Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURA DOMINGO, 30 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es cultura ABC José Ignacio Wert Es un producto típicamente nacionalista. Hay quien dice que es un artefacto mecánico inventado por Artur Mas Pilar Rahola Me tronché leyendo una columna suya de ridícula y total insolvencia teórica e incluso literaria en La Vanguardia Más que periodismo de trinchera parecía de tronchura Ruiz- Mateos El candidato más honesto para presidir la Patronal El Teatro Real cierra el año con Mozart y Mark Morris El coreógrafo estadounidense presenta hoy por primera vez en Madrid a su compañía JULIO BRAVO MADRID dismo de trinchera; al lado del texto de Francesc de Carreras parecía más bien periodismo de tronchura valga el palabro. -Entre los bestsellers reinan las Sombras de Grey ¿A qué atribuye ese gusto por el sexo en este presente tan áspero? -No he leído esa novela, mi interés por la subliteratura es escaso, y más si me la aderezan con sexo. No creo que este éxito tenga nada que ver con la deprimente situación que estamos viviendo, o que sea un sucedáneo de gimnasia sexual en tiempos de crisis. En todo caso, a mí se me escapa la relación. Para mí esta moda tiene el mismo significado cultural o social que un modelito de la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, es decir, ninguno. ¿Cómo ve la literatura española actual? -La veo bien. Quizá necesite menos adjetivos y más sustantivos, pero en mi opinión goza de buena salud. ¿Último libro leído? Las leyes de la frontera de Javier Cercas, excelente novela; ahora leo Esperando el alba de William Boyd, muy buena, y una biografía de Jean Renoir, un cineasta de mi predilección, dedicada a su hijo Alan, al que conocí en Barcelona hace años. ¿Y la última película? Ser o no ser de Lubitsch, obra maestra absoluta. -Trabaja en una novela en la que aparecen esos peliculeros de los que no guarda buenos recuerdos... ¿En qué fase se encuentra? -Tengo sesenta páginas que doy por buenas, y lo que resta anda en fase muy embrionaria. No deseo comentar de qué va el asunto, mi convencimiento de que un escritor no debe explicar lo que hace es absoluto y cada vez más firme. ...Y escribe siempre con música. ¿Banda sonora de la entrevista? -Ben Webster, con su My Greatest Mistake! Aunque es un enamorado de nuestro país, en donde estuvo hace tiempo estudiando flamenco (en los estudios de Amor de Dios) Mark Morris (Seattle, EE. UU. 1956) no había actuado nunca en Madrid con su compañía, creada por el coreógrafo estadounidense hace más de treinta años. Sí ha podido verse su trabajo para otros conjuntos, como el White Oak Dance Project, que creó junto a Mikhail Baryshnikov. El que es uno de los grandes nombres de la danza contemporánea se presentará hoy en el Teatro Real, donde estará hasta el 5 de enero con la coreografía Mozart dances creada a partir de dos conciertos para piano (los números 11 y 27) y una sonata para dos pianos del músico salzburgués. Los pianistas Emanuel Ax y Yoko Nozaki, con la Orquesta Titular del Teatro Real, bajo la dirección de Jane Glover, estarán en el foso. La escenografía es de Howard Hodgkin, uno de los más destacados pintores vivos del Reino Unido, y el vestuario de Martin Pakledinaz. Gerard Mortier, director artístico del Teatro Real, conoce bien a Mark Morris, ya que le eligió para dirigir el ballet del teatro de La Monnaie, en Bruselas, en 1988. Es el más musical de los coreógrafos que yo conozco dijo de él en su presentación. Algo que Emanuel Ax subrayó: Sabe enseñar cosas sobre la música con la danza como nadie lo hace. En este sentido es más un director musical que un coreógrafo De hecho, Morris ha ejercido en más de una ocasión como director de orquesta en sus propios espectáculos y trabaja sobre las partituras Mark Morris, en el Teatro Real clásico. De joven no me gustaba Mozart; lo descubrí tarde, y escribió cosas maravillosas. Su música es siempre sorprendente, humana... Y es triste porque a través de esa tristeza expresa la belleza Durante su estancia en Madrid, los bailarines de la compañía ofrecerán una clase para enfermos de párkinson (en los teatros del Canal, y abierta a amigos, familiares y cuidadores de estos enfermos) En 2001 abrimos nuestra nueva sede en Brooklyn- -cuenta Morris- y la aociación local de enfermos de parkinson se puso en contacto con nosotros para que colaboráramos de alguna forma con ellos. No es una terapia, no somos un hospital, ni hay nada milagroso, pero sí podemos ayudarles con los problemas de coordinación y movimien- EFE to que tienen. Gracias a la danza cogen fluidez Ahora organizan clases con cerca de cincuenta personas, y también preparan a profesores para impartir estas clases por todo el país. Numerosos proyectos Entre sus muchos proyectos, tiene previsto crear para compañías como el Ballet de Boston o el American Ballet Theatre, dos de los más importantes conjuntos de Estados Unidos, con los que suele trabajar. No son las únicas. También ha trabajado para el English National Ballet, el Royal Ballet o el Ballet de la Ópera de París. En 1993, Joan Acocella publicó su biografía, en la que contaba su descubrimiento del flamenco. Cuando tenía ocho años, su madre, Maxine, le llevó a una representación de la compañía flamenca de José Greco, y él decidió que, además de bailarín, quería ser bailarín de flamenco. Comenzó a estudiar con Verla Flowers en Seattle, pero a principios de 1974 vino a Madrid, aunque permaneció durante poco tiempo en nuestro país. Encargo de Peter Sellars Mark Morris estrenó esta pieza en agosto de 2006 en el Lincoln Center de Nueva York, donde obtuvo un gran éxito; es un coreógrafo con una gran capacidad de comunicación. De su obra dijo: Fue un encargo de Peter Sellars; al principio mi idea era coreografiar tres conciertos para distintos instrumentos de Mozart, pero al interesarse Emanuel Ax por el proyecto decidí elegir piezas para piano. Las tres partes del ballet son independientes, pero guardan una interrelación entre sí. En la primera, el protagonismo lo tienen las mujeres; en la segunda, los hombres. Y en la tercera se unen los dos grupos Aunque la compañía está compuesta por veintiún bailarines, Mozart dance es una obra para dieciséis intérpretes, de corte neo- En los teatros del Canal Los bailarines de la compañía ofrecerán una clase para enfermos de párkinson