ciernes. De ningún modo es casual que las ciudades más islamizadas Ceuta y Melilla sean los principales focos de reclutamiento de la yihad. El debate de opinión pública está desenfocado porque no hay que centrarlo tanto en el control de fronteras como en la necesidad de que quienes entran se integren en la cultura de la libertad y del progreso: son bienvenidos pero han de adaptarse a nuestros valores y no al revés, porque los suyos tienen un severo problema de evolución en la modernidad. Sólo una democracia estúpida, medrosa y autoacomplejada permite a sus enemigos aprovecharse de sus virtudes para combatirla. N JM NIETO Fe de ratas