Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN VIERNES, 21 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es opinion ABC HACIENDO AMIGOS BREVERÍAS Sin duda alguna Continúan los efectos de la crisis interna de UCOR, que estalló en julio pasado. El diputado Carlos Baquerín enmendó la plana ayer al secretario de la Diputación en el Pleno ordinario con el problema de la portavocía. Así, el funcionario planteó la necesidad de que esta formación nombrara cuanto antes a un portavoz para evitar vacíos de representación o problemas sobre el reparto de las comisiones. Me van a perdonar, pero desde mi punto de vista el portavoz de UCOR soy yo llegó a responder Baquerín. Y más de uno de los presentes alzó las cejas... IÑAKI EZKERRA Más que una frase Sin fronteras El rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, está demostrando que sus constantes mensajes sobre la necesidad que tiene la Universidad de ahorrar no se quedan en frases grandilocuentes. Predica con hechos. Así, acaba de aprobar como medida de reducción del gasto que se cierren las instalaciones universitarias del 27 de diciembre al 7 de enero coincidiendo con el turno único de vacaciones de su personal. Y es que el rector no se queda en exigir los ingresos que no llegan, sino que vigila, y mucho, el ahorro. No se le va a caer la casa encima a Pedrosaxo. El músico cordobés, uno de los más innovadores e interesantes del panorama español y del mundo entero si uno se ciñe a su instrumento, acaba de regresar de una gira por Estados Unidos en la que ha aprendido pero también ha hecho recitales con técnicas singulares y sorprendentes, y siempre en diálogo con el público. Ahora prepara su siguiente viaje, que tendrá como destino Japón en el mes de marzo. Su estilo e innovación dan que hablar y no conocen fronteras. EL FIN DEL MUNDO A LA CARTA Los españoles estamos por un fin del mundo moderado, democrático y plural L O siento por los mayas, pero en una economía de libre mercado su fin del mundo, el que habían programado para hoy en su calendario, tiene que competir con otros fines del mundo tanto o más sugerentes y solventes que florecen en nuestra patria por doquier. El fin del mundo ya no es lo que era. Hoy es una opción personal como la sexualidad o la ideología; una elección a la carta en el restaurante barato de nuestros apocalipsis nacionales. Los españoles estamos por un fin del mundo moderado, democrático y plural. Como se nos ha puesto tan cara la salvación, nos queda soñar con la destrucción, que está más al alcance de nuestro bolsillo. Y, así, hay aquí quienes prefieren creer a los mayas o creer a Artur Mas y pensar que el fin del mundo vendrá con su referéndum, como quienes se decantan por un Apocalipsis economicista y sueñan con el rescate de España o con la defunción del euro. Hay quienes se agarran a la esperanza de una catástrofe nuclear que vendrá de la guerra con Irán o con Corea, como hay los partidarios de revisar las profecías de Nostradamus para ver dónde estuvo el fallo que nos dé una segunda y catastrófica oportunidad. Y hay los aficionados a un fin de los tiempos más científico que venga de los millones de asteroides que pueden colisionar con la Tierra en cualquier instante. Hay fines del mundo para todos los gustos: tradicionales y futuristas, etnicistas, ecologistas, exóticos, de derechas y de izquierdas. En realidad, el fin del mundo es mundial. En esta cuestión, no hay diferencias culturales ni ideológicas. En la Francia progre de Hollande, hay un pueblo, Bugarach, donde están todos preparados para recibir dentro de unos minutos a una nave nodriza que se van a pagar a escote y que les salvará del cataclismo. El caso de Bugarach me recuerda el de Paco Rabanne, que en agosto de 1999 predijo la caída de la estación espacial rusa Mir sobre París. Yo creo que fue un pionero de nuestros artistas de la Zeja, que iban a traer a España una Revolución y al planeta una Alianza de Civilizaciones, que han acabado en ambos casos como el rosario de la aurora. Para atreverse a profetizar el fin del mundo, de París o del Capital, del Estado del bienestar o de la Historia, hay que tener mucha fe y, sobre todo, mucha jeta. La fe para predicarlo y machacar al personal, para llamarle