Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES DOMINGO, 18 DE NOVIEMBRE DE 2012 abc. es deportes ABC ASÍ LO DIGO YO Messi escribe el guión Por QUIQUE GUASCH ólo le faltaría lanzar un saque de esquina y rematarlo él mismo para perforar la red. Lionel Messi no se cansa de asombrar. Goles decisivos y acciones de lujo. Maravillas para ilustrar la grandeza de un futbolista que está explotando la veta de sus virtudes. Porque este chico no entiende de virus FIFA, ¡qué va! Ni de pachangas en Arabia, ni de nada de nada. Se calza las botas y huele el gol como una sabueso. Leo vive sus logros como una extensión natural de su fútbol y recibe su estado de gracia con una sencillez sólo al alcance de los privilegiados. Ni un gesto de soberbia, ni un ápice de egolatría. Marca, se gusta, lo celebra con los suyos y cinco minutos después la gesta se convierte en un recuerdo para seguir trabajando como el primero. Chapeau. Luego el equipo le acompaña. Aprieta al Zaragoza y va a por él sin descanso para ajusticiarlo sin perdón. Y no es que el conjunto aragonés saliera entregado, que no se esforzara o que bajara los brazos. Al contrario. El equipo maño intentó empujar desde el inicio, pegar primero, luchar el encuentro y buscar el triunfo: Montañés aprovecha el rechazo de un córner y le pone pimienta al partido. Pero la realidad, señores, es que este Barça es mucho Barça. Empequeñece a cualquiera, lo deja hecho añicos sobre el césped, lo destroza como a un muñeco de trapo y lo hace tan rápido que no da tiempo al contrario ni a relamerse. La fórmula ya es conocida: Messi entra hasta la cocina, se la pone a Song y le dice marca tú, y el muchacho obedece. Luego cerraría el partido con el tercero. Tres puntos. Victoria en el bolsillo. Nadie había ganado tanto y tan seguido desde los tiempos de María Castaña. El Barça es el mejor equipo del campeonato. ¿O alguien lo duda? Vale. S Pedro felicita a Messi tras marcar el argentino uno de sus goles AFP Messi no tiene límites 3 1 Marca dos goles en el triunfo del Barcelona ante un Zaragoza que apenas mostró peligro BARCELONA Valdés Montoya Piqué Puyol (74) Jordi Alba Song Xavi Iniesta Villa (62) Pedro Messi Tello (62) Bartra (74) Cesc (77) ZARAGOZA Roberto Zuculini (58) Goni Álvaro Paredes Movilla Pinter Apoño Víctor (73) Montañés Aranda (81) Wílchez (58) Postiga (73) Babovic (81) M. Á. BARROSO Las anécdotas que salpimentan el fútbol acaban por imponerse a la categoría, el propio juego, tal es la diferencia entre los grandes y los modestos. La gatera para que se cuele una sorpresa es cada vez más estrecha. Se daba por hecho que el Zaragoza iba a sucumbir en el Camp Nou estadio en el que lleva 44 partidos sin ganar, la peor racha de un equipo en un campo de Primera división y la discusión de la semana se centró en la persecución de Leo Messi a Gerd Torpedo Müller, que marcó 85 goles en 1972. Al acabar este encuentro el argentino está a siete tantos de igualar el registro. Y, sin embargo, la víctima propiciatoria, con muy poco, destapó los problemas defensivos de este Barcelona de los récords, de posesión abrumadora, que marca muchos goles y también los recibe, aunque el balance le es favorable y por eso está donde está. Con Piqué y Puyol en el eje de la zaga (la coincidencia no se producía desde marzo) el Zaragoza hurgó en el monólogo azulgrana y llegó al intermedio con una desventaja razonable visto lo visto (2- 1) El Barça de Vilanova a los locales en la reanudación. A los quince minutos de juego, Messi eligió esta vez la banda derecha para hacer la jugada de manual. Abrió a Montoya, un canterano que empieza a mostrar que es algo más que el recambio de urgencia de Alves, y recibió de nuevo, esta vez en la frontal del área. Ajustó la mirilla y colocó el balón junto al poste derecho. Otra maravilla para cuadrar sus cuentas, ya que lo habitual en el argentino es marcar más de uno cuando perfora la portería. El Barça duerme el choque Decidió entonces el Barcelona que ya había hecho suficiente para ganar el partido y bajó una velocidad. Apenas inquietó el Zaragoza, sabedor que esta no es su guerra y que estaba cayendo sin estrépito en el Camp Nou. En esos minutos finales Puyol cedió su puesto a Bartra, un detalle que con el tiempo se hará más cotidiano. Iniesta, quejoso estos días porque pasa demasiado tiempo en el banquillo, regaló a los espectadores una genialidad. Escorado dentro del área, buscó con una rosca la escuadra, pero la madera repelió el balón. El Barça igualó el mejor arranque de la Liga (11 victorias y 1 empate) que tenía el Real Madrid desde 1991, con Radomir Antic a los mandos, que sorprendentemente fue cesado semanas después cuando el equipo marchaba líder. Messi sigue en su cacería a Müller. Detalles que llenan casi más espacio que el propio juego. GOLES 1- 0. m. 16: Messi. 1- 1. m. 24: Montañés. 2- 1. m. 28: Song. 3- 1. m. 60: Messi. EL ÁRBITRO Ayza Gámez (Colegio Valenciano) Amonestó a Zuculini. presiona menos la salida del rival, concede demasiadas ocasiones, pero hace muchísimo daño arriba, especialmente por la banda izquierda, donde la aportación de Jordi Alba está siendo colosal. Messi lo sabe y por eso le nutre de balones, esperando devolución. Así llegó el primer gol azulgrana, un prodigio de limpieza y rapidez. En el segundo fue el propio Messi el que hizo sangre por ese extremo, cediendo hacia el área, donde siempre ronda algún amigo; esta vez apareció Song, que marcó su primer tanto con el Barça. La exigua ventaja apenas inquietó