Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 21 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es economia ECONOMÍA 55 Rato culpa a los gobiernos de Rajoy y Zapatero del fiasco de Bankia Asegura que Guindos le solicitó un plan de saneamiento pese a tener uno ya aprobado MARÍA CUESTA MADRID RODRIGO RATO EXPRESIDENTE DE BANKIA El político que quiso ser banquero Perfil Ocho años al frente de la política económica española (entre 1996 y 2004) fueron suficientes para dotar a Rodrigo Rato de un prestigio nacional e internacional que le convirtió en el primer español en presidir el Fondo Monetario Internacional (FMI) La derrota del Partido Popular en las elecciones de 2004, en las que Rato iba de número dos por Madrid, detrás de Rajoy, y el abandono prematuro de su cargo al frente del FMI- -por razones personales- -apenas restaron reconocimiento a la gestión desempeñada por el que fuera vicepresidente económico de los gobiernos de José María Aznar. Pero ha sido su gestión al frente de Caja Madrid- -después Bankia- -desde enero de 2010 hasta mayo de 2012, la que mayores quebraderos de cabeza ha dado y puede darle en el futuro a este asturiano, político de raza, hijo de banqueros e industriales y que hoy podría ser presidente del Gobierno de España si Jose María Aznar hubiera apostado por él en lugar de por Rajoy para sucederle al frente del Partido Popular. Rato se sintió desfraudado entonces con el PP y hoy culpa a este Gobierno del fiasco de la entidad financiera. D urante tres horas se alargó ayer la declaración de Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, en una Audiencia Nacional flanqueada por centenares de damnificados por las participaciones preferentes y simpatizantes de manos limpias y el movimiento 15 M. El ex ministro de Economía con el Gobierno de José María Aznar acudió a declarar ante el juez Fernando Adreu con la intención de replicar el discurso mantenido el pasado mes de julio en el Congreso de los Diputados y, aunque en líneas generales así fue, también hubo lugar para las sorpresas. Según fuentes jurídicas presentes en la sala, Rato culpó en su declaración a los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy de la difícil situación en que quedó la entidad bancaria, así como al Banco de España. Según el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) el supervisor- -con Miguel Ángel Fernández Ordóñez a los mandos por aquel entonces- -forzó la fusión de Caja Madrid con Bancaja, algo que inicialmente no entraba en sus planes. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, por su parte, empujó a la entidad a salir a Bolsa en un momento económicamente muy complicado y que, en su opinión, era prematuro. Al Gobierno de Mariano Rajoy le culpa de haber llevado a la quiebra a la entidad por haber elevado los requisitos de capital y provisionamiento. Rodrigo Rato, escoltado por un policía a su llegada a la Audiencia REUTERS Sin mención a De Guindos Según las mismas fuentes, Rato eludió en todo momento referirse a Luis de Guindos, pero sí que dejó entrever cierta intención en contra de Bankia de los reales decretos aprobados por el que fuera el secretario de estado de economía durante su época de ministro del ramo. Además, desveló que el Ministerio de Economía le exigió a finales de abril pasado un nuevo plan de saneamiento para la entidad, pocos días después de que el Banco de España aprobase el primer plan de saneamiento presentado por la entidad. Hasta se nos acababan los nombres de los planes llegó a ironizar. Este último proyecto fue elaborado en dos semanas por un pequeño grupo directivo de Bankia y la consultora McKinzey y contemplaba un escenario económico catastrófico, con un PIB en el- 3,8, sin crecimiento hasta finales de 2013 y sin disminución del paro hasta 2014. La propuesta de Rato pasaba por anticipar todas las posibles pérdidas futuras y dotar provisiones por 9.500 millones de euros además de los que ya contemplaba el plan verificado por el Banco de España. El Ministerio de Economía me pidió más de lo que me había aprobado por el Banco de España afirmó ante el juez. Finalmente, el proyecto fue rechazado por el departamento que pilota De Guindos- me dijeron que no era lo que esperaban explicó Rato- -lo que llevó al exvicepresidente del Gobierno a dimitir el 9 de mayo por considerarse desautorizado y sentir que el Ejecutivo había perdido la confianza en él. Según explicó Rato, ni siquiera se abrió una fase de discusión sobre el documento. Rato también aseguró que sus cuentas, que reflejaban unos beneficios de casi 300 millones de euros, eran una imagen fiel de la entidad y añadió que las considera mejores que los número de Goirigolzarri. Según su versión, las principales diferencias entre su plan y el elaborado por el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, es que en el suyo no se incorporaban ni los créditos fiscales ni las provisiones de las participadas que no se querían vender. El plan de Goirigolzarri llevó a Bankia a reconocer unas pérdidas de 2.979 millones de euros y a solicitar posteriormente un rescate público 19.000 millones. El momento más tenso de la declaración llegó cuando el juez Andreu preguntó a Rato cómo se realizó la operación de salida a Bolsa y sobre el papel jugado por el banco de inversión Lazard, de que Rato era consejero antes de asumir la presidencia de Bankia. El magistrado llegó a preguntar si le parecía estéticamente correcto que