inconsciente y estúpido por no creérselo; la jeta para sobrevivir al día siguiente y quedarse tan pancho. Los mayas eran menos cínicos que nosotros. Tuvieron el pudor de poner la fecha de caducidad del mundo lo bastante lejos como para que su propio final llegara antes y nadie les pidiera cuentas. Los mayas se tiraron al fin del mundo con malla. En la Europa de hace unos siglos al que profetizaba el fin del mundo lo llevaban a la hoguera antes de que su fraude quedara al descubierto. Hoy sale gratis en la astronomía y en la política. Hoy el que anuncia el fin del mundo nos sonríe cuando éste no llega, cambia de tema y a otra cosa mariposa. CARTAS AL DIRECTOR Sucedió en Belén Diciembre es el mes en que las ciudades de todo el mundo lucen sus mejores galas, con bonitos adornos y luminarias que nos encandilan, pero nos planteamos cual es el principal motivo de toda la parafernalia que se monta en el último mes del año. Cómo es posible que pasados más de 2.000 años, un simple niño nacido a 9 kilómetros del sur de Jerusalén haya sido capaz de mantener año tras año un evento que conlleve tantos sentimientos de amor entre los seres humanos, que llegue a ser capaz de detener las guerras o de acercar y enternecer el corazón de las familias más distanciadas. Por muy incrédulos que seamos, es indudable que ese niño tenía algo que no teníamos el resto de los mortales, sencillamente que vivió dando un testimonio de amor enorme, estuvo siempre al lado de los más desfavorecidos, fue un rebelde con los poderes fácticos de su tiempo, sembrando en ellos tanta inquietud, que lo llevaron a la muerte de cruz. Por todo esto recordemos siempre, que la Navidad no son luces, regalos, Papa Noel ni los Reyes Magos, que el origen de estas fiestas no es otro que la venida al mundo del Rey de Reyes, por tanto no nos quedemos en el Felices Fiestas y gritemos con fuerza Feliz Navidad. MANUEL PAVÓN TORRES CÓRDOBA A río revuelto... Dice el refrán que A río revuelto ganancia de pescadores Y el río para desgracia de España, no puede bajar más revuelto, pero a pesar de que baja sin peces pescadores y no pescadores, todos echan su caña para pescar aunque sean los alevines. Es el caso sangrante de jueces y fiscales que, siendo ellos los que han pedido que se implanten las tasas judiciales, ahora se manifiestan en contra. Pero porque aquellas serán para un mejor funcionamiento de la Justicia y no para engrosar sus bolsillos a través de un fondo de pensiones. Así lo ha manifestado el ministro Alberto Ruíz Gallardón y nadie ha dicho lo contrario, han callado sus vergüenzas. Si malo es que paren los pocos que quedaban por manifestarse y parar, es peor que lo hagan cuando en río sin peces intentan llenar sus cestas. Además no descartan más paros y huelgas. No se preocupan en cambio de que sentencias condenatorias se hagan cumplir por quien corresponda, no les interesa demasiado; y si por algo debieran manifestarse es por la nula efectividad de las condenas. Los corruptos se evaden de la justicia o, como los terroristas, andan sueltos. Públicamente, en prensa, radio y televisión dicen que ni acatan ni cumplen las sentencias, Mas entre ellos, y la justicia brilla por su ausencia. Otro pescador es un dirigente de CC. OO. de Andalucía que intenta pescar en la ley Wert Estos como ya han pescado cuando el río bajaba lleno, intentan también ahora pescar con la ley de Enseñanza. Dice que qué tienen que ver los obispos y seguramente será de aquellos, como Montilla, Blanco y otros, que llevan a sus hijos a los colegios privados; los titulados con suspensos para los demás. Ni un paso atrás debe dar el ministro en perseguir una enseñanza en valores, cuya falta es la madre de la ruina Zapatera en que nos encontramos, y ni un paso atrás tampoco en una enseñanza común para toda España, bilingüe donde proceda y con iguales materias troncales. El Ebro nace en Peña Labra, Reinosa, y pasa por Cataluña, pero no es catalán ni nace en tierras extrañas También Rubalcaba quiere pescar y no tiene el mínimo rubor en acusar al PP sobre las pensiones, siendo él en cambio quien las congeló, el colmo de caradura. España es el gran río de todos los españoles y ya está bien de tantos pescadores y tanta corrupción. I. MORENO JULIÁ CÓRDOBA