Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL MARTES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es internacional ABC Las disputas y denuncias de fraude entre Fillon y Copé agrandan la figura de Sarkozy Los dos candidatos a liderar la derecha francesa siguen reclamando la victoria y recurren a sus abogados JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS eis meses después de la derrota de Nicolas Sarkozy, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 6 de mayo pasado, sus herederos François Fillon, ex primer ministro, y JeanFrançois Copé, ex ministro, se disputan de manera muy agria la presidencia de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Ambos dicen haber ganado la campaña que debía elegir un nuevo líder del centroderecha y las primarias se han transformado en un temible conflicto cainita. La elección del presidente de la UMP a través del sufragio universal era una innovación política de gran calado. Por vez primera en la historia política de las derechas francesas, militantes y simpatizantes podían elegir entre dos candidatos al liderazgo. Copé aspira a encarnar una derecha sin complejos Fillon lidera a las familias conservadoras de origen centrista, liberal y cristiano. Más de 150.000 militantes participaron en una histórica elección sin predentes, el fin de semana pasado. A lo largo de la noche del domingo, Copé y Fillon se autoproclamaron vencedores de las primarias, acu- S sándose mútuamente de haber cometido fraudes. A lo largo de toda la jornada del lunes, una Comisión especial del partido no consiguió que ambos candidatos aceptasen la victoria de uno de ellos. Ambos continuaron proclamándose vencedores A última hora de la noche del lunes, el duelo de posiciones tomó un cariz jurídico. Copé y Fillon recurrieron, ambos, a dos gabinetes de abogados, para defender ante la justicia una victoria que ambos continuaban arrogándose y esgrimiendo frente al adversario político. ¿Cuánto tiempo se tarda en contar los resultados de 150.000 papeletas electorales? Los expertos de la UMP no consiguieron ponerse de acuerdo ni domingo ni lunes, precipitando un gigantesco folletín audiovisual, con un interminable rosario de acusaciones de la peor especie. A la espera de un resultado que nadie se atrevía a pronosticar, la UMP confirmó que cinco familias políticas habían decidido organizarse como tales, dentro del mismo partido. Francia moderna y humanista Derecha popular Derecha fuerte Derecha social y Gaullistas son los nombres de cinco familias políticas que han decidido organizarse tras el eclipse político de Sarkozy, esperando poder influir en la refundación del partido que estuvo unido mientras Sarkozy fue su presidente. Profunda división Más allá del gravísimo enfrentamiento personal entre Fillon y Copé, su durísima y espectacular batalla, disputándose de muy mala manera la presidencia de la UMP, pone de manifiesto una temible división política de fondo, que inquieta profundamente a militantes, simpatizantes y electores, que no pueden olvidar la larga historia de las divisiones fratricidas de las derechas francesas y el gran trabajo de construcción de un partido moderno y unido realizado por Sarkozy. Cuando el 65 por ciento de los franceses tienen mala opinión del presidente Hollande, cuando continúa creciendo el paro y cae el poder adquisitivo de los ciudadanos más modestos, la opinión pública moderada y conservadora sueña con un líder enérgico capaz de estar al frente de la inquietud popular, cómo líder de la oposisión, proponiendo ideas y alternativas. La movilización masiva de militantes y simpatizantes, durante la campaña que debía culminar con la elección clara de un nuevo presidente de la UMP, confirmaba, igualmente, la sed de acción política de fondo. Ante tales ansiedadades, dentro y fuera del gran partido conservador, el enfrentamiento de Copé y Fillon ha caído como una tormenta política de granizo. François Fillon, Jean- François Copé y sus respectivas y muy aguerridas tropas han protagonizado 48 largas horas de acusaciones de fraude y un rosario incontable de frases asesinas. Ninguna familia política se repone facilmente de una crisis de tal naturaleza. El presidente finalmente electo, a lo largo del día de hoy o la próxima madrugada, deberá dar muestras inmediatas de gran flexibilidad y reconocimiento hacia su adversario, invitándolo de alguna manera a participar en la larga marcha po- La hora de la unidad Muchos creen que es el momento de estar unidos y plantar cara a Hollande ahora que pierde apoyos Un partido en peligro Los analistas creen que puede haber una implosión de una UMP sumida en una de sus crisis más graves Las cinco familias del centroderecha Más de 150.000 militantes y simpatizantes de la Unión por un Movimiento Popular también han votado por las distintas familias y corrientes política integradas en la UMP. Ese voto, eclipsado por el enfrentamiento entre JeanFrançois Copé y François Fillon, está llamado a oficializar cinco corrientes políticas paralelas. Tres de ellas se beneficiarán de una cierta financiación oficial, a través del partido. Francia moderna y humanista (próxima a Fillon) está integrada por personalidades centristas, liberales y gaullistas sociales. Son una familia conservadora con mucha tradición católica. Derecha popular (próxima a Copé) está integrada por los partidarios de una derecha sin complejos aunque hostil a toda negociación con la extrema derecha de la familia Le Pen. Derecha fuerte (próxima a Copé) está integrada por nostálgicos de Sarkozy, que esperan el retorno de su líder más pronto o más tarde. Derecha social aspira a servir de puente entre los partidarios de Copé y los partidarios de Fillon, para evitar una ruptura Gaullistas nostálgicos del general de Gaulle, que sigue teniendo su público entre las familias conservadoras. lítica que comienza. El candidato finalmente derrotado deberá evitar la tentación de una ruptura que sería catastrófica para el centro derecha francés. Algunos analistas y sociólogos dicen temer la implosión de una UMP sumida en la crisis más grave de su historia. No se puede descartar tal riesgo. Dentro de la UMP, Fillon y Copé, pueden aspirar a todo, de la alcaldía de París a la jefatura del Estado. Fuera de la UMP am, bos rivales se precipitarían en el calvario de una solitaria aventura sin destino conocido. Ese quizá sea el mejor cortafuego contra el riesgo de implosión.