Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 COMUNIDADES JUEVES, 1 DE ENERO DE 2015 abc. es ABC CASTILLA Y LEÓN Ficha técnica Título Ecos. Paisajes sonoros de la evolución humana Lugar Museo de la Evolución Humana (Paseo de Atapuerca. Burgos) La muestra está en la sala Pieza Única, en la primera planta del complejo. Entrada Gratuita. Comisarios Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo y Carlos de Hita. Exposición El montaje se divide en siete capítulos, sin que el visitante tenga que moverse de sala. Cuenta con más de quinientas tomas de sonido en doce minutos. El técnico de sonido de la naturaleza Carlos de Hita y el director del Museo de la Evolución, Juan Luis ArsuagaEFE cos en las reproducciones para ser lo más fieles posible a los sonidos que pudieron escuchar nuestros antepasados. De hecho, la primera toma de audio en la que se representa a nuestros antepasados africanos de hace cuatro millones de años se ha llevado a cabo tomando sonidos de chimpancés. Arsuaga reconoce que es algo controvertido en la comunidad científica, los estudios del oído realizados a partir de los hallazgos de Atapuerca hacen pensar que nuestros antepasados emitían sonidos parecidos a estos animales El MEH de Burgos hace un recorrido por la historia de la Humanidad a través de reproducciones de sonidos de cuatro millones de años en una sala completamente a oscuras La evolución humana se escucha P. ABASCAL BURGOS l sentido del oído ha sido clave en la evolución. Todavía hoy es fundamental para las personas que viven en contacto con la naturaleza. Sin embargo, en la actual sociedad urbana prima la imagen. Y precisamente el punto de partida de la exposición Ecos. Paisajes sonoros de la evolución humana que se puede ver hasta julio en el Museo de la Evolución Humana de Burgos (MEH) es el deseo de que el oído cobre protagonismo para hacer un recorrido por la evolución en una sala completamente a oscuras, equipada con un avanzado sistema de sonido envolvente y con un montaje de audio en el que se suman más de quinientas tomas en doce minutos. E que ha sido una herramienta fundamental en la evolución, pero que los humanos urbanitas actuales prácticamente han perdido. La idea surgió el pasado verano, cuando el otro comisario de la exposición, Carlos de Hita, técnico de sonido de la naturaleza, grababa en Atapuerca en plena campaña de excavaciones en la sierra burgalesa. Un trabajo científico y técnico exhaustivo ha llevado esa idea a una exposición que resulta única y que envuelve al visitante en una extraña sensación de estar en mitad de la naturaleza que rodeó a nuestros antepasados e incluso apreciar la humedad de una cueva o flechas que atraviesan la estancia. Junto a sonidos tomados de la naturaleza, tanto de animales como de tribus como los pigmeos, los masai o los bosquimanos, se han tenido que reproducir con criterios científicos algunos otros, como los de la fabricación de herramientas o el lanzamiento de armas prehistóricas. Carlos de Hita asegura que todo se ha hecho siguiendo criterios científi- Desde la selva tropical La sinfonía de sonidos de nuestra evolución comienza hace cuatro millones de años en una selva tropical africana donde vivían los grandes simios. Medio millón de años después se narra con sonidos el paso de los Austrolopithecus por la sabana y su relación con otros animales. Se recorre también el sonido que acompañó en Eurasia al Homo Antecessor, hace un millón de años, con la reproducción de la vida en una cueva o su convivencia con bisontes y uros. En el final de la exposición, repartida en siete capítulos que se suceden sin que el visitante se mueva de la sala (la llamada Pieza Única, en la primera planta del museo) se mezclan sonidos típicos de tribus que siguen manteniendo costumbres ancestrales con sonidos de la tecnología que ha cambiado la forma de vida del ser humano, hasta terminar con la cuenta atrás del lanzamiento de un cohete espacial y el sonido del mar, que simboliza lo que todavía no se conoce del universo en una nueva frontera. Juan Luis Arsuaga DIRECTOR CIENTÍFICO DEL MEH Y COMISARIO DE LA EXPOSICIÓN Cuatro millones de años Ecos es la primera muestra en un museo que permite seguir la evolución humana durante los últimos cuatro millones de años a través de sonidos. El director científico del museo, Juan Luis Arsuaga, afirma que se trata de forzar al visitante a que utilice el oído, Los estudios de oído realizados a partir de los hallazgos de Atapuerca hacen pensar que nuestros antepasados emitían sonidos parecidos a los de un chimpancé Carlos de Hita COMISARIO DE LA MUESTRA Todo se ha hecho siguiendo criterios científicos en las reproducciones para ser lo más fieles posible a los sonidos que pudieron escuchar nuestros antepasados