Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DEPORTES MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es deportes ABC Álex Corretja Que quede claro, ha habido absoluta unión en el equipo CAPITÁN DE LA COPA DAVIS Después de perder la final ante la República Checa, el seleccionador no quiere que se insista en polémicas y emplaza a España a creer en sí misma EFE ENRIQUE YUNTA MADRID En su primer curso como capitán, Álex Corretja casi logra la Copa Davis, pero acabó llorando porque le faltó un solo punto. No habla de año de transición porque afirma que España tiene demasiados jugadores de nivel como para no competir siempre. Y valora con ABC las palabras de Feliciano López, avivada la polémica después de la derrota ya que el capitán dijo que habían molestado los lamentos del toledano por quedarse fuera del equipo. Corretja no quiere que vaya a más y resalta la unión del grupo y su espíritu. ¿Por qué se ha perdido? -No sólo por una cosa, en una final influyen varios aspectos. Los checos se han adaptado mejor a las circunstancias y han sido un poco mejores. No hay que olvidar que hemos estado en una final y que nos ha faltado sólo un poco. -Un día después, ¿en qué piensa? -En que España sigue siendo un gran equipo y, pese a la derrota, podemos ganar siempre y en cualquier lugar. ¿Hay tiempo para la autocrítica? -Tiene que haberlo, por supuesto. Hay muchas cosas que mirar y remirar. Me refiero a situaciones internas que es mejor guardarnos y seguir trabajando para mejorar. Hay muchas cosas de las que aprender. -Dijo el domingo en El programa de las 12 al perder, que le molestaron las palabras de Feliciano López, que no ayudaban nada al equipo. -Lo que quise decir es que es mejor hablar algunas cosas desde dentro, que en una final hay que ir por la misma línea. Pero quiero que quede claro que le atribuyo cero culpas al comentario de Feliciano, sería insensato e ingrato por mi parte decir que hemos perdido algún punto por eso. Ellos han sido mejores y es la única lectura. ¿Ha habido unión en el equipo? -Unión absoluta, que nadie lo dude. Y por eso me sabe mal que un año tan largo y duro se manche por estos detalles. La final era muy difícil y no quiero que se enturbie una trayectoria positiva. ¿Ha vuelto a hablar con Feliciano? -Sí, claro. Está todo aclarado. Quiere estar en el equipo y yo cuento con él y con todos los que se presten. Eso es lo importante, que el jugador tiene ganas de estar con España. ¿Cambiaría algo? -En absoluto. Estoy convencido de que he hecho la mejor apuesta, los cuatro elegidos eran los más preparados según mi parecer. Feliciano era el descarte y entiendo que quisiera jugar, sé que la pista le iba bien. Es un gran compañero y nuestra relación no se enturbiará por esto. Es verdad que Almagro perdió sus dos partidos, pero creo que elegí bien. Tenía que jugar él. ¿Cuesta dominar a un tenista en la dinámica de un equipo? -Los jugadores están entregados al equipo, la Davis lo provoca. Es un deporte individual, pero durante unas semanas saben que han de jugar por Las palabras de Feliciano Será insensato e ingrato decir que hemos perdido la final por su comentario, le atribuyo cero culpas Equipo Elegí al mejor posible. Es verdad que Almagro perdió los dos puntos, pero tenía que jugar él Jefe de grupo Me gusta tener las cosas controladas a la perfección el equipo. Quien no lo entienda así, debe hacérselo mirar. ¿Habla mucho con ellos? -Muchísimo. Intento medir y sé con quién tengo que hablar más o menos en el banquillo. -Tener mano izquierda. -Absolutamente. Has de saber gestionar muy bien y estar a su disposición, han de saber que tienen un apoyo en el banquillo y que encima entiende a la perfección lo que está pasando. ¿Cómo es España? -Es un equipo muy trabajador. No se conforma, nada de lo que tiene es regalado. Cuando llegamos a Australia a principio de año ni sabíamos quiénes jugarían y ahora vemos a un equipo que ha luchado por otro título. Eso nos hace estar tranquilos. ¿Cómo es una final desde una silla? -Ser jugador es mucho más difícil, pero como capitán has de tomar decisiones que afectan a mucha gente. Ahora tengo que mirar por el bien de más jugadores. Es casi imposible contentar a todos. ¿Se esperaba que fuera así? -He tenido varios capitanes y me hacía a la idea. Los jugadores son los que han de decir si aporto algo y si nuestro trabajo está bien. Pero es lo que me imaginaba, simplemente has de estar pendiente de mil detalles. Me motiva porque yo soy muy perfeccionista- ¿Qué es lo que más le gusta? -El sentir la emoción de estar dentro de una pista en momentos importantes. El hecho de jugar una semifinal o una final me motiva. Ya que no lo puedo vivir como jugador, lo más cerca que puedo estar es como capitán. En los partidos es cuando siento que puedo ayudar. Y también antes de jugar. ¿Lo que menos? -No, en general mi trabajo me satisface. Ya digo que la parte emocional es la que me gusta, es la que me hace estar cerca de los jugadores. Veo muchos partidos durante el año, es muy enriquecedor. Y me gustan las situa-