Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 5 DE ENERO DE 2015 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Demandará al Gobierno En Cataluña JOSÉ MARÍA CARRASCAL LITTLE SPAIN EN NUEVA YORK Es tremendo tener que venir a Nueva York para oír algo sensato sobre España L año pasado tuve ocasión de leer Isolina la biografía novelada que Manuel Zapata, un director jubilado de High School, ha escrito con tanta pulcritud como cariño, de una gallega que, casi una niña, llegó a Estados Unidos hace más de un siglo, trabajó disfrazada de hombre en las minas de Pensilvania, abrió con su marido irlandés una pensión en Nueva York y terminó siendo una personalidad relevante de la colonia española en esta ciudad, tras una vida tan asombrosa que sobrepasa la ficción. La fonda estaba en Cherry Street, Cherristrit para los españoles, al pie del puente de Brooklyn, encima de Little Italy, pudiendo considerarse una Little Spain, llegando a tener 1.723 españoles censados en los años cuarenta y todo tipo de tiendas españolas. Destacaba el restaurante Castilla, propiedad de un gallego, por donde pasaron políticos exilados y embajadores de Franco atraídos por su cocina y ambiente. Comí más de una vez allí en mis tiempos de corresponsal. El bloque fue demolido para levantar un complejo de viviendas protegidas. De ahí que el mejor regalo que haya podido tener estas navidades sea la historia de otro enclave español en Nueva York, en la calle 14, entre Sexta y Octava Avenida, contada por Miguel Hernández en el prestigioso New York History Blog de la Ossining Historical Society s Newsletter y, en imágenes, por Artur Balder en un largo y minucioso reportaje. Esta Little Spain está más al norte y más al oeste que la anterior, aunque sus credenciales son también honorables. Allí nació en 1868 la Spanish Benevolent Society, que aseguraba a sus socios contra desgracias que pudieran ocurrirles en un país como este, donde la Seguridad Social está, aún hoy, mucho más retrasada que en la mayoría de los países europeos. La sociedad pasó a llamarse La Nacional, que sobrevive. Por allí han pasado españoles de muy diversas épocas y talantes políticos y todavía puede comerse en ella una buena merluza y verse los partidos de la Liga española. Otro de sus centros era la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, donde se celebraba misa, se bautizaba, se hacía la primera comunión y se casaba en español, a más de salir las procesiones, especialmente la del día de Santiago. Cerca estaba la Casa Moneo, donde podían comprarse hasta hace poco toda clase de artículos españoles. Al incorporarse al crisol norteamericano, los españoles se alejaban de esos enclaves originales, aunque conservaban un lazo sentimental que sus hijos mantenían o no. Uno de esos hijos es Robert Sanfiz, abogado y secretario de La Nacional, que ha logrado salvarla, junto con el puñado de socios que quedaban, gracias a la ayuda de fundaciones norteamericanas. Tras pasar cinco años en España, dice en el reportaje: Lo que menos me gustó fue la política. Nunca entendí la falta de compromiso. Y la prensa no ayuda, al destacar siempre lo peor Para añadir con tristeza: Los españoles no aprecian lo que tienen Es tremendo tener que venir a Nueva York para oír algo sensato sobre España. Politiqueo de Gómez con el mal ajeno Tomás Gómez, ese extraño Invictus que cuenta por derrotas las batallas electorales que emprende, ha decidido pasar a la acción y amenaza con llevar al Ministerio de Sanidad a los tribunales si no asegura el medicamento a los pacientes de hepatitis C. Obviando que se está trabajando en un plan para la universalización de este remedio y que el departamento que dirige Alfonso Alonso se ha comprometido con las sociedades científicas y con los pacientes para que los nuevos fármacos contra el virus lleguen a todas las personas que los necesiten, Gómez prefiere sacar tajada política de las dolencias ajenas, a ver si finalmente el PSOE se decide a presentarlo como candidato. Tomás Gómez Recortes sanitarios a dos manos Poco tardó Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalitat, en presentarse a celebrar el nacimiento del primer bebé del año. Terminada la pirotecnia propagandística, quizá fuese necesario que volviera a presentarse ante los medios para ofrecer a los catalanes una explicación sensata de por qué los recortes y el resto de las labores de tijera son en Cataluña porcentualmente el doble que en el resto de España. Si la media nacional del ajuste es del 10 por ciento, Artur Mas ha doblado esa merma. E OSCAR DEL PZO CARTAS AL DIRECTOR El sol de cada día Yo cogí el sol entre mis manos, y lo repartí, y lo repartí Esta frase, yo diría lapidaria, de Jorge Guillén, me da pie para disertar a mis lectores de algo tan vital como es el sol de la vida en el hombre y para el hombre. Pero, prescindiendo, por unos momentos, de esta verdad como fuerza y necesidad para esta sociedad, a mi entender yo diría que el sol presentado por el poeta es más que una fuerza un compartir y un ofrecer el calor y la amistad a cuantos con nosotros convivan. El sol es como una parte del amor, como sustento de vida, y es también lucimiento y transmisión en los demás en arcas de felicidad mayores. El sol es riqueza, es luz y bienestar para todo ser vivo y, es derivación de un amor que recibimos y deberíamos infundir en el corazón y el espíritu de otros más necesitados. Obligados, por principio a repartir con aquellos más desfavorecidos. La pobreza, el frío y el desamparo de muchos ha de ser sustituido en arrope de este sol luminoso que se nos ha sido regalado. Breve y certero. JUAN REDONDO MUÑOZ CÓRDOBA Defender la Constitución Treinta y seis años acaba de cumplir nuestra Carta Magna, tan joven y ya se habla de cambiarla cuando aún no ha alcanzado su desarrollo. Como joven debiera gozar de una larga vida por delante y tener la capacidad de deparar a España y los españoles su mucho por ofrecer y lo mucho por conseguir; por tanto ni ha alcanzado la madurez ni mucho menos la vejez para jubilarla. Lo más sensato es aprovechar su juventud, apostar por su defensa y no desecharla por ser vieja y obsoleta, que ni lo es, ni tanto ha cambiado la sociedad desde su aprobación. Tal vez el mal uso que de ella han hecho los políticos en general es la que ha traído esa falsa necesidad de cambiarla. Para Pedro Sánchez, sin embargo, parece que no hay nada más urgente que cambiarla. Cambio que no es precisamente el que piden los ciudadanos, cambiar el Estado de las Autonomías por el Estado federal, con el único objetivo de poder decir algo en Cataluña y al Partido Socialista Catalán que se le ha rebelado y que el PSOE poco o nada dice ya en Cataluña. España ya está suficientemente descentralizada, más de lo que conviene a los españoles y más de lo que en su momento se pedía, pues hay competencias que nunca deberían haber sido cedidas, Sanidad y Educación entre otras, y no son pocos los que claman por devolverlas con el fin de preservar la igualdad entre españoles que consagra nuestra Constitución. Es el sistema autonómico el que hay que modificar, y no por el federalismo que acabaría rompiendo la unidad e igualdad que consagra nuestra Carta Magna y que aumentaría la desigualdad y los privilegios. Hay posibles cambios que en su momento tal vez se debieran de llevar a cabo, como la ley electoral, y dar a cada voto su valor real y no por la circunscripción y el partido que se vote, y no dando a los nacionalismos, que luego influyen en la política general, un protagonismo que no les pertenece, esa bisagra tan dañina para el resto de españoles. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles artículo 2. No consintamos que iluminados como Sánchez enfrenten a los españoles, como Zapatero, o cambie o anule lo mejor, en muchos años, de la historia de España, nuestra Constitución. Feliz cumpleaños a nuestra Ley de leyes y feliz 2015 bajo ella para toda España. I. MORENO JULIÁ CÓRDOBA No es racismo, es lógica Tras el trágico suceso en la estación de Embajadores, me