Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 CÓRDOBA DOMINGO, 14 DE ABRIL DE 2013 cordoba. abc. es ABC S iempre se ha dicho que Córdoba no tenía en cuenta a sus grandes hijos CÓRDOBA INÉDITA hasta la hora de su entierro. Pudiera ser verdad. Lo cierto es que con Antonio Barroso y Castillo no pudo lucirse en sus exequias pues se enterró en Madrid y sí lo hizo en su funeral, donde echó la casa por la ventana. A la vista está la espectacular fotografía del crucero de la Catedral en la que destaca el monumental túmulo de casi diez metros de altura. Barroso era algo más que el líder del Partido Liberal en la provincia. En su obituario, el diario El Defensor de Córdoba describió con nitidez la importancia del político: El partido que acaudillaba, más que un partido liberal, era un partido personalista; sus adeptos han sido siempre más barrosistas que liberales. Así se explica que en Córdoba hubiera conservadores y republicanos de Barroso Estas afirmaciones hay que enmarcarlas en las peculiaridades políticas de la España de la Restauración, con el caciquismo en todo su fulgor y con una valía como la de Barroso, que escaló todos los niveles de la Administración hasta hacerse con varias carteras ministeriales. Además, otro facARCHIVO DE ABC. Aspecto del crucero de la 16 DE MARZO tor que pudo influir para que la pompa funeraCatedral con el monumental túmulo funeraria alcanzara este nivel de magnificencia fue rio levantado en honor de Antonio Barroso y que Barroso y Castillo murió en un momento Castillo. adecuado para contar con tal grado de calor popular. Lo hizo a los 62 años de edad, en el cenit de su carrera política, como ministro de Gracia y Justicia, después de haberlo sido de Gobernación y de Instrucción Pública y Bellas Artes en tamentos se movilizaron para rendirle hocomo se ve en la imagen, se tuvo que conforlas décadas anteriores. menajes, entre los que destaca la erección mar con seguir la fastuosa ceremonia desEste carrerón político hizo que Barroso fuera del monumento de Mateo Inurria por susde la privilegiada atalaya de la balaustrada durante décadas el hombre influyente de Córcripción popular que fue destroque hay sobre el coro. doba en Madrid, antes de que se inventazado por una manifestación La ceremonia duró más de dos horas y ran los lobbies Cualquier cordobés al poco de inaugurarse. con ella se cerró una etapa en la vida poque se dirigiera a él pidiéndole una El Ayuntamiento y lítica local. En el duelo figuró su cuñarecomendación la tenía de inmediala Diputación opdo, José Sánchez Guerra, de fulguranA los 62 años to, lo que le servía para consolidar taron por un gran te carrera política iniciada en el liMurió en el cénit la parroquia liberal en su ciudad funeral a los nueberalismo de la mano de Barroso de su carrera natal. Además, gracias a sus gesve días del óbito pero girada al poco al conservationes se benefició la ciudad de la en la Catedral. durismo de Antonio Maura. Sánpolítica, como construcción de la Facultad de VeEl presidente del chez Guerra tocó techo en política ministro de terinaria, el Hospital Militar o vaSenado, el alcalde al ser ministro en varias ocasiones Gracia y rias obras de defensas en el Guadalde Madrid y autoriy ocupar durante unos meses la PreJusticia quivir, entre muchos proyectos más. dades de todos los nisidencia del Consejo de Ministros, Esto hizo que el título de Hijo Predilecveles coparon los espapero careció del populismo con que to de Córdoba, concedido en 1906 se le quecios libres del crucero. Barroso impregnaba todas sus acdara pequeño y a los seis años le otorgara el AyunAdemás, también se sumaron ciones para rentabilizarlas en su tamiento el de Hijo Preeminente. los representantes de colectivos feudo electoral. La prueba está en Así se comprende el estado de shock en que sociales, profesionales y políticos que a su muerte en 1935 no se moquedó la sociedad cordobesa al conocer su repen- locales. No faltaron las órdenes vilizó la ciudad como lo hizo con su POR JESÚS CABRERA CÓRDOBA tina muerte el 7 de octubre de 1916. Todos los es- religiosas ni el pueblo llano, que, cuñado. El fastuoso funeral de Barroso y Castillo 1916