Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es internacional INTERNACIONAL 45 El expresidente declara ante la Justicia Nicolas Sarkozy responde en Burdeos por un caso de financiación ilegal J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS Votos para Fillon y Copé ayer durante el recuento AFP Simpatizantes y militantes de centroderecha sienten una cierta nostalgia de Nicolas Sarkozy, esperando su vuelta, siempre. Mientras el expresidente ha sido citado por un juez de Burdeos, este jueves, para responder de las acusaciones de financiación ilegal de la campaña de las presidenciales del 2007. Según el periódico Le Figaro el juez instructor del escándalo Bettencourt (Liliane, la heredera de L Oréal) ha convocado en Burdeos a Sarkozy para intentar esclarecer acusaciones que el expresidente ha considerado siempre puros infundios contra él. Algunos testigos acusan a Sarkozy de haber recibido más de 100.000 euros en dinero negro para financiar la campaña presidencial de 2007. Se trata de viejas acusaciones jamás demostradas y siempre desmentidas. Tales acusaciones no afectan de ninguna manera a la popularidad del expresidente. Más de un 65 por ciento de los simpatizantes y militantes de la Unión por un Movimiento Popular consideran deseable su vuelta a la política en un plazo prudencial La crisis abierta por los enfrentamientos cainitas entre JeanFrançois Copé y François Fillon, disputándose el liderazgo de la UMP, hacen mucha más viva la nostalgia de un partido conservador liderado por una personalidad fuerte, capaz de unir familias políticas que se deshilachan y disputan tras la derrota presi- dencial del 6 de mayo pasado. Sarkozy se impuso voluntariamente una cura de silencio absoluto, que no está dispuesto a modificar. Se trata de un silencio muy audible y sonoro. Fillon fue su primer ministro. Copé sigue siendo el secretario general del partido que él ha presidido. Sea cual sea el resultado final del duelo a primera sangre política entre Copé y Fillon, Nicolas Sarkozy se guardará muy mucho de intervenir públicamente en las disputas que están cuarteando su partido. Sarkozy, Fillon y Copé sellaron hace tiempo un pacto no estricto pero bien real. El líder de la conservadora UMP no será forzosamente el candidato conservador a la jefatura del Estado, cuando se convoquen las elecciones presidenciales del 2017. Cuando llegue la hora todavía muy lejana de elegir ese candidato, Copé, Fillon y Sarkozy ya prometieron hace meses retirarse en beneficio del candidato mejor situado en los sondeos de opinión. Veremos.