Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 5 DE ENERO DE 2015 abc. es andalucia ANDALUCÍA 33 A cinco meses de la cita electoral los grandes partidos siguen despistados en debates internos para sorpresa de sus alcaldes ¡Que vienen las municipales! JUAN J. BORRERO SEVILLA H ay unas elecciones a la vuelta del invierno pero nadie lo diría si se está atento a la temática de las conversaciones más extendidas en el seno de los grandes partidos. La presidenta Susana Díaz ha advertido a los suyos estos días de que toda la energía debe centrarse ahora en las elecciones de mayo, para acto seguido aventar el debate interno sobre el liderazgo en su partido en España. En el PP, parece que su presidente Moreno Bonilla se juega tanto y más que los ochos alcaldes de las capitales de provincia, la pérdida de alcaldías cuestionará claramente el liderazgo del presidente del PP andaluz, algo que no ocultan quienes en Madrid no apoyaron su nombramiento y que en mayo le pedirían cuentas. ¿Quién se la juega en estas elecciones? Cualquiera diría que no son los alcaldes o los candidatos a serlo, sino los principales líderes de sus forma- ciones. Díaz utilizaría la conquista de las grandes capitales andaluzas como un logro personal y mantener las ocho capitales será el primer aval de Moreno para acallar todas las críticas que plantean dudas sobre su forma de llevar las riendas del partido. Entre los populares no se oculta que en Madrid han marcado las elecciones municipales como una reválida para Moreno y que en caso de fracaso todo podría replantearse en Andalucía, sobre todo a quienes siguen planteando que la decisión no fue la correcta cuando hubo que sustituir a Zoido en la dirección regional del partido y se descartó a José Luis Sanz. Como eje de las críticas a Moreno destaca su desprecio a la política parlamentaria, que incluso deslizó en un no muy atinado comentario cuando dijo que lo que se debate en las Cinco Llagas no interesa a la gente. La salida de la secretaria general López del Parlamento para permanecer en la alcaldía ha sido un revés y Moreno se intenta hacer un hueco en la agenda a golpe de declaraciones mientras continúa su tour de conocimiento de la realidad andaluza que para muchos ya se alarga demasiado. Igualmente se cuestiona la selección de su equipo y si es acertado prescindir en la batalla contra el PSOE de algunos de los que sí conocen la reali- dad andaluza por estar curtidos en la batalla dialéctica desde la tribuna parlamentaria, algo que está desanimando a no pocos que saborearon junto a Arenas la mieles del triunfo electoral y ven ahora mucho más empinado el recorrido para llegar a esa meta. Sobre todo porque Moreno Bonilla ya lo ha dicho varias ocasiones, se toma esto como una carrera de fondo, sin prisas, si no es en uno o dos años, será presidente en cinco o seis. Campaña personal Todo indica que los alcaldes de las capitales y buena parte de los municipios más poblados de Andalucía, gobernados por el PP, estarán más pendiente de su campaña personal que del apoyo del partido, sobre todo porque saben que los golpes de efecto del Gobierno de Rajoy estarán sincronizados para la gran batalla electoral de otoño. Será interesante observar, llegada la campaña, qué protagonismo tienen las siglas de los partidos en la cartelería electoral, aunque es previsible que sea muy discreta. En el PSOE sorprende más que a estas alturas el debate sea si Susana Díaz aspirará a la presidencia del Gobierno dejando a Andalucía ante un urgente cambio del timón que ahora maneja con rumbo incierto Sánchez. No parece que el partido esté en clave electoral a pesar de que el PSOE siempre tenía bien engrasada su maquinaria. La presidenta parece estar ahora más interesada en impulsar su particular campaña por el control global del partido. A su éxito se encomiendan los alcaldes socialistas y al ascua que a cada sardina pueda siempre arrimar la Junta de Andalucía cuando sea necesario vender gestión. Los planes de empleo con fecha de caducidad ya han dado un respiro a los alcaldes, sobre todo a los de los municipios con menos población donde será fácil poner cara a quienes contratan a parados de larga duración aunque el plan concluya precisamente después de las municipales. La dirección del PSOE parece más preocupada en tomar medidas el día después de las elecciones municipales que a priori, tales son las dudas que plantea la cita de mayo. No se oculta que parte del ambiente interno enrarecido que enfrente a Díaz con el secretario general Pedro Sánchez sea su predisposición a pactar con formaciones como Podemos, algo de lo que en Andalucía no quieren oír ni hablar. Con Izquierda Unida sumida en su particular refriega interna con buena parte de sus fuerzas políticas cuestionando estar en el Gobierno de la Junta y la incógnita de lo que harán los nuevos movimiento políticos de aluvión del entorno de Podemos y la izquierda radical, las Municipales se acercan y nadie parece preocupado, a pesar de su especial trascendencia. Ferraz y Génova A tenor de lo acontecido en los últimos meses, podría plantearse que Susana Díaz y Juanma Moreno se han reprochado a sí mismos no haber tomado una decisión distinta a la que adoptaron cuando apostaron por encabezar el proyecto andaluz de sus respectivos partidos. El tren pasó... dijo la presidenta a cuenta de su decisión de no optar a la secretaría federal del PSOE, para no desvelar si haría lo mismo en el caso de que el tren volviera a su estación. Y Moreno no habrá dejado de pensar en sus opciones a ser ministro de Sanidad de haberse quedado en Madrid. La incógnita está servida: ¿se verán las caras en las andaluzas? La segunda: ¿cuándo? EFE FRANCIS SILVA