Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE JUEVES, 1 DE ENERO DE 2015 abc. es ABC Dos inmigrantes ilegales se abrazan tras conseguir saltar la valla fronteriza de Melilla La presión de la inmigración ilegal La otra fiesta para celebrar el Año Nuevo Mientras unos estamos inmersos en la celebración del Año Nuevo, hay otros que lo que ya festejan es su nueva vida. Los inmigrantes ilegales de la imagen no pueden contener su alegría por haber sido una de las 54 personas que en el día de ayer consiguieron saltar la valla fronteriza de Melilla. Como ellos, 2.254 personas han entrado ilegalmente en la ciudad autónoma en 2014, dejando atrás meses de insufrible travesía por el desierto e incluso años de espera para tener una oportunidad de medirse con las alambradas y las concertinas que las coronan. Que su destino sea el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de la ciudad autónoma es algo que aún no les preocupa. Lo que han dejado atrás supera todo lo demás. Este año que ya se fue ha sido el de la cifra más elevada de intentos de entrada en nuestro territorio desde África de toda la historia, por encima de las llamadas crisis de las vallas de 2005. Y el fenómeno no es solo nuestro. En Italia, el número de inmigrantes ilegales interceptados asciende a 170.000; Grecia y Bulgaria suman entre ambos 50.000; y Hungría, en su frontera con Serbia, casi 22.000. La mayoría empujados por las guerras que reducen a cenizas sus países. Este pasado año se han batido todos los récords de migraciones hacia Europa, con más de 260.000 inmigrantes rescatados mientras intentaban alcanzar la UE. El doble que el año pasado y muy por encima de las cifras registradas durante las primaveras árabes. En su parte más oscura, también 2014 ha tocado techo, convirtiéndose en el año más mortífero con 4.868 personas fallecidas, solo hasta el 12 de diciembre. Sobre estas cifras, sobre la realidad de un aumento constante de la presión migratoria sobre Europa, debe construirse una política migratoria común sensata y alejada de inasumibles demagogias. ESPAÑA Ilegales rescatados en el puerto de Gallipoli