Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 1.1.2015 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.162 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO La abadía parisina que acercó a España y Francia Don Ramón Menéndez Pidal decía que las relaciones entre ambos países comenzaron hace mil años en la esquina del templo de Saint- Germain J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS IGNACIO RUIZ- QUINTANO LA REVOLUCIÓN La fiesta española de la igualdad es el botellón de Nochevieja, que en Madrid se ensaya la víspera para los pobres, y para los ricos, la función del 31 ista con la resaca de Año Nuevo, la Revolución es una gamberrada francesa que desemboca en ese franquismo de mano en el pecho que Napoleón impuso al continente europeo... hasta hoy. La pérfida Albión no cuenta, porque sus hijos siempre se dejaron la piel por la libertad, completada por sus primos de América, los únicos que la disfrutan en plenitud, luego de inventar la democracia a fuerza de huir de Europa. En Europa estamos más por la cosa de la igualdad, que es nuestra manera de eliminar a la competencia. Usted será muy listo, pero me quedo yo con la beca, así ya somos iguales, que es lo que se lleva. La gran fiesta española de la igualdad es el magno botellón de Nochevieja, que ahora, en el Madrid de Ana Botella y Tono Martínez, se ensaya la víspera. Como en la ópera, los pobres acuden al ensayo el día 30, reservándose la función del día 31 para los ricos y todos perfectamente intercambiables. Como los falangistas, que detestaban las improvisaciones porque les parecían secuelas de lo romántico, Botella y Martínez quieren una Puerta del Sol donde nadie dé un paso sin la supervisión del comité revolucionario, pues ya decimos que el 15 es la Revolución. ¡Bombona y República! dijo Hughes para resumir el ardor revolucionario de España cuando el espontáneo de Teruel entró en la sede pepera de Madrid con dos bombonas de gas. Qué tontería, pensarán ustedes, pero ahí está la declaración institucional del comunista andaluz Valderas: No puedo sentirme de la casta: repartí butano y fui camarero. Hombre, Valderas. La casta (como la traición) es cuestión de fechas: en el mayo francés, los agentes del orden estatal (burgués) fueron los comunistas. A todo esto, la única canción- protesta sobre el reparto del butano ¡y contra la corrupción! que uno recuerda es el Aleluya de los Hermanos Calatrava, que me parece, por cierto, un himno más subversivo que La estaca el motete de Llach. V sa esquina, esa abadía, la iglesia de Saint- Germaindes- Prés, ha celebrado a finales de 2014 su primer milenario. En un ataque de afectación murciana, Azorín, enviado especial y cronista de ABC, prefería escribir San Germán de los Prados. Sospecho que los turistas que visitan la iglesia, en el corazón más snob de París, ignoran la historia, que Menéndez Pidal contaba con emoción muy prolija. Hacia finales del año 1014 ahora se cumplen mil años los monjes de esa abadía tuvieron noticia de una matanza de cristianos en la Córdoba musulmana de la época. Ni cortos ni perezosos, los monjes de St. -Germain tomaron una decisión heroica: hacer el viaje de ida y vuelta Córdoba París, para rescatar los restos, despojos y reliquias de aquellos mártires, finalmente anónimos. Aquel viaje tuvo una importancia histórica, que Menéndez Pidal fue el primero en subrayar. Los monjes franceses de la abadía de St. -Germain fueron los primeros en abrir una ruta decisiva en los intercambios culturales de la época. Ellos trajeron a París y difundieron a lo largo del viaje poemillas y canciones que don Emilio García Gómez estudió con fervor: jarchas y zéjeles arábigo andaluces, cancioncillas cristianas y judías, que estaban en el origen de las nociones del amor que pronto florecieron en la futura Francia provenzal y la Italia de Dante. Las nociones neoplatónicas del amor que venían de Alejandría y comenzaron a difundirse por Almería y el sur italiano sembraron las nociones del amor que fecundaron nuestra civilización. Aventura fabulosa y prodigiosa. Los monjes de la abadía de St. -Germain jugaron un papel sensible en la tarea de roturar y abrir una ruta cultural, Córdoba París, a pie, a caballo, en burro. Más de mil años después, la historia y las leyendas donde florecieron E La célebre esquina de la abadía de París nuestras culturas han seguido su curso, dando incontables frutos, que la algarabía audiovisual, y sus ruidos, consiguen ocultar, para nuestra desdicha. St. -Germain ha celebrado su primer milenario con un docto rosario de conferencias, coloquios, misas, conciertos y un belén voluntariamente modesto. Con un éxito cosmopolita. Grandes especialistas han glosado la historia de la iglesia, evocando las metamorfosis del París y la iglesuca donde co- J. P. QUIÑONERO menzó esta historia. Turistas japoneses y californianos se demoran con placer ante la gran imaginería cristiana de la época. No pocos franceses de ultramar se arrodillan piadosos ante el Niño, María, Jesús, el burro y la vaca de un belén sin villancicos. El belén de la iglesia de mi pueblo es mucho más grande me dice Carmen, una señora andaluza que echa en falta el guitarrerío y los villancicos de su tierra.