Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 18.11.2012 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.389 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. 12467 8 424499 000020 LOS DOMINGOS DE UN GRAN MAESTRO DE AJEDREZ Miguel Illescas Toda hipoteca es una forma de esclavitud Ha sido ocho veces campeón de España de ajedrez (un palmarés no igualado por nadie) y el año pasado prefirió hacer tablas con su mujer a ganar el noveno título. Tiene una escuela y ha escrito un libro para trasladar su sabiduría del tablero a los negocios. Y a la vida. ANNA GRAU O que más le gusta hacer los domingos a Miguel Illescas es salir a pasear por Barcelona, donde vive, con su mujer, Olga, y su hija de cuatro años, Diana. La niña ejerce de despertador entre 7 y 8 de la mañana, bastante antes de lo que se despertaría en un día laborable cualquier padre que se precie conoce esta apertura Illescas desayuna unas veces leche y cereales y otras pan con tomate. Bebe más té que café por influencia de su mujer, de origen ucraniano. Permiten a Diana veinte minutos contados de tele y hala, a la calle: al Parque Zoológico, a la playa en verano, a museos, etc. En casa juegan juntos a muchas cosas, parchís y oca incluidos, pero raras veces asoma el tablero de ajedrez. El matrimonio evita competir en el ámbito privado, no sólo en los torneos, y Diana por ahora no muestra interés. Papá Miguel cocina a menudo: Un plato es como una partida, yo no uso recetas nunca, he aprendido a cocinar yo solo, combinando lo que me parece que funciona y lo que no Le encanta no planificar demasiado, dejarse llevar por lo nuevo, consciente de que el cerebro humano necesita renovar sus estímulos, se activan zonas distintas, yo uso una parte de mi mente para jugar al ajedrez, el que está aprendiendo usa otras Sin miedo a los cambios, ese es uno de los secretos que Illescas comparte en su libro Jaque Mate ¿Entonces lo único que le ha dado miedo en la vida era perder frente a su mujer? Vibrante carcajada. Tenía que ganar yo, porque voy muy por delante en el ranking mundial, pero ella estaba jugando muy bien, podía ganar a cualquiera... digamos que me tocó el peor rival posible evoca. De paso nos cuenta lo que significa la derrota. Al parecer constituye un trauma tan intenso que, parafraseando a Bobby Fischer, afirma que no me pregunte qué se siente al perder porque no soporto ni pensar en ello Pero él es bastante más educado que Fischer y acaba respondiendo que perder L Olga Alexandrova y Miguel Illescas, jugadores de ajedrez y pareja es como un mazazo físico, que hay que reunir fuerzas para conceder incluso como se hace hoy, No tenemos tiempo para parando el reloj y escambiar el mundo trechando la mano del rival. En tiem El poder se aprovecha de que pos se abatía el los ciudadanos tenemos que propio rey, práctivivir y no podemos dedicar ca que decayó por considerarse demucho tiempo a cambiar masiado humillanel mundo, al final todo se te reduce a elegir si cambias el Pero estamos ante mundo o si pasas la tarde una persona optimiscon tu hija ta, capaz de sacar adelante su pequeña empresa (la escuela de ajedrez) en tiempos de tribulación, cuando para que tu hijo aprenda ajedrez o cualquier cosa hay que pagar una barbaridad de IVA como es el 21 por ciento Illescas protesta pero no se queja: aprieta los dientes y se dispone a reaccionar como todo gran maestro ante los obstáculos, es decir, asumiendo que ahora toca trabajar más para ganar menos Insiste en que en las peores circunstancias hay mucho que podemos hacer, que depende de nosotros Y añade una idea tan sugestiva como inquietante: Si todo INÉS BAUCELLS el mundo dedicara tiempo a pensar y a reclamar bien conseguiríamos que muchas cosas cambien, lo que pasa es que luego están el día a día y la felicidad de cada uno, y sólo los mártires están dispuestos a renunciar a todo; el poder se aprovecha de que los ciudadanos tenemos que vivir y no podemos dedicar mucho tiempo a cambiar el mundo, al final todo se reduce a elegir si cambias el mundo o si pasas la tarde con tu hija Una y otra vez llama a asumir que ante el tablero de la vida estamos en posesión de dos manos y un cerebro que siempre puede aprender: Por ejemplo, antes de lanzarse a comprar una casa la gente debería pensar que toda hipoteca es una forma de esclavitud, no importa qué te ofrezca el banco, hay que reflexionar primero, darse cuenta de que por ejemplo en la Edad Media había que pagar el diezmo, un diez por ciento de todo lo que se tenía, bueno, pues eso empieza a ser barato comparado con todo lo que hay que pagar en la actualidad Sólo a partir de la reconquista de la responsabilidad individual, mantiene, es posible exigir a los demás, por ejemplo a los políticos, que den ejemplo. Si hay que pasar un examen para ser inspector de Hacienda, ¿por qué no para ser presidente del Gobierno? propone. Ahí queda.