Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 INTERNACIONAL DOMINGO, 30 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es internacional ABC Diosdado Cabello PTE. DEL PARLAMENTO La mano tendida a Washington En la lucha por el poder desatada con la enfermedad de Chávez, el presidente de la Asamblea Nacional hizo llegar secretamente a altas instancias de Washington su disposición a algún tipo de acomodo, con Cuba como telón de fondo, según pudo saber ABC en fechas recientes. Cabello se presentaría como el anticubano -tiene a gala no haber pisado nunca la patria de los Castro- frente al vicepresidente Nicolás Maduro, el hombre de confianza de La Habana y finalmente ungido por Chávez. En su apertura hacia Washington, el presidente de la Asamblea Nacional estaría buscando la vista gorda estadounidense a su implicación en el narcotráfico. Chávez el pasado 8 de diciembre con Cabello, a la izquierda de la imagen, y Maduro Los cachorros de Chávez ya rugen Maduro, el sucesor oficial, y Cabello ultiman sus estrategias de asalto al poder LUDMILA VINOGRADOFF CORRESPONSAL EN CARACAS La mesa del 2013 de los venezolanos está servida. Los platos van desde una ausencia temporal de Hugo Chávez a una ausencia absoluta, pasando por una guerra interna chavista y concluyendo en nuevas elecciones, todo lo cual gira en torno de la enfermedad del presidente, un culebrón rodado en Venezuela que ha mantenido la atención del público desde que se le diagnosticó el cáncer en la pelvis hace año y medio. En el menú los entrantes ofrecen una investidura para el 10 de enero con variantes a escoger entre la jura ante la Asamblea Nacional o- si por cualquier motivo sobrevenido no pudiese tomar posesión -ante el Tribunal Supremo de Justicia. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, fue el primero en decir que no es obligatorio que Chávez asuma en esa fecha ni en el Parlamento sino cuando pueda en el máximo tribunal, dando tiempo para que su salud mejore y pueda estar en mejores condiciones físicas. Para el compañero de armas, si el comandante no aparece en esa fecha no es determinante de su falta absoluta Su idea fue secundada por el heredero de Chávez, el vice y canciller Nicolás Maduro, que no ha querido mostrar mucha prisa en reemplazar a su tutor mientras aún está convaleciente en su lecho de enfermo en Cuba. También su mujer, Cilia Flores, la procuradora de la República Bolivariana, le resta importancia a la jura del 10 de enero. Es puro formalismo ha dicho. Según los analistas, el plan de los sucesores de Chávez es que el presidente, aparentemente mejorado después de su cuarta operación, asuma su tercer mandato el 10 de enero, aunque sea limitado físicamente, hasta el 2019 y acto seguido pida un permiso de 90 días renovables por otros 90 días para seguir su tratamiento en Cuba (artículo 234 de la Constitución) declarando una ausencia temporal por problemas de salud, y deje a Maduro como sucesor suyo. El principal del menú incluye varios platos. En los meses siguientes, teniendo a abril como referente médico, la ausencia de Chávez podría declararse como falta absoluta y así se activaría el artículo 233 de la Constitución, que pondría a Cabello al frente de la presidencia de la República para que convoque nuevas elecciones presidenciales dentro de los 30 días siguientes Es posible que busque otra interpretación para acomodar la fecha a su conveniencia. Tanto Maduro como Cabello han negado que sean rivales y dicen estar trabajando juntos y unidos para cumplir los deseos de Chávez. Mientras su sombra domine desde el lecho de enfermo, Cabello ha logrado poner a todos a seguir su juego, incluso a los de la oposición. Tres grupos en liza Tan pronto se declare la falta absoluta y definitiva de Chávez será cuando se desaten los demonios y los grupos chavistas en pugna aflorarán sin cuidar ya los formalismos. Por su parte la oposición ha encontrado en la propuesta de Cabello una tabla de salvación. Le in- Ausencia absoluta El mejor escenario oficial prevé que en abril Chávez sea sustituido por el vicepresidente Cabello Pugna en el chavismo Hay un tercer rival para liderar el chavismo: el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez teresa postergar las presidenciales porque no podría afrontarla en buenas condiciones en febrero después de dos derrotas seguidas como las del 7 de octubre y el 16 de diciembre. En este proceso de transición y sucesión, del chavismo sin Chávez, se van perfilando tres grandes grupos dentro del oficialismo: el de Nicolás Maduro, de 50 años, (una parte del sector civil) que cuenta con ser el heredero de Chávez; el de Diosdado Cabello, 49 años, (una parte del sector militar) y el de Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo y presidente de la poderosa Petróleos de Venezuela, que es la caja B de la revolución. Mientras cada sector prepara su estrategia, tener el poder pasa por el control del Partido Socialista Unido de Venezuela, (PSUV) que se ha convertido en una organización clientelar y corrupta. Y ahí Cabello, por ser vicepresidente del partido, les gana a sus dos rivales. Los tres liderazgos chavistas tienen factores a su favor y en su contra. Por ejemplo Cabello ha generado polémica al calificar de chulo al mexicano, Heinz Dieterich, un teórico del chavismo. Éste respondió diciendo que Cabello intenta un golpe de Estado institucional contra Chávez y propone una auditoría internacional para determinar cuál de los dos es más chulo de la revolución bolivariana