Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 CÓRDOBA DOMINGO, 30 DE DICIEMBRE DE 2012 cordoba. abc. es ABC N uevos bares por doquier. Este es el balance optimista y urgente que puede hacerse de 2012. Por poco que uno haya paseado el centro de la ciudad, se habrá topado con locales inéditos, cada vez más pequeños y con terrazas más grandes, algunos incluso han incorporado porches, cediendo metros cuadrados de interior, para agradar a sus clientes sedientos de humo y oxígeno a partes iguales. La hostelería acampa en las calles y en las plazas, como los indignados, pero de modo más divertido. Las Tendillas no necesitan ya para animarse el botellón hortera que les organiza el Ayuntamiento cada fin de año. El consistorio podría ahorrarse los veinte mil euros que cuesta el horroroso escenario que instala ante el rostro lívido de Gonzalo de Córdoba y dejar la plaza indemne, apta para que el pueblo tome las uvas con las campanadas más castizas de España y luego se distribuya por los bares del entorno, que deben estar abiertos todos, ahora más que nunca, representando el dinamismo de una sociedad que se crece ante la adversidad y pone al mal tiempo buena cara. Para eso Las Tendillas van cerrando por sí solas su ruedo tabernario. Fénix y Campero son los últimos establecimientos incorporados. Aún no ha caído el viejo local de Telefónica, pero todo se andará. El Correo se mantiene con renovado e inusitado vigor. Siena, La Malagueña y la Alicantina siguen cubriendo sucesivamente las necesidades alimenticias, a veces extemporáneas, de los guiris. Y la calle de La Plata vuelve por sus fueros. Por su parte, la plaza de San Miguel, que tiene su altar mayor en El Pisto, se extiende a través de un popurrí de capillas y hornacinas que parecen jugar al equívoco con sus parroquianos. Claudio Marcelo, desde la Caña de España hasta La Gloria, ofre- TABERNARIO SENTIMENTAL POR JAVIER TAFUR Y VIC CÓRDOBA Un buen año tabernario Nuevos bares por doquier. Este es el balance optimista y urgente que puede hacerse del año que está a punto de irse ce unas excelentes postas al empinado retorno de la Corredera, que también se nutre básicamente de despachos de caldos, muchos de ellos de dudosa garantía. Gran Capitán, en su tramo extramuros y en su acera de los pares es ya un gran túnel de veladores y en la de los impares va camino de serlo. Pero lo más significativo es que reúne muchas más tabernas que bancos, lo cual siempre es un dato esperanzador. Y Cruz Conde, tras su peatonalización, inicia- -si bien muy débilmente- -la recuperación del gran tono hostelero que tuvo y que nunca debió perder. En los barrios la tendencia es la misma. Y en ninguno más evidente que en el Tablero Bajo, al que muchos de sus vecinos- -consecuencias de la crisis- -empiezan a llamar con sorna Moreras Altas. La calle María la Judía es una secuencia ininterrumpida de tabernas donde están representadas todas las opciones que ofrece el ramo. Quince establecimientos- -si la memoria no me falla- -son los que, uno junto a otro, verán entrar el nuevo año desde la misma acera. También es cierto que al otro lado del parque un par de negocios intenta abrirse camino, pero el nombre de Dolores Ibarruri pesa demasiado sobre cualquier experimento de libre mercado. 2013 será un año muy duro, como ha advertido el presidente del Gobierno. Pero las penas con vino son menos penas. Y el español tiene un coraje especial para que el ánimo no decaiga ante las peores expectativas si cuenta con una taberna a mano donde aflojar el estrés y soltar el lastre de esas monedas que siempre afloran en el bolsillo, como por arte de magia, para que la austeridad no ahogue del todo la economía. Córdoba demuestra, como pocas ciudades, esta original capacidad de reaccionar ante la crisis que tiene nuestro pueblo. Las empresas de todos los sectores cierran pero las de hostelería abren. Es un mundo curioso el nuestro, pero es nuestro mundo y es el que verdaderamente valora y agradece el turista. Porque no hay pueblo emprendedor sin un punto de inconsciencia. Esperemos que el nuevo gerente del Consorcio de Turismo venga al menos con esta lección aprendida.