Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE ENERO DE 2015 abc. es ENFOQUE 5 LUNA REVENGA Compromiso ante los enfermos de hepatitis C Palabra de honor JAIME GONZÁLEZ Ni un solo español al que un médico le prescriba un medicamento se quedará sin ese medicamento. Eso lo dice el presidente del Gobierno Se refería Mariano Rajoy a la polémica suscitada en torno a los nuevos fármacos contra la hepatitis C, tratamientos cuyo alto coste económico va parejo a su eficacia para curar la infección. La declaración del jefe del Ejecutivo no admite dudas. Cuando uno empeña su palabra en un asunto en el que está en juego la vida, el compromiso se vuelve irrenunciable. Sin embargo, al presidente de la Plataforma de Afectados las palabras de Rajoy le parecen demagogia y falsas promesas A mí no, porque si los hechos demostraran con el tiempo que el presidente del Gobierno faltó a la verdad, la condena social sería inapelable. El grado de desconfianza que revelan las críticas del presidente de la Plataforma de Afectados merece una reflexión. Es tanto mi respeto a su situación personal que no voy a cuestionar sus palabras. Si el ácido reproche del presidente de la Plataforma de Afectados fuera fruto de su exclusiva experiencia personal, no tendría argumentos para llevarle la contraria. Pero si fuera fruto de un contexto marcado por la politización de una protesta utilizada como ariete por la izquierda para desgastar al Gobierno, al presidente de la Plataforma de Afectados le diría, con todos los respetos, que lo están manipulando en EFE su dolor. Y que su reivindicación es tan justa como injusta su respuesta al compromiso del jefe del Ejecutivo. Cuando está en juego la vida, su promesa es una cuestión de honor, un juramento. Confío en él porque lo contrario me sumiría en el más absoluto descreimiento. No de la política, ni del Gobierno, sino de ese hombre llamado Mariano Rajoy, al que podrá criticársele por su gestión, pero no dibujarlo como un ser depravado, carente de palabra, alma y corazón. Salvo que el presidente de la Plataforma de Afectados haga suyo el discurso de esa izquierda que, con tal de arañar un puñado de votos, es capaz de afirmar que quienes nos gobiernan son seres desalmados. En cuyo caso, le diría, con todos los respetos, que no hay fármaco que cure los prejuicios malintencionados. ESPAÑA Rajoy (arriba) expresó ayer su compromiso de que ningún enfermo de hepatitis C se quedará sin medicamento, mientras los afectados (sobre estas líneas) se manifestaban en Madrid