Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 INTERNACIONAL LUNES, 5 DE ENERO DE 2015 abc. es internacional ABC Alemania advierte a los radicales de Syriza de que el euro sin Grecia es viable Berlín asegura que la salida del país heleno no arrastrará a otros estados de la eurozona ANDREU JEREZ BERLÍN El Gobierno alemán está preparado para una eventual salida de Grecia de la eurozona en caso de que el país se aparte del camino de la austeridad. Así lo afirma el semanario Der Spiegel citando a círculos gubernamentales Era inevitablemente cuestión de tiempo que Berlín se pronunciase sobre la situación de Grecia, país que encara unas decisivas elecciones legislativas el 25 de enero, que podría ganar la izquierda radical de Syriza, cuyo líder, Alexis Tsipras, ya ha dicho que quiere renegociar la deuda pública. Merkel utilizó su mecanismo habitual en estos casos: la filtración a la prensa alemana. El Gobierno federal considera asumible una salida de Grecia del euro tituló el avance de la noticia dado en la edición digital de Der Spiegel Según el semanario, tanto Merkel como su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, consideran que la eurozona ha hecho los avances necesarios para evitar el temido efecto contagio. De acuerdo con las citadas fuentes gubernamentales, las economías de Portugal y Grecia están lo suficientemente saneadas como para evitar un efecto dominó. Además, Berlín cree que tanto el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) como la Unión Bancaria son herramientas suficientes para hacer frente a las consecuencias de una posible salida de Grecia. Tras el globo sonda lanzado por Berlín, llegó la posición oficial del Gobierno de Merkel. Alemania parte de la base de que Grecia seguirá cumpliendo con los compromisos contraídos contractualmente con la troika dijo ayer Georg Streiter, viceportavoz de la canciller, que negó que Berlín haya cambiado su postura sobre Grecia. de la senda de la austeridad. Con ese discurso de no hay alternativa los democristianos alemanes han ganado elección tras elección y avanzado sin que nadie pudiera hacer frente a su política europea. Sin embargo, ese apoyo sin fisuras a la gestión de la crisis europea ya no es tan sólido dentro de Alemania. En la actual Gran Coalición, el principal socio de Merkel, los socialdemócratas del SPD, recibieron con escepticismo ese aparente cambio de posición de la cancillería. El miedo interno de la CDU frente a Alternativa para Alemania no justifica una política europea kamikaze declaró Carsten Schneider, vicepresidente de la fracción parlamentaria del SPD. Presión euroescéptica En efecto, la aparición y ascenso del euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD) es una prueba del desgaste del discurso de Merkel. Con apuestas como el desmantelamiento de la Eurozona, primero, y la salida de países periféricos como Grecia de la moneda común, después, AfD ha conseguido siete eurodiputados y representantes en tres parlamentos regionales. El presidente y fundador de AfD, Bernd Lucke, no desaprovechó ayer la ocasión: Saludo la tardía posición de Merkel y Schäuble de que la salida de Grecia del euro sería asumible afirmó. Otra de las voces críticas es el principal partido de la oposición parlamentaria, La Izquierda (coalición de poscomunistas y socialdemócratas desencantados) Su presidente, Bernd Riexinger, no ahorró ayer en munición contra Merkel: Con esta intencionada indiscreción, el Gobierno lanza una bomba que puede provocar una escalada de la crisis en Grecia dijo Riexinger, quien acusó sin tapujos al Gobierno de Merkel de practicar la extorsión pública contra Atenas antes de las próximas elecciones. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble do el miedo ante una posible salida de Grecia del euro. Aquellas palabras de un miembro del gabinete de Merkel provocaron un considerable revuelo político. Sin embargo, hoy la situación en Alemania es diferente. Medios y analistas germanos dan por hecho que la moneda común podría encajar sin grandes problemas el abandono de Grecia de la eurozona. Los diarios alemanes incluso incluían ayer en sus crónicas el desenfadado juego de palabras Grexit (combinación de Grecia y Exit salida) Lo que los analistas no tienen tan claro EFE es el precio político que tendrían que pagar Merkel y su Gobierno en caso de que la salida de Grecia se acabase consumando. Pese a diversas filtraciones de fuentes cercanas a su Gobierno, Merkel siempre ha descartado en sus discursos oficiales la posibilidad de que Grecia abandone el euro. Pero igual de contundente sobre la posibilidad de que pese a todo Grecia salga del euro ha sido su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que incluso advirtió recientemente de lo difícil que sería el camino del país heleno fuera DESDE 2008 EL PIB DE GRECIA SE HA CONTRAÍDO UN 25 Precedentes No es la primera vez que círculos gubernamentales en Berlín hacen filtraciones a la prensa sobre la situación política en Grecia. Una de las más sonadas ocurrió antes de las últimas elecciones celebradas en Grecia, en 2012. Entonces, fuentes cercanas a la cancillería dejaron caer que los griegos tal vez también debían votar en referéndum su permanencia o salida de la eurozona. Aquellas elecciones las acabaron ganando los conservadores de Nueva Democracia, aunque sin mayoría absoluta. El entonces ministro de Economía alemán, el liberal Philipp Rösler, incluso llegó a afirmar que había perdi- Un 1,84 de la eurozona con 320.000 millones de deuda J. TAHIRI MADRID A primera vista, Grecia puede parecer un islote económico en comparación con el océano europeo: el Producto Interior Bruto heleno suma un 1,84 de la economía de la eurozona. Los 182.438 millones de euros que representa Grecia son algo menos del tamaño de la economía catalana, por ejemplo. Pero en otros aspectos esgrime cifras de potencia trágica. Desde que la crisis aterrizara en Atenas en 2008, el PIB de Grecia se ha contraído un 25 hasta 2013 el de España bajó un 6 Además, Atenas cuenta con una deuda pública de 320.000 millones de euros (el 175 de su PIB) de los que el 80 pertenece a la troika, es decir, a la Comisión Europea, al BCE y al FMI: los 240.000 millones que suman los dos rescates al país. España, como cuarta mayor economía del euro, participó en los dos programas de ayuda con unos 25.000 millones, en torno a un 12 del total, solo superada en la moneda común por Alemania, Francia e Italia. Y como decía John Maynard Keynes, si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo Al mismo tiempo, la salida de Grecia de la moneda común pondría en cuestión la propia existencia del euro, al sentar un precedente, y podría generar un efecto contagio a otros países. Una incertidumbre que amenazaría lo que parecía ser el inicio de la recuperación. Aunque Berlín asegura que ese peligro ya no existe.