Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 SOCIEDAD DOMINGO, 30 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es sociedad ABC Clamor por la unidad de los cristianos El Papa reza con 40.000 jóvenes protestantes, ortodoxos y católicos de la comunidad de Taizé JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO La presencia del Papa, la magia de la noche romana, la belleza de la Plaza de San Pedro y la poderosa carga espiritual de 40.000 jóvenes de la comunidad ecuménica de Taizé crearon anoche un clima de intensa oración por la unidad de los cristianos y por un mundo lleno de problemas, a los que los jóvenes quieren dar soluciones solidarias. Los cantos eran preciosos y se alternaban con momentos de meditación en absoluto silencio, verdaderamente impresionante, similar al que se produce en los encuentros de adoración al Santísimo Sacramento en las Jornadas Mundiales de la Juventud. El Papa, que meditaba en silencio frente a una imagen de Jesús crucificado, reflejaba la emoción en su voz cada vez que tomaba la palabra. Entre los 40.000 jóvenes, en su mayoría europeos, que participan en el encuentro convocado por la comunidad ecuménica de Taizé, aproximadamente una cuarta parte son ortodoxos y otra cuarta parte son protestantes. Pero estaba claro que todos amaban a Jesucristo, y que estaban felices en esta peregrinación a Roma para venerar las tumbas de Pedro y de Pablo y para rezar con el Papa. A la plegaria se unieron también jóvenes romanos, pues los asistentes desbordaban la capacidad de la Plaza de San Pedro, alegrada estos días con un bonito Nacimiento y un estupendo árbol de Navidad. No aceptan donativos Benedicto XVI estaba muy emocionado, y rindió homenaje al silencio y a los cantos de la comunidad de Taizé, que ocupan un lugar importante en vuestras oraciones comunitarias, y llenan estos días las basílicas de Roma El Papa les recordó que Cristo no os saca del mundo, sino que os envía a donde falta la luz para que vosotros la llevéis a otros El Santo Padre agradeció el saludo del hermano Alois, sucesor del hermano Roger, quien fundó esta comunidad cristiana ecuménica hace ya más de 70 años en Taizé, Francia. Los hermanos viven de su trabajo, no aceptan donativos, y promueven la unidad de los cristianos. El hermano Roger era protestante, pero tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI le daban la comunión en Roma pues creía en la presencia de Dios en la Eucaristía. Murió inesperadamente, apuñalado por una mujer rumana enferma mental durante un rato de oración vespertina en agosto del 2005. Benedicto XVI recorre en el papamóvil la plaza de San Pedro, abarrotada de jóvenes EFE El Papa le recordó como un testigo incansable del Evangelio de la paz y la reconciliación y un maestro del ecumenismo de la santidad el ecumenismo espiritual que es el mejor camino hacia la reconciliación y la unidad. Benedicto XVI dedicó un saludo de especial cariño a los jóvenes ortodoxos y protestantes, cuya presencia le alegraba notoriamente. Pese a la hora tardía y el frío glacial, el Papa estaba feliz. La alegría serena de estos jóvenes, en su mayoría de países del Este de Europa, ha impresionado profundamente a los romanos. No se veía un espectáculo similar desde la Jornada Mundial de la Juventud del año 2000. Los grupos más numerosos provienen de Mensaje a los jóvenes Cristo no os saca del mundo, sino que os envía a donde falta la luz para que vosotros la llevéis a otros El hermano Roger El Papa recuerda al fundador de la comunidad de Taizé como un testigo incansable del Evangelio de la paz Polonia, Ucrania y Alemania, pero hay también muchos croatas y franceses, así como americanos y asiáticos. Se nota un cierto predominio de chicas. La mayor parte de los jóvenes viven con familias romanas que les han abierto las puertas después del llamamiento que hizo el Papa el pasado 16 de diciembre. Los jóvenes piden sólo dos metros cuadrados para su saco de dormir, pero las familias romanas les empiezan a tratar como hijos. Su programa incluye ratos de oración, de peregrinación, de cultura, de música y de fiesta cada día, centrados en las basílicas romanas, el Circo Máximo y las casas de los católicos que les han dado alojamiento.