Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 INTERNACIONAL VIERNES, 21 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es internacional ABC JOSÉ M. DE AREILZA MORDER LA BALA Obama llegó a defender la posesión de armas de fuego para ganar el voto de los trabajadores blancos L a matanza de Newtown ha obligado a Barack Obama a prestar atención a un asunto que no estaba dentro de sus prioridades de gobierno, el control sobre las armas de fuego. Desde que dio su salto a la política nacional el presidente ha evitado cuidadosamente impulsar normas que parecen de sentido común. En su primer asalto a la Casa Blanca defendió la posesión de armas de fuego para ganarse el voto de los trabajadores blancos, partidarios de Hillary Clinton, y de los demócratas conservadores. Ya en el poder, hizo callar al responsable de Justicia en su gabinete cuando este quiso convertir en permanente la prohibición federal de venta de armas de asalto, que había expirado. Su pasividad ha sido muy criticada por el Centro Brady, la iniciativa suprapartidista con mayor prestigio para limitar la posesión de armas de fuego, que evalúa de forma periódica el desempeño de cada político en este terreno. El centro honra al republicano James Brady, secretario de prensa de Ronald Reagan, tiroteado junto al presidente durante el intento de magnicidio de 1981, que ha dedicado el resto de su vida a esta justa causa, en un país con más de doscientos millones de armas de fuego y siete veces más asesinatos con ellas que en cualquier otro occidental. Uno de los frentes de batalla es la interpretación del derecho a llevar armas, la segunda enmienda constitucional, de la cual se hace una interpretación expansiva. Pero el frente decisivo es la concienciación ciudadana. Tras el horroroso episodio de Newtown, hay una oportunidad de introducir nuevos controles en la compra y la posesión de armas. El presidente Obama ha encargado al vicepresidente Joe Biden, con gran experiencia en el legislativo, que encabece un grupo de trabajo para proponer nuevas medidas. Veremos a ver si con esta comisión se compra tiempo o se lidera un necesario cambio social. Vigilia en Los Ángeles por las víctimas de la matanza de Newtown REUTERS Ofensiva en EE. UU. contra la poderosa Asociación del Rifle El asesino Adam Lanza quiso ser militar, pero su madre le disuadió MARÍA G. PICATOSTE CORRESPONSAL EN NUEVA YORK Las negociaciones sobre el abismo fiscal se atascan Después de más de un mes de conversaciones muy poco productivas sobre cómo evitar el abismo fiscal y reducir el déficit, los republicanos decidieron actuar por su cuenta. El líder republicano en la Cámara de Representantes, John Boehner, presentó ayer una iniciativa de ley llamada Plan B El documento incluye propuestas como la subida de impuestos para los que ganen más de un millón de dólares. El temido abismo fiscal es un conjunto de medidas- aumento de impuestos y recortes del gasto- por valor de 500.000 millones de dólares que entrarán en efecto dentro de 10 días a menos que Obama y los republicanos lleguen a un acuerdo. La última propuesta republicana ha hecho que se diluyan en parte los avances alcanzados hace unos días, cuando ambas partes hicieron concesiones. Obama aceptó el recorte a los beneficios de los jubilados y Boehner que se suban los impuestos a las rentas más altas. Ahora Obama amenaza con vetar la última propuesta si acababa siendo votada por la Cámara. La Casa Blanca está trabajando en la preparación de un bloque de propuestas de ley que aumenten el control sobre la propiedad y el uso de armas de fuego. La primera sería reactivar la prohibición de los rifles de asalto, una norma que estuvo en vigor desde 1994 a 2004. Cuando llegue el momento de convertir en ley las medidas que ahora se están incubando, Obama necesitará contar con el apoyo de los republicanos, algo sumamente complicado ya que a este partido pertenecen la mayoría de los que defienden el status quo de la legislación sobre armas. Y la que con seguridad se opondrá al cambio será la Asociación Nacional del Rifle (RNA) el todopoderoso lobby que salvaguarda los intereses de los acérrimos defensores de las armas. Sin embargo, este grupo de presión no las va a tener todas consigo. Tras la serie de tiroteos que han tenido lugar en EE. UU. este año y su falta de comentarios críticos al respecto, su popula- ridad ha disminuido. La presión social ha llegado hasta tal punto que algunos de las empresas con las que están asociados están siendo boicoteadas. Otro posible perjudicado podrían ser los contenidos violentos de la industria del entretenimiento, principalmente los videojuegos. De cara a los regalos navideños, muchos consumidores han adelantado que en esta ocasión preferirán no comprar este tipo de regalos. Violencia y entretenimiento La Asociación de Software de Entretenimiento publicó un comunicado tratando de defenderse. Sin embargo, algunos políticos entienden que hacen falta reformas. Estos acontecimientos están sucediendo con más frecuencia y me preocupa que si no los estudiamos profundamente vamos a perder el sentimiento de rabia que tenemos ahora. Eso incluye mirar la violencia en la cultura del entretenimiento señaló lúcidamente durante su reciente visita a Newtown el senador liberal Joe Liberman. Según pasan los días se van conociendo más detalles sobre Adam Lanza. En su edición del miércoles el Connecticut Post informó de que el joven de 20 años quería ingresar en la Infantería de la Marina, pero su madre acabó disuadiéndolo.