Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 1 DE ENERO DE 2015 abc. es deportes DEPORTES 41 Barcelona World Race Vela Navegando por los tres océanos Barcelona despidió a los ocho equipos participantes que volverán en tres meses PEDRO SARDINA BARCELONA Ocho equipos, dieciséis patrones, 24.000 millas, tres cabos y tres océanos son los datos más relevantes de la tercera edición de la Barcelona World Race, que salió ayer a medio día desde la Ciudad Condal. Se trata de dar la vuelta al mundo en un barco de 60 pies con dos tripulantes, dejando por babor los tres cabos (Buena Esperanza, Leeuwin y Hornos) sin ningún tipo de ayuda exterior y sin paradas. La regata, única de su clase en el mundo, tendrá una duración de entre 90 a 100 días, aunque es muy probable que el último barco en volver a Barcelona lo haga a principios del mes de abril. Los partes meteorológicos para la primera parte de la regata no descubren nada nuevo: poco viento en el Mediterráneo hasta la salida del mar de Alborán y una bajada tranquila hasta llegar a Índico, con el escollo de los famosos Doldrums en el ecuador. Además, frío y mal tiempo en el Índico con hielos en la Antártida y, pasado el cabo de Hornos, una subida muy calurosa del Atlántico. La salida se dio ayer puntualmente a pesar de que el viento no acompañó. Ni cuatro nudos de intensidad soplaban frente a una Barceloneta abarrotada de gente que se acercó a ver la salida. El comité de despedida estuvo formado por Andor Serra (CEO de la BWR) Maite Fandos (Concejal de Deportes y Presidenta de la FNOB) Luis Conde (Presidente de Salón Náutico) José Ángel Rodríguez (Presidente RFEV) el presidente de la clase IMOCA y Jean Pierre Dick, ganador de las dos últimas ediciones. Las embarcaciones, en su salida frente a la costa de Barcelona EFE Objetivo: bajar de los 92 días Si las previsiones de la organización se cumplen, se mejorará el récord de la Barcelona World Race, que ahora es de 92 días, 9 horas, 49 minutos y 49 segundos. Lo tienen Jean- Pierre Dick y Damian Foxall a bordo del Paprec Virbac 2 desde la primera edición. La segunda edición, también ganada por Dick y con Loïck Peyron de copatrón, duró un día y 13 horas más. En ambos casos, se pasó por el estrecho de Cook, que este año no es obligatorio. Exactamente comida para 82 días es la que embarcan Guillermo Altadill y José Muñoz a bordo del Neutrógena Alex Thomson y Pepe Ribes llevarán alimentos para 90 días, mientras que el We Are Water de Bruno García y Willy García saldrá con abastecimientos para 100 días de navegación. El Gaes lleva comida para 91 días con unas raciones generosas. Más conservadores son Jörg Riechers y Sébastien Audigane, que llevarán, en el Renault Captur comida para 95 días más un día extra gracias al regalo de los liofilizados de la organización Abandono de los pantalanes Antes de eso y sobre las diez de la mañana, los barcos fueron saliendo uno a uno de los pantalanes situados en la Plaza de Colón, donde se agruparon unas tres mil personas para ver la ceremonia. El primer barco en abandonar tierra firme fue el Renault Captur siendo el primer barco español en hacerlo el One Planet, One Ocean Pharmaton Emotiva despedida de todos los equipos, algunos con sus familiares a bordo, pero en especial la del We are Water en el que salieron los hermanos García abrazados. La doble medallista olímpica Natalia Vía- Dufresne, mujer de Aleix Gelabert, se embarcó en el One Planet, One Ocean Pharmaton hasta la línea de salida donde abandonó el barco. Guillermo Altadill, que afronta su décima vuelta al mundo, al ser preguntado si se iba a acercar a la costa de Los hermanos García se despiden en el puerto Málaga, dijo que no se atrevía no fueran a echarle una bronca porque su exmujer vive ahí. Estaba acompañado por su hijo, miembro reserva del VO 65 Mapfre La salida fue muy sosa, aunque muy emotiva, con más de dos centenares de barcos de espectadores rodeando el campo de regatas. Muchos más barcos que los que podríamos sumar entre las cuatro salidas de la Volvo Ocean Race desde Alicante. Dos anécdotas EFE Despedida Gran ceremonia en los pantalanes de la Plaza de Colón a los que acudieron más de 3.000 personas vividas en los dos fuera de línea del Gaes y del Pharmaton que fueron penalizados con volver a salir de nuevo. A la baliza de desmarque, que marcaba el principio del recorrido llegó primero el Hugo Boss con un Pepe Ribes pletórico y con muchas ganas de ganar en esta su segunda participación en la Barcelona World Race. En este tipo de regatas nunca se puede hablar de favoritos, aunque en el ánimo de los aficionados esté el tenerlos. Son muchas millas y muy duras, en las que cualquier fallo puede dejar al mejor equipo fuera de combate. Digamos que es una regata de resistencia más que de velocidad. No es fácil dar una vuelta al mundo en un 60 pies con tan sólo dos tripulantes a bordo. En tres meses vuelven a Barcelona.