Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 CULTURA JUEVES, 1 DE ENERO DE 2015 abc. es cultura ABC Una imagen de Hänsel y Gretel repleta de modernidad Así ve la ilustradora Iratxe la historia de Hänsel y Gretel BNE DANIEL MONTERO La Biblioteca Nacional ofrece una muestra dedicada al popular cuento de los Hermanos Grimm, una delicia para los niños, pero también para los mayores Hänsel y Gretel de estudiar, Y de leer. Les gustaba la historia, sobre todo la de su patria, y los viejos cuentos de la centenaria tradición oral, surgida al calor de la lumbre, cuando afuera, en las calles y los bosques, en las plazas y los ríos, la lluvia y la nieve caían más o menos mansamente. Con tan solo veinte años ya eran los más afamados y talentosos bibliotecarios de su patria chica, Hanau, en el estado alemán de Hesse. Pero además, gastaban sus horas libres recopilando y agavillando cuentos populares tradicionales. Así, con treinta años, érase que se era, publicaron Kinder und Hausmärchen Cuentos para la infancia y el hogar dos volúmenes publicados en 1812 y 1815, conocidos entre el pueblo como Cuentos de hadas de los hermanos Grimm Érase otra vez MANUEL DE LA FUENTE MADRID Portada del popular cuento llena de encanto, de dibujante anónimo La Biblioteca de chocolate Desde entonces, siendo reeditados una y otra vez, una y otra vez, forman parte de la historia sentimental de la literatura y la Humanidad. ¿A que les suenan? Hänsel y Gretel La Cenicienta Blancanieves La Bella Durmiente mucho, mucho antes de que llegara Walt Disney. Honor y gloria a los Hermanos Grimm. A uno de los cuentos más populares de los geniales hermanos se dedica la exposición Hänsel y Gretel en la Biblioteca de Chocolate deliciosa y entrañable muestra que presenta la Biblioteca Nacional. La reducción del presupuesto de la BNE ha supuesto paradójicamente para el público una feliz coyuntura, pues gracias a ello, y al no poder hacer grandes dispendios en sus exposiciones, la Biblioteca ha decidido tirar de archivo, nunca mejor dicho, y mostrar sus innumerables tesoros. Ahora se convierte en una preciosa casa de chocolate repleta de magia y de ilusión, en una muestra pequeña en su tamaño pero gigantesca en su hermosura. Comisariada por el ilustrador Alberto Urdiales, ofrece, según sus organizadores, una selecta muestra de las más de doscientas ediciones en lengua castellana que, bajo diferentes títulos, conser- D esde muy niños, Jacob y Wilhelm, sabían que dos y dos nunca iban a ser cuatro. En su mundo, que poquito a poco también sería el nuestro, las casas eran de chocolate y las vidas de algodón, un mundo de rosas pero pronto también nos daríamos cuenta donde no faltaban las espinas. Desde críos, Jacob y Wilhelm, que apenas se llevaban un año pero eran como gemelos, estaban unidísimos por el amor mutuo y el amor, siempre correspondido, hacia sus progenitores y, por si fuera poco, eran dos empollones, y dos patriotas (fueron unos de los adalides de la lucha alemana contra Napoleón) Apenas con diez, doce y o trece años, no paraban El cuento de los Grimm, en una versión clásica BIBLIOTECA NACIONAL