Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 17 DE MARZO DE 2014 abc. es Faltan 27 días Domingo de Ramos para el LA CUARESMA EN ABC 35 Tablón cofradiero JESÚS NAZARENO Comienza hoy el quinario de Nuestro Padre Jesús Nazareno en su iglesia. Los cultos son a las 20.30 predicados por Juan José Romero Coleto, vicerrector del seminario San Pelagio. El sábado a la misma hora será la Fiesta de Regla. PAZ La hermandad de María Santísima de la Paz y Esperanza inicia mañana el quinario de su titular, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia. Los cultos son a las 20.00 horas predicados por Claudio Malagón Montoro, canónigo de la Catedral. El domingo a las 12.30 será la Fiesta de Regla. MERCED Mañana comienza en la iglesia de San Antonio de Padua el quinario que la hermandad de Santa María de la Merced ofrece a su titular, Nuestro Padre Jesús Humilde en la Coronación de Espinas. Los cultos comienzan con exposición del Santísimo y posterior misa presidada por Antonio José Gama, párroco de Trassierra y delegado de Pastoral Juvenil. El domingo a las 13.00 será la Fiesta de Regla. ESPERANZA La hermandad de la Esperanza inicia mañana en San Andrés el quinario de su titular, Nuestro Padre Jesús de las Penas. Será cada día a las 20.00 horas, predicado por el capuchino Fernando Rodríguez Muñoz. El viernes será la vigilia a las 23.00 horas y el domingo a las 12.00 la Fiesta de Regla. EL PATERO DEL LUNES MIGUEL ÁNGEL DE ABAJO LA RESTAURACIÓN DE LA MEMORIA E refundación se reincorporó a la carrera oficial la hermandad de Jesús Nazareno. Y con el traslado, en 1978, de la Expiración al Viernes Santo, la cofradía de los Salesianos alcanzó la condición de decana del tercer día procesional de Córdoba, desde este año con cinco cofradías más. Síguenos en córdoba. es abccordoba L regreso de las Angustias a San Agustín es la restauración de una ruptura histórica. En los 54 años de ausencia, constantemente alentaba en algunos, con nostalgia, el deseo de un hipotético retorno de la Virgen a San Agustín. Parecía imposible. El templo estuvo cerrado y ruinoso durante décadas, haciendo impensable el regreso. Volver a rezar a las Angustias en San Agustín nos reconcilia con la Historia de la ciudad y de su Semana Santa, se recupera algo que muchos pensaban perdido para siempre. Desde ahora se recobra la historia y con ello se restaura una tradición, un rito, la memoria de un barrio. Hay tantas cosas que se han perdido en la Semana Santa de Córdoba, y no todas a causa del obispo Trevilla, sino de esos otros obispillos trevillitas que, como avispas de avispero, ponen trabas y trabillas punzantes constantemente, avispones que ni comen ni dejan comer, pero pinchan, pican e irritan como pulgas poniendo palos en las ruedas, entorpeciendo los avances. Se perdieron las estaciones penitenciales a la catedral de todas las cofradías. Se perdieron las inversiones en la Madrugada, su enriquecimiento con hermandades que le daban, por una parte historia centenaria, el Nazare- no, y por otra color, música, amanecer y contraste, la Merced, y estas pérdidas sepultaron las esperanzas de progreso ¿para siempre? Pérdidas en nombre de la audiencia, del share, del prime time. Pérdidas sacrificadas en el altar de la cantidad. Se ha perdido, dicen los antiguos, el recogimiento, el silencio, la escucha, el saber estar en las calles junto a los pasos. Se ven procesiones comiendo pipas, fumando, bebiendo (no agua) hablando por el móvil, murmurando, chismorreando, con una actitud liviana, fea e incongruente con el misterio al que se sigue y se rodea. Ante tantas cosas perdidas, el retorno de las Angustias abre una puerta a la esperanza, una esperanza en la restauración y conservación de la esencia de la fiesta sagrada. Haber recuperado a las Angustias en San Agustín, quiere decir que lo perdido se puede restaurar, que lo roto y desmontado se puede recomponer. Durante el acompañamiento y el recibimiento en la plaza de la Virgen había más que la mera contemplación de un bello espectáculo. Se intuían muchas esperanzas de futuro, y, también, se respiraban en el ambiente recuerdos agridulces, nostalgias por las ausencias, algunas muy recientes, como la de Pepe Murillo, cofrade ejemplarísimo y mejor persona. La hermandad es un bien para Córdoba, es parte de su patrimonio inmaterial, pues no hay asociación vecinal o ciudadana más longeva que las Angustias. Con más años que los Estados Unidos, que la Diputación, que la Junta de Andalucía, la cofradía es historia viva, humilde, sencilla, vecinal de la ciudad de Córdoba, historia de las miles de biografías que se han sentido y se sienten acompañadas en sus angustias y alegrías cotidianas por la Virgen de las Angustias